El fin de una era: Pedro J. deja la dirección de ‘El Mundo’

Confirmado. Pedro J. Ramírez abandona la dirección de El Mundo, diario que fundó en 1989 como una cooperativa de trabajadores con la intención de disputar el espacio de centro ideológico para competir con ABC, por un lado, y, sobre todo, con El País, el principal periódico de referencia en España y que servía de altavoz para las políticas del Gobierno de Felipe González.

Se apuntalan así informaciones que, en los últimos meses, insistían en la intención de Unidad Editorial de deshacerse de Pedro J. Ramírez, el buque insignia del periódico. Tal y como adelantó PRNoticias, el actual subdirector del periódico, Casimiro García-Abadillo, tomará las riendas del periódico, que enfila ahora un futuro incierto. Se barajan varias opciones: desde su desaparición a su fusión con el emblema de Vocento (ABC) o la absorción por parte de Planeta (La Razón)

Lo que está claro es que Unidad Editorial no quiere que se produzca una suerte de Vox mediático: habría acordado con Pedro J. Ramírez el pago de 20 millones de euros a cambio de que, durante dos años, no emprenda ninguna aventura periodística. Muchos recuerda que, hace años, registró a su nombre la cabecera El Universal. En el acuerdo también se incluye que Ramírez se quede como director de la revista La aventura de la Historia.

Durante los años de Ramírez al frente de El Mundo, el diario pasó por varias etapas:

El Mundo, puntal contra la corrupción del PSOE

Fue precisamente el expresidente socialista el objetivo del nuevo periódico, que hizo gala del periodismo de investigación, sobre todo en relación a los casos de corrupción, como principal puntal de trabajo. Esta estrategia se siguió, sobre todo entre 1993 y 1996, legislatura en la que El Mundo vivió el inicio de su época dorada, con Ramírez alineado claramente con el PP de José María Aznar, lo que le llevó a amparando las propuestas de IU durante lo que conoció como la ‘pinza’ al PSOE. Fueron los años del llamado “sindicato del crimen”, un grupo de periodistas alienados bajo dos principios: estar en contra del PSOE y en contra de Prisa.

Connivencia con el PP de Aznar

Luna de miel y reparto de cromos durante el primer Gobierno de José María Aznar, sólo emborronado por la decisión del Ejecutivo de no revertir el antenicidio, es decir, el proceso de compra, por parte de Prisa, de las emisoras de Antena 3 Radio, emisoras que pasaron a formar parte de la Cadena SER. Federico Jiménez Losantos aún se acuerda del proceso, que concluyó en 2007 con la sentencia del Tribunal Supremo con la que desestimó las acusaciones de monopolio y competencia desleal por parte de varios periodistas.

Ramírez vanagloria de haber marcado la agenda del Gobierno durante estos años, de haber influido en poner y quitar ministros gracias a su excelente relación con Aznar, con el que jugaba al pádel.

Ramírez se aleja de Aznar, o viceversa

Hubo una separación progresiva durante la segunda legislatura de José María Aznar, la de la mayoría absoluta, sobre todo cuando se confirmó la lejanía del Gobierno y del PP con la ciudadanía. Las manifestaciones contra la guerra de Irak y la cerrazón de Aznar respecto al apoyo de España confirmaron la ruptura. Durante estos años, El Mundo mimó más a José Luis Rodríguez Zapatero de lo que nunca lo hizo El País [que apoyó a José Bono durante las primarias de 2000].

El 11-M lo cambió todo: Legislatura 2004-2008

El atentado del 11-M devolvió al periódico a un perfil más acorde con el de 1993-1996. Se volvió a alinear claramente con el PP para defender una suerte de teoría conspirativa que involucraba en los atentados de Madrid a ETA  bajo el argumento de que la banda terrorista fue detenida cuando intentaba colocar una furgoneta bomba en la estación de trenes de Chamartín.

En esta suerte de conspiración, que El Mundo alimentó casi a diario, y que pasaba por hacer pasar como atentado islamista un atentado de ETA, se involucraba al CNI e incluso al PSOE de la elaboración de informes falsos y declaraciones manipuladas. El argumento: las conversaciones que el PSE habría mantenido con ETA cuando el PSOE estaba en la oposición y la movilización social que se produjo en España ante las falsedades difundidas por el Ejecutivo de Aznar durante los días posteriores al atentado.

En esta travesía contó con fieles aliados en el PP: Mariano Rajoy, Eduardo Zaplana y Ángel Acebes. Con ellos aupó a la AVT como voz autorizada para decidir sobre la política antiterrorista y El Mundo sirvió de plataforma para verter todo tipo de insultos contra Rodríguez Zapatero, al que se acusó de traidor, de vender a las víctimas del terrorismo (mientras mataban a socialista) e incluso de querer regalar Navarra a ETA.

Rajoy: Operación de acoso y derribo

La segunda derrota de Rajoy, en 2008, sirvió también de pistoletazo de salida para que El Mundo iniciara una campaña de acoso y derribo contra el presidente del PP con el objetivo de que abandonara el puesto. El Mundo fue utilizado por las voces del PP contrarias a Rajoy para reclamar su marcha, situación que se repitió, con periodicidad semanal, hasta el congreso de Valencia, en el que Rajoy fue refrendado por los militantes del PP.

A pesar de su retirada tras el fracaso de no imponer las tesis que representaba Esperanza Aguirre, con la que mantiene una excelente relación, El Mundo intentó marcar el camino al PP siempre que pudo, ya fuera en forma de recomendaciones para regenerar el país o con la crítica feroz al Gobierno socialista a través del periódico o de medios de comunicación afines.

Apoyo a Rajoy con el viento a favor

En 2011, El Mundo viró de posición, de nuevo, cuando el desgaste del gobierno socialista fue evidente (sobre todo a partir de mayo de 2010). Entonces el periódico optó por el mal menor, y ese mal menor se llamaba Mariano Rajoy (o Rosa Díez, para la que pidió el voto desde el periódico). Fueron frecuentes sus apariciones en las portadas del periódico, mientras se le exigía un paquete de reformas capaz de hacer frente a la crisis económica pero también a la crisis institucional, política y territorial que vivía el país.

En la mente de muchos prevalecía la idea de que Ramírez buscaba compensaciones futuras, sobre todo en lo relativo a las licencias de canales de TDT e inversión publicitaria institucional, una inyección de dinero fundamental cuando la crisis del sector se hizo evidente (a pesar de los ERE aplicados).

Bárcenas como excusa para ajustar cuentas

El último giro tuvo lugar en enero de 2013, cuando comenzó a publicar informaciones sobre el cobro de sobresueldos por parte de la cúpula del PP desde los tiempos de José María Aznar, un ajuste de cuentas que, según Génova, se debió a la negativa de Mariano Rajoy a plegarse a sus exigencias (como, entendemos, sí lo hizo Aznar en su momento). Ya conocemos la historia: El Mundo compitió con El País para publicar información sobre los llamados ‘papeles de Bárcenas’ en un intento de ganar lectores (es decir, publicidad) y como disparo de aviso a Génova.

Durante 2013 se han sucedido informaciones sobre presuntos casos de corrupción que salpicarían a destacados dirigentes del PP [el último, Ignacio González, que debe estar brindando en su casa con la buena nueva]. En noviembre, se confirmó la ruptura entre el PP y El Mundo: en la celebración del cuarto siglo de lanzamiento del periódico, ningún dirigente del PP ni ministro acudió a la celebración.

Desde entonces, la guerra ha sido abierta utilizando los frentes políticos que se le han abierto al PP: division interna por la reforma de la ley del aborto de un ministro, Gallardón, que contó siempre con el apoyo de Prisa pero no de El Mundo; escisión a la derecha con la fundación de Vox (que Ramírez ha apoyado públicamente en sus intervenciones mediáticas); y acusaciones de que Mariano Rajoy elabora listas negras de periodistas incómodos.

Hace meses se publicó que el Gobierno habría maniobrado en la sombra para deshacerse de Pedro J. Ramírez. Muchos hablan abiertamente de una operación orquestada por el propio Mariano Rajoy, que habría pedido la cabeza del director de El Mundo a RCS MediaGroup, dueños de Unidad Editorial. Según Cuarto Poder, Ramírez habría atribuido su cese a “presiones de los poderes” que tiene nombres y apellidos: Rajoy y el rey Juan Carlos, molesto por la línea editorial ante el declive del monarca y a propósito de la imputación de la infanta Cristina en el caso Noos.

Éste fue uno de los últimos tuits. Premonitorio:

CapturaPedroJ

CODA. Si se confirma la mano de Mariano Rajoy y del PP en este movimiento, se pondrá en evidencia que en Génova está haciendo daño, y mucho, este conato de rebelión interna que, además, cuenta con importante eco, sobre todo en medios cercanos a las tesis populares.

Mención aparte merece el poder de un presidente del Gobierno capaz de decidir sobre una decisión empresarial de esta envergadura sobre uno de los periodistas más conocidos del país.

 

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en El Mundo, Periodismo. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El fin de una era: Pedro J. deja la dirección de ‘El Mundo’

  1. Pingback: Tecnócratas vs políticos | La última en llegar

  2. Pingback: Tercer relevo en un periódico en tres meses | La última en llegar

  3. Pingback: Pedro J. Ramírez vuelve al circo con ‘El Español’ | La última en llegar

  4. Pingback: Nuevo relevo en El Mundo: David Jiménez sustituye a García-Abadillo | La última en llegar

  5. Pingback: Cambios en El Mundo: David Jiménez sustituye a García-Abadillo | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.