Obama: “EEUU no se detiene. Y yo tampoco lo haré”

El presidente de EEUU, Barak Obama, pronunció este martes (miércoles, hora española) el discurso sobre el estado de la Unión, la cita anual en la que el inquilino de la Casa Blanca hace balance del año y presenta sus próximos proyectos. En esta ocasión, Obama afrontó la cita con índices de aprobación por debajo del 50% según todas las empresas demoscópicas:

CapturaObama

Quizás por ese motivo, Obama se mostró más proactivo que nunca, con amenaza incluida de su disposición a gobernar por decreto si la Cámara de Representantes sigue con su actitud de bloqueo ante las iniciativas que proceden de la Casa Blanca: “EEUU no espera y yo tampoco voy a hacerlo. Así que tomaré todas las decisiones que sean necesarias sin necesidad de leyes para expandir las oportunidades”, avisó.

Su intervención tuvo los bloques temáticos habituales, con la economía como eje fundamental, y con una mención a la proyección de la Administración de EEUU en la escena internacional, especialmente en un momento convulso como el actual, con Ucrania, Tailandia, Egipto y Siria ocupando los informativos a diario. Y eso sin olvidar el habitual relato hacia la excepcionalidad de EEUU y de sus habitantes, en un momento de recuperación de su economía.

En clave económica, la desigualdad social -unida la igualdad de oportunidades- ocupó buena parte de sus menciones a la política económica, en la que mencionó la brecha  entre los que más tienen y los que menos. Obama se suma así a las voces que, en las últimas semanas, han puesto el foco en los problemas que afronta el mundo desarrollado a propósito de la ampliación de la brecha de la desigualdad social entre el sector de población más pobre y el más rico, una brecha que acortó durante lo que denomina la “edad de oro del capitalismo”, entre 1945 y 1973, que se volvió a ampliar en la década de los años 80 y que hoy se amplifica aún más como consecuencia de las políticas abordadas [reducción de la tasa de paro, sector manufacturero, producción de petróleo, reducción del déficit].

El presidente de EEUU emplazó al Congreso y al Senado a trabajar juntos para hacer realidad el mantra del país de las oportunidades: “Hagamos de este año el año de la acción. Eso es lo que la mayoría de los americanos quieren, que nosotros, desde esta Cámara, nos centremos en sus vidas, sus esperanzas y sus aspiraciones. Porque creo que lo que une a la gente de esta nación, sea cual sea su raza, religión o partido político, sean jóvenes, viejos, ricos o pobres, es la simple pero profunda creencia en que hay oportunidades para todos, la noción de que si trabajas duro y eres responsable puedes salir adelante”.

Así, consideró decisivo este año para apuntalar la economía y combatir la desigualdad [“el lado más duro es que incluso en medio de la recuperación demasiados estadounidenses están trabajando más que nunca pero solo consiguen sobrevivir”] para lo que anunció una serie de medidas, que adoptará en solitario si sigue el bloqueo parlamentario en lo que resta de mandato.

Éstas fueron algunas de las medidas anunciadas:

  • Elevación del salario mínimo de los trabajadores federales de 7.25 a a 10.10 dólares la hora.
  • Puesta en marcha de un programa para ayudar a ahorrar para la jubilación, un tema que preocupa si se tiene en cuenta que en breve comenzará a jubilarse la generación del ‘baby boom’. Se llamará  MyRA y busca garantizar una rentabilidad digna sin riesgo de perder las aportaciones
  • Reforma fiscal para gravar más a las rentas más altas: “Y si este Congreso quiere ayudar, les pido que trabajen conmigo para enmendar un código tributario que está patas arriba ya que incluye grandes exenciones impositivas para ayudar a las personas más ricas a ahorrar, pero otorga poco o nada a las personas de clase media”.
  • Renovación de los subsidios a los desempleados de larga duración, que expiraron en diciembre.
  • Respecto a este colectivo, promoverá un acuerdo con grandes compañías de EEUU para que promuevan la contratación de personas que llevan mucho tiempo fuera del mercado laboral
  • Plan para conectar “con la mejor tecnología” a 20 millones de estudiantes de 15.000 escuelas
  • Extender el beneficio fiscal del que disfrutan las familias de bajos ingresos a las personas que no tienen hijos
  • Igual de género: “En la actualidad, las mujeres constituyen aproximadamente la mitad de nuestra mano de obra. Eso está mal y, en el año 2014, es una vergüenza”
  • Reforma migratoria, ley atascada en la división de la Cámara de Representantes: “Si hablamos en serio sobre el crecimiento económico, es el momento de arreglar un sistema de inmigración que no funciona”. Defendió esta reforma apelando a criterios económicos: “Economistas independientes han dicho que la reforma migratoria va a hacer crecer nuestra economía y reducirá nuestro déficit en casi 1 billón de dólares en las próximas dos décadas”.

Obama hizo numerosas referencias  a su política exterior, una suerte de reinterpretación del llamado “poder blando”, término acuñado por Josep Nye: “En un mundo de amenazas complejas, nuestra seguridad y liderazgo dependen de todos los elementos de nuestro poder, incluyendo una diplomacia de principios”, dijo.

Fijó sus prioridades en el programa, citando expresamente Siria, Afganistán, Irán y la lucha contra Al Qaeda:

  • Sobre la vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional, reiteró: “Trabajaré con el Congreso para reformar los programas de vigilancia porque el vital trabajo que realizan nuestros servicios de inteligencia depende de la confianza pública, aquí y en el extranjero, en que no se viola la privacidad de los ciudadanos de a pie”. Recordemos que Obama anunció hace dos semanas que la NSA dejará de hacer acopio masivo de datos en conexiones telefónicas de todo el mundo, acotará las justificaciones legales para obtener información electrónica y pondrá fin al espionaje de mandatario aliados.
  • Cierre de Guantánamo:  2014 debe ser el año de su clausura, y pidió al Congreso que actúe para facilitar el traslado de los detenidos que aún quedan en la prisión abierta en 2002 en Cuba. Se trata de una promesa electoral de 2008 que no tiene visos de ser cumplida.
  • Sobre el acercamiento histórico con Irán, el primero desde la Revolución islámica: “Si los líderes de Irán no aprovechan esta oportunidad, yo seré el primero en requerir la aplicación de más sanciones y estaré preparado para ejercer todas las opciones necesarias para asegurar que Irán no fabrique un arma nuclear”.
  • Afganistán:  si siguen los acuerdos con el Gobierno, podría mantener un número reducido de tropas estadounidenses en 2015. Se mantiene la fecha para declarar el final de la guerra a finales de este año.
  • EEUU se posicionó desde el principio a favor de la oposición ucraniana, con visita de John McCain incluida: “En Ucrania, defendemos el principio de que todo el pueblo tiene derecho a expresarse libre y pacíficamente y a tener voz y voto en el futuro del país”. Recordemos el papel de EEUU y del propio McCain en la revolución naranja de 2004.
  • Obama volvió a referirse a la relación del bloque atlántico, que han pasado a un segundo plano debido a que el eje geoestratégico del mundo ya no está en Europa. Así, aseguró que la alianza entre EEUU y Europa “sigue siendo la más fuerte que el mundo haya conocido jamás”.

Obama mencionó la lucha contra el cambio climático, combinada con la política energética, como una de sus propuestas de futuro [El cambio climático es un hecho. Y cuando los hijos de nuestros hijos nos miran a los ojos y se pregunten si hicimos todo lo que pudimos dejarles un mundo más estable, más seguro , con nuevas fuentes de energía, quiero que seamos capaces de decir que sí , lo hicimos”].

Como en años pasados, la respuesta por parte del Partido Republicano tuvo dos oradores, con el fin de dar cabida a las distintas sensibilidades que conviven hoy como pueden en el GOP:

  • Por un lado, la diputada Cathy McMorris ofreció la réplica el Partido republicano, con un toque de esperanza y, según los periodistas, sin tono beligerante: “Esta noche me gustaría compartir con ustedes una visión republicana más esperanzadora, una que les fortalece a ustedes, no al Gobierno. Una que favorece la libertad de mercado y que impulsa a las personas a adoptar sus propias decisiones y no a que sea el Estado el que decida por uno”. Alguien debe estar analizando el impacto en sus filas del cierre de la Administración provocado este otoño
  • Por otro lado, el senador Mike Lee ofreció la réplica del Tea Party, una intervención centrada en responsabilizar a Obama del aumento de la desigualdad en EEUU, con la crítica habitual de la intromisión del Estado en la vida de los ciudadanos. Puso como ejemplos la reforma sanitaria, las leyes a favor del aborto, el matrimonio homosexual y el escándalo de la NSA.

CODA. Hemos encontrado un magnífico enlace que explica la importancia del discurso sobre el estado de la Unión en la política estadounidense, una costumbre que nació con los Padres Fundadores y que se retomó definitivamente en 1913 por parte de Woodrow Wilson.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en EEUU, Obama. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Obama: “EEUU no se detiene. Y yo tampoco lo haré”

  1. Pingback: Ucrania y la relación trasatlántica: “Que se joda la UE” | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.