Debate (II): Rubalcaba da la sorpresa

rbcb

Éste fue el tuit que la cuenta de Twitter del secretario general del PSOE lanzó poco antes de que arrancara la intervención de Mariano Rajoy, una declaración de intenciones que cumplió con creces desde el mismo arranque de su discurso: “Sus titulares hablaban de una cierta percepción de España. Los que yo le he leído hablan de la vida de los españoles, que es de lo que yo quiero aquí hablar esta tarde. Usted ha venido a decirnos tres cosas. La
primera, que lo peor ha pasado ya. La segunda, que usted ha hecho lo único que podía hacer; que no tenía otro remedio que hacer lo que ha hecho. Y la tercera, que no le gusta mucho lo que ha hecho estos dos años. Y yo le digo, señor Rajoy, que son tres mentiras”.

Durante 40 minutos, sin leer apenas (llevaba un esquema en dos folios), el líder del principal partido de la oposición se dedicó a desgranar un paisaje de país tras los dos años de Gobierno del PP con dos ideas que han ido apareciendo en sus mensajes en la oposición desde antes de las elecciones de 2011: 1) Los ‘populares’ tenían opciones y siempre optaron por aplicar las medidas que perjudican a los más débiles porque eso forma parte de las señas de identidad de la derecha española.  Y 2) para muchos colectivos (los que se han visto afectados por los recortes de derechos) lo peor está por llegar aunque haya recuperación económica.

Estas idea apareció en diversos momentos de su discurso y contrarréplica a Rajoy y se resumió en una frase: “Ha hecho lo que la derecha española siempre quiso hacer, pero nunca se atrevió a plantear, aprovechando la coartada de la crisis”.

“Pudo elegir y siempre eligió contra los más débiles. Entre los empresarios  o los trabajadores, usted eligió ir contra los trabajadores. Entre la escuela pública y la privada, usted optó por ir a favor de la escuela privada. Entre pedir un esfuerzo a los pensionistas o pedírselo a la industria farmacéutica, usted se lo pidió a los pensionistas. Y entre subir los impuestos de las clases medias o subir los impuestos de las grandes fortunas, usted optó a favor de las grandes fortunas. Siempre contra los más débiles. ¿Sabe por qué, señor Rajoy? Porque son ustedes de derechas, porque usted es el líder de la derecha española. Ha sido usted coherente”.

Bajo este paraguas habló de la política económica del Ejecutivo. Recordó: “Se han perdido un millón de empleos en España; la deuda pública ha aumentado en 250.000 millones de euros, y el crédito del que disponen las familias y las pymes ha caído en 250.000 millones de euros”.

Puntualizó los datos que el presidente del Gobierno no quiso mencionar en su intervención [“La prima baja?; sí, baja, pero no hay crédito ni para las familias ni para las empresas. ¿Se están desendeudando las familias? Cierto, pero por ello, y no solo por ello, resulta que el consumo se ha ido a pique el último mes. ¿Están mejorando las exportaciones? No, señor Rajoy, las exportaciones suben menos que en el 10 y en el 11, y miren los datos del último semestre: 0,8% de subida; están cayendo las exportaciones en este momento, están peor”] y destacó la importancia de la UE en la mejora de los datos macro esgrimidos por Rajoy: “Es preciso que Europa, que ha empezado a cambiar, lo
haga más rápidamente, a más velocidad, lo haga en la dirección en la que tiene
que hacerlo: crecimiento y empleo”.

Además, responsabilizó a Rajoy del paisaje tras la batalla: “Una reforma laboral que recortó los derechos de los trabajadores. Usted ha acabado con el carácter universal de la sanidad pública en España. Usted ha recortado las becas, ha recortado las ayudas al desempleo, usted ha recortado las ayudas a la dependencia, usted ha recortado los gastos sociales, los gastos educativos, los gastos sanitarios… Usted ha subido casi 50 impuestos; todos los impuestos y tasas y precios públicos que ha podido. Usted ha hecho que los pensionistas paguen por sus medicamentos y usted ha acabado con la justicia gratuita. Y a eso le llaman ir por el buen camino, señor Rajoy, ir por el buen camino”.

De esta manera, Rubalcaba repasó algunas de las medidas impulsadas por el Ejecutivo, al que acusó de moverse por intereses ideológicos: reforma laboral (sobre todo en lo que tiene que ver con la negociación colectiva); sanidad pública; y educación pública (sobre todo en el nivel universitario). Y “van ustedes a por los derechos y a por las libertades. A por la libertad de expresión, a por la libertad de manifestación, a por la libertad de las mujeres para decidir sobre su propia maternidad”, acusó.

En cuanto a las medidas estrella anunciadas por el presidente del Gobierno, apuntó:

  • La tarifa plana para contrataciones estables es una rectificación del contrato de emprendedores incluido en la reforma laboral: “Cómo no va a tener una rectificación si usted ha tenido 300.000 contratos indefinidos menos en el 2013 que en el 2012. 300.000.  ¿Cómo no va a traer una rectificación? Trae aquí una rectificación en toda la regla”.
  • Pidió conocer a cuántos afectaría la exención de pagar IRPF a los que cobren menos de 12.000 euros (según puntualizó luego Cristóbal Montoro, está previsto que alcance a 1.5 millones de contribuyentes; según Gestha, apenas 400.000) y recordó: “Aunque usted haga eso que ha dicho, yo digo que esas personas a las que va a quitar el IRPF en todo caso van a pagar más impuestos que cuando ustedes llegaron. Más impuestos. Por el IVA, por el IBI… Por tanto, no les van ustedes a reponer en el 2011, les van a hacer una mejora sobre el IRPF”. Ante esta propuesta lanzó la del PSOE: cambiar la tributación de sociedades y elevar la cantidad para beneficiarse de la exención hasta los 16.000 euros.

Si Rajoy pasó por encima de lo que podemos llamar “bloque político”, Rubalcaba incidió en él unido a la economía (para establecer una relación causa-efecto) y luego se centró en algunos de los anteproyectos de ley que más debate han suscitado en la ciudadanía:

  • Aborto: recordó que el PP, que ahora defiende la Ley del 85, votó contra ella e insistió: “Hay que cambiarla precisamente por eso, porque tiene 25 años, por eso hay que cambiarla. Es más, le diré: es la misma razón por la que usted no la aceptaba y ahora la acepta. No la acepta porque ve que las cosas han cambiado. A continuación le pregunto: ¿tienen que esperar las mujeres españolas otros treinta años para que llegue usted a la ley de plazos?”.
  • Ley de Seguridad Ciudadana: “El ministro del Interior sabe que hay decenas de miles de manifestaciones y se cuentan con los dedos de una mano aquellas en las que hay un problema. ¿Por qué hacen ustedes esto que camina claramente contra la libertad de expresión y manifestación?”. De paso, recordó que con esta nueva el PP sería multado por montar campañas como la recogida de firmas contra el Estatut
  • Inmigración, en relación con la muerte de 15 inmigrantes cuando trataban de llegar a Ceuta: “Una cosa es la política de Estado y otra es analizar un suceso dramático que ha sucedido en Ceuta y que le ha costado la vida a 15 personas. Esto es de lo que se trata, de un suceso dramático. No de cuestionar la política de Estado, de un suceso dramático”.

Tampoco obvió dos de los temas que trató Rajoy, aunque en un tono completamente distinto al usado por el presidente del Gobierno:

  • Corrupción, con mención expresa al caso Gurtel: “Pero Sr Rajoy ¿no se da cuenta de que todo el mundo piensa que usted se ha financiado ilegalmente durante veinte años?”. Y así reaccionó a las propuestas de regeneración democrática: “Ustedes han presentado una ley de financiación de partidos políticos que declara ilegal lo que ya era ilegal, que es la financiación irregular, ilegal. Es que no había un vacío, no lo había”.  En este punto recordó la reforma del Estatuto de autonomía de CLM: “Los ciudadanos españoles nos piden cambios en el sistema electoral, que van justamente en la dirección contraria. Nos piden que abramos las listas que le demos más proporcionalidad y justamente van ustedes a hacer esta cacicada”.
  • Cataluña: “El Partido Socialista no va a votar a favor del derecho de autodeterminación. No lo vamos a hacer. Vamos a votar que no. Pero, a continuación, decimos que creemos que este conflicto, este problema territorial que, repito, no afecta solo a Cataluña, debe resolverse y creemos que la forma de resolverlo es hacer una modificación consensuada, pactada, limitada, medida de la Constitución”.

Cara a cara entre Rubalcaba y Rajoy [desde minuto 50]

El enfrentamiento entre el portavoz del Grupo Socialista y el presidente del Gobierno acabó con acusaciones de mentir por ambos. Antes, Rajoy arremetió contra Rubalcaba por haber hecho una “ensalada de titulares” que intentó contrarrestar con una vuelta a los indicadores macroeconómicos y con una acusación: el líder socialista había optado por el discurso apocalíptico por intereses desconocidos (aunque probablemente electoralistas).

A continuación, volvió a tirar del manual de la “herencia recibida” para recordar su paso por los gobiernos de Rodríguez Zapatero [“El mayor recorte social, el mayor, en la historia de España, han sido los 3.4 millones de parados en la legislatura 2008-2011 y la pérdida de 70.000 millones de ingresos públicos”] y los recortes emprendidos desde 2010: “Yo no le reprocho que haya tenido que tomar decisiones difíciles. Lo que le reprocho es la demagogia de ahora y que hayan sido de hacer una política económica que genere empleo y riqueza”.

Defendió el “crecimiento económico y el empleo” para combatir la pobreza y la desigualdad social  -asuntos a los que no hizo mención durante su primera intervención- y señaló que en las medidas adoptadas, el Ejecutivo trató de ser “equitativo” y preservar pensiones, desempleo y servicios públicos.

Rechazó las acusaciones en torno a la LSC (recordando, de forma indirecta, la ‘ley Corcuera’) y, esta vez sí, volvió a citar el problema de la inmigración, “regulada y ordenada”, con solidaridad de miembros de la UE y cooperación con países de origen y de tránsito para evitar inmigración irregular y pérdidas humanas.

Por su parte, Rubalcaba replicó reafirmando los datos económicos negativos (deuda pública, déficit a costa de la sanidad y la educación), incidiendo en las consecuencias de la LSC y de la reforma de la Ley del aborto y la traca final: la lectura del fragmento de un artículo firmado por Mariano Rajoy en 1983, en el Faro de Vigo, siendo ya diputado de AP en el que abogaba por una suerte de desigualdad innata:

“Ya en épocas remotas –existen en este sentido textos del siglo VI AC- se afirmaba como verdad indestructible que la estirpe determina al hombre tanto en lo físico como en lo psíquico. Y estos conocimientos que el hombre tenía intuitivamente, -era un hecho objetivo que los hijos de buena estirpe superaban a los demás- han sido confirmados más adelante por la ciencia. Desde que Mendel formulara sus famosas leyes, nadie pone ya en tela de juicio que el hombre es esencialmente desigual. No solo desde el momento de su nacimiento, sino desde la propia fecundación”.

Consideraciones

  • Las diferencias entre Rubalcaba y Rajoy esta vez fueron notables, tanto en la puesta en escena, como el tono y el trasfondo de los discursos.  Para empezar, hay que destacar la decisión del secretario general del PSOE de no leer su discurso, lo que le permitió dirigirse en todo momento a Rajoy o a los ministros que fue mencionando en su intervención. También le permitió reafirmar ideas y responder en tiempo real a los gritos que le llegaban desde la bancada ‘popular’, casi desde el arranque de su discurso.
  • Rajoy, como siempre, optó por leer su intervención inicial y, como el año pasado, también las réplicas, actitud que lanza un mensaje claro: No es un dirigente que escuche. Lo puso en evidencia la primera réplica a Rubalcaba, en la que optó por incidir en los datos que benefician su gestión económica y, sobre todo, la herencia recibida, un argumento que ya no tiene ningún efecto. Tras más de dos años de gobierno y con datos que son consecuencia de las medidas adoptadas por su Ejecutivo, los efectos negativos parecen cada vez menos atribuibles al Gobierno del PSOE y más a su gestión (como Rubalcaba señaló en torno al rescate de Bankia).
  • Ambos vistieron de oscuro. Rajoy optó por una corbata de rayas azul (tono frío, como los datos económicos) mientras que Rubalcaba prefirió una corbata tirando a rojo (tono caliente, es decir, más emocional y pegado a la piel). Ambos fueron coherentes con el planteamiento de sus intervenciones.
  • Los dos intentaron vender un modelo de país que, en este ocasión, era contrapuesto. El presidente del Gobierno optó por un discurso tecnócrata -marca de la casa-, cargado de optimismo y triunfalismo impropio de un presidente que dirige un país con tasas de paro superiores al 26%, con evidencias de la devaluación interna y con problemas que, simplemente, ignoró. Por su parte, Rubalcaba sorprendió con un discurso político muy ideológico, escorado a la izquierda, que trató de reflejar que, con la crisis económica, se ha acometido un cambio de modelo de país, con consecuencias de la gestión de la crisis económica que irán a peor.
  • Ni Rubalcaba ni Rajoy hablaron del final de ETA o del papel que España debería jugar en la UE o en política exterior. Rajoy tampoco habló de desahucios (Rubalcaba sí, para recordar que el PSOE propuso que en lugar de financiar la SAREB se hubiera obligado a los bancos a llegar a acuerdos para evitar los desahucios); tampoco del aborto o la violencia de género (a pesar de que se confirmó la muerte de una mujer a manos de su pareja, en Lugo).
  • En clave económica, ambos presentaron dos estrategias que, seguramente, veremos en los próximos meses: Rubalcaba intentó que quedara claro que las señales positivas de la economía española tienen que ver, sobre todo, con un cambio de mentalidad en la UE mientras que Rajoy, que incluso obvia el rescate a la banca (que vende como ayuda a entidades con problemas), trata de situar la idea de que el país ha salido solo de la recesión gracias a las medidas puestas en marcha por su Gobierno.
  •  Si Rubalcaba logra colocar el primer marco, conseguirá que Rajoy parezca un títere de la Troika; si Rajoy consigue que cale su mensaje, él aparecerá como una suerte de “salvador” y de capitán de la nave capaz de hacer cruzar con éxito del Atlántico al Pacífico. En esta lógica se inserta la referencia a “lo mejor de la legislatura está por llegar” que mencionábamos en el anterior post.
  • El dirigente socialista consiguió transmitir la idea de un Rajoy ajeno al dolor social y a los efectos que la crisis ha tenido y tiene en los ciudadanos. El presidente del Gobierno cometió el error de apelar a la creación de empleo y de riqueza como la mejor política contra la desigualdad, cayendo en una contradicción que él mismo esgrimió sin ser consciente: durante los años de la bonanza económica, con los mejores datos de desempleo de nuestra historia reciente, la desigualdad creció en España. ¿Por qué? Porque hablamos de voluntad política y de creerse eso de la igualdad de oportunidades y de facilitar que todos, en el punto de partida, sean lo más iguales posibles.
  • Algunos acusan a Rubalcaba de haber empleado un tono de mitin, dirigido, sobre todo, a intentar enganchar con la base electoral del PSOE y con simpatizantes que le abandonaron en 2011 tras el giro que dio el Gobierno de Zapatero en mayo de 2010. Sea como fuere, su discurso fue bastante más vibrante que el del año pasado y recibió el aplauso unánime de la bancada socialista. Hizo un buen repaso por la realidad social del país -esa de la que Rajoy sólo habló en términos generales-, mostrando, de paso, un mayor contacto con la calle que el que transmitió Rajoy, cada vez más cómodo en los discursos grises (como pusieron en evidencia las caras de aburrimiento de sus compañeros durante su primera intervención).
  • En todo momento, Rajoy se dirigió a los suyos y a su base electoral: De ahí las menciones a España, a la economía y, sobre todo en el primer tramo de su intervención, a las señas de identidad programáticas que se saltaron a la torera argumentando la herencia recibida. Por su parte, Rubalcaba lanzó guiños a la base socialista pero también lanzó a la ciudadanía mediante sus referencias a la socialización del dolor y a la promesa de que se revertirán los derechos perdidos cuando el PSOE gobierne.
  • Los sondeos que algunos medios han realizado on line (sin valor estadístico) arrojan resultados dispares: En el de El Mundo, el presidente del Gobierno habría vencido con facilidad (63%) mientras que para La Vanguardia y la agencia Europa Press lo habría hecho el secretario general del PSOE.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  • Algo similar ocurre con las portadas de los principales diarios de información general. Los que habitualmente se escoran a las tesis del PP dan como vencedor claro a Rajoy frente a Rubalcaba. El resto, opta por la descripción del tono del debate con una salvedad: El País, diario que parece haber iniciado ya su rumbo hacia la derecha menos disimulada:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tras el debate sobre el estado de la nación arranca la precampaña electoral de las elecciones europeas. Seguramente veremos una continuidad de los ejes sobre los que pilotaron las intervenciones de ambos dirigentes, que pasan por sus horas más bajas en términos de liderazgo. Según el último barómetro del CIS, el 88.1% de la ciudadanía dice sentir poca (24.8%) o ninguna (63.3%) confianza en Rajoy, cifra que llega al 90.9% en el  caso de Rubalcaba.

El líder del PSOE dio la sorpresa con el tono y el fondo del discurso, que pareció haber pillado a Rajoy con el pie cambiado. Sin embargo, Rubalcaba se enfrenta a la necesidad de hacer creíble su discurso. El presidente del Gobierno fue ágil al señalar las contradicciones entre lo que el líder del PSOE defiende ahora y lo que hizo cuando estuvo en el Ejecutivo, la mejor evidencia de la purga que aún tiene que acometer el PSOE si quiere aparecer como una alternativa.

La gestión de Zapatero aún supone un lastre para la actual dirección, sobre todo ante la incapacidad de colocar la idea de que España no es una isla en Europa y que nuestro país sufrió el impacto de una crisis que afectó de forma directa el corazón del capitalismo financiero, con rescates de bancos, aumentos de deuda pública y de déficit y no sólo en los PIIGS.

La buena noticia para el PSOE es que, si Rubalcaba es el problema, su hipotética desaparición en la ecuación dejaría al próximo número 1 socialista la posibilidad de comenzar a escribir una página casi en blanco. Rajoy no podrá decir lo mismo en el caso de que decida repetir como cabeza de lista del PP a las elecciones generales.

CODA. Por esas casualidades de la vida, del debate sobre el estado de la nación coincidió con una nueva ronda de la Champions League. Por este motivo, TVE sustituyó el TD2 por un partido de Champions, limitándose a emitir el habitual boletín informativo en el descanso entre los tiempos. Los espectadores de TVE, así, recibieron un resumen de lo acontecido por la tarde -cuando se produjeron los cara a cara de Rajoy con los portavoces de PSOE, CiU, IU y UPyD. Al mediodía sí dedicaron una importante cobertura al discurso del presidente del Gobierno, con la inclusión de hasta 12 totales (dos de ellos en el sumario).

CODA 2. La retransmisión del Debate obtuvo ayer su peor dato de audiencia en años. La retransmisión por el Canal 24 horas de RTVE enganchó a  73.000 espectadores (1.2% de cuota de pantalla) durante la comparecencia de Mariano Rajoy por la mañana, 1.6% de share durante las réplicas a la oposición. En 2013, 185.000 personas vieron la intervención matinal de Rajoy (2.8% de audiencia) y 409.000 lo siguieron por la tarde (3% de share)

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Debate (II): Rubalcaba da la sorpresa

  1. Pingback: Debate (y III): Rajoy vence a Rubalcaba por 8 puntos | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .