Ucrania: Rusia 1- Occidente 0

Durante estas semanas, hemos intentado poner sobre la mesa las aristas en torno al germen del Euromaidán que se concentró en la Plaza de la Independencia aquella noche de noviembre para reclamar a Víktor Yanukovich su negativa a adscribir el acuerdo de asociación con la UE (lo que derivó, de forma inmediata, en su acercamiento con Moscú).

Hemos destacado cómo aquel movimiento inicial, si queremos cercano al 15M, derivó en una oposición organizada por parte de las formaciones parlamentarias ubicadas en el espectro del centro derecha ante su incapacidad de obtener, por la vía institucional, sus objetivos: la dimisión de Víktor Yanukóvich, que resistió hasta que aprobó, en la Rada Suprema, la ley antiprotestas -con apoyo unánime del Partido de las Regiones-.

Hemos señalado nuestra extrañeza ante los actos de violencia que derivaron en la destitución del presidente de Ucrania por parte del mismo Parlamento que había controlado hasta el día antes, una suerte de golpe de Estado sin violencia directa del que ya se habla con total naturalidad.

Hoy nos limitamos a destacar dos testimonios. En uno, Natalia Vitrenko, presidenta del Partido Socialista Progresista ucraniano -contrario a Yanukóvich- califica de golpe de Estado el movimiento político que desplazó del poder al presidente legítimamente elegido por las urnas. Además, opina sobre el tono político de esa oposición que lidera ahora el Gobierno de Kiev y que fue recibida con los brazos abiertos de Occidente:

El otro testimonio corresponde a una conversación privada entre la responsable de Política Exterior y Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, y el ministro estonio de AAEE, Urmas Paet, en la que éste sugiere que los disparos registrados en Kiev el 18 y el 20 de febrero fueron contratados por la oposición: “Se hace cada vez más evidente que detrás de los francotiradores no estaba (el presidente Víktor) Yanukóvich, sino alguien de la nueva coalición”.  En la conversación, también inciden en el desinterés de la oposición por investigar estos sucesos, a lo que Ashton responde: “Creo que sí queremos investigarlo. Quiero decir, no he dejado esto, esto es interesante, cielos”.

Paet confirmó la autenticidad de la grabación y declaró sentise decepcionado por la filtración de su conversación con Ashton, de la que responsabilizó a los servicios de inteligencia ucranianos.

Mientras se recoloca el puzle ucraniano a base de filtraciones que no tienen el menor efecto en la opinión pública, que parece atontada en buena medida gracias a un exceso de información que contribuye a crear ruido, Rusia ha logrado imponer su criterio. A pesar de las declaraciones en torno a la integridad territorial del país y a la amenaza de sanciones sobre Moscú si persiste en la ocupación de Crimea [sin tropas rusas identificadas], la solución de la crisis es hoy claramente política, una vez descartada la vía militar y económica.

En estos términos se expresión el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, que pide crear un grupo de trabajo con EEUU, la UE, Rusia y Ucrania: “Hay muchas opciones sobre la mesa. Nosotros nos atenemos a la opción política y depende de Rusia si está dispuesta a arreglar este conflicto, a tener un auténtico debate sobre la forma de estabilizar la situación o se resiste e intenta aumentar la tensión como hicieron hace unas horas”, dijo.

La UE ya ha hecho público que destinará 11.000 millones de euros a la economía de Ucrania, aunque con truco: serán inversiones a cargo del Banco Europeo de Inversiones, lo que no aclara el problema más directo de Kiev y es la situación de bancarrota total que afronta el país. EEUU anunció que destinaría 1000 millones de dólares, que se sumarían a los otros 1000 millones anunciados por el FMI. El interés de Occidente por Kiev es tal que, como mucho, se limitan a igualar el monto de la ayuda financiera que Yanukóvich firmó con Vladimir Putin en diciembre de 2013.

Por si queda alguna duda, ya ha comenzado a circular la lista de peticiones que el FMI habría realizado al Gobierno de Kiev a cambio de su ayuda financiera. Estas son algunos de las exigencias que Yanukóvich se negó a aplicar hace un año, decisión que motivó la suspensión de ayuda del programa del FMI:

Ucraniafmi

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en EEUU, FMI, Rusia, Ucrania, UE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .