Elecciones 25M: ¿Europeas en clave nacional?

No sería extraño. En España, las campañas de las elecciones para elegir al Parlamento Europeo (PE) se han planteado siempre con una lectura nacional: su resultado se ha leído siempre en términos de voto de castigo a los partidos en el Gobierno, como termómetro de la opinión del electorado ante su acción de Gobierno. Por este motivo, no ha sido una excepción que, a pesar de las grandes declaraciones en torno a las políticas europeas o al modelo europeo, al final los mensajes políticos se hayan movido en torno a temas como el terrorismo (de ETA), la inmigración (para hablar de la política de fronteras de los distintos Gobierno) o economía (también en clave española). Parece que en esta ocasión tampoco va a ser una excepción.

El PSOE opta por una campaña personalista

Hace unas semanas, el Comité Federal del PSOE ratificó a Elena Valenciano como cabeza de lista al PE,  una señal de Ferraz en torno a la importancia que daba a los comicios (envía a su número 2 y a una persona que ya desempeñó cargos de responsabilidad en el PE), la primera prueba seria a la que se enfrenta tras su travesía en el desierto (con sondeos sobre intención de voto señalando, en general, que no termina de despegar).

También se lanzó la señal de que será una campaña muy personalista, y con este objetivo se presentó hace unos días la página web de la candidata con la que pretende servir de puente con los votantes desde una perspectiva desenfada en la que se puede seguir su agenda, sus mensajes y algunas pinceladas que permiten acercarse a ella, como su lista de canciones preferidas que se irán renovando a lo largo de estas semanas:

PSOE

En su web se destaca el papel de Valenciano contra la reforma de la Ley del aborto y sus discursos a favor de otro modelo de UE. Aí, se destacan las medidas recogidas en el Manifiesto de Roma o actos como el que protagonizó este miércoles con jóvenes estudiantes para defender la vigencia de las becas Erasmus frente a las políticas de “la derecha (que) garantiza sus privilegios acabando con la igualdad de oportunidades”.

El PP aún no ha elegido a su candidato a liderar las listas al PE, aunque casi todos dan por descontado que ese papel recaerá en Miguel Arias-Cañete, ministro de Agricultura, que también es un peso pesado en la política europea. Sin embargo, y  a pesar de la debilidad que proyecta que la campaña ‘popular’ aún no tenga una cara visible, el PP sigue marcando la agenda, de forma indirecta y con un tema que no entra precisamente en la lista de temas europeos a tratar.

Navarra y su impacto en las europeas

Hace dos semanas, el PSN amenazó al gobierno de Yolanda Barcina con presentar una moción de censura y provocar el adelanto electoral si la presidenta navarra no daba explicaciones sobre un presunto caso de corrupción que salpicaba a su número dos, a la que una exdirectora de la Agencia foral navarra acusó de injerencia para beneficiar a clientes de su asesoría.

Antes de cumplir su amenaza, el PSN ofreció la posibilidad de celebrar una comisión de investigación en la Cámara navarra para dilucidar las responsabilidades políticas, comisión que concluyó la semana pasada como empezó: con acusaciones de prácticas corruptas, sin pruebas, y con peticiones de dimisión a Yolanda Barcina por parte de  todo el arco parlamentario excepto el PP, que mostró su respaldo a la presidenta foral.

La propia presidenta navarra desveló que había recibido una llamada del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que le habría mostrado su apoyo y le habría pedido que aguantara. En el debate sobre el estado de la nación, Rajoy dijo que en Navarra no había habido corrupción y lamentó que haya “quien quiere llegar al poder por cualquier procedimiento”.

Era la constanación de una estrategia que ha terminado achicharrando a los socialistas. ¿El motivo? La disposición de EH-Bildu a apoyar la moción socialista con el objetivo de que los navarros votaran el 25 de mayo, coincidiendo con las elecciones europeas, para elegir a un nuevo gobierno, en situación delicada tras la ruptura del acuerdo entre UPN y PSN en 2012.

Este miércoles, horas antes de que se celebrara la reunión de la Ejecutiva regional -con todas las papeletas para dar el visto bueno a la moción de cesnura-, Ferraz habló. A través de un comunicado de prensa descartó la posibilidad de que el PSN presentara un texto de moción de censura contra Barcina y también la posibilidad de sumarse a otros textos similares -se entiende que presentado por Bildu- ante la imposibilidad de articular una mayoría para aprobar la moción sin los votos de la formación abertzale.

psoe2

La lectura en los medios, muy clara: un nuevo golpe de autoridad de Ferraz que, como en 1996 y 2007, vuelve a imponer su criterio sobre la autonomía del partido en Navarra, optando, de nuevo, por la vía de lo políticamente correcto -según lectura de un partido con vocación de gobierno y capaz de pactar con el PP la reforma constitucional de agosto de 2011 sobre el pago de la deuda-. Según cuenta SER, Ferraz explica que se amagó con la moción de censura para presionar a Barcina y convencerla de que debía dimitir y que, como no lo ha hecho, el PSOE no quiere compartir foto con Bildu para evitar el uso electoral que haría el PP.

Sea por un motivo o por otro, el ganador de la partida es el PP que, además, lo hace con un tema que sirve de pegamento para sus electores. Si en los últimos tiempos éstos andaban desanimados con el débil músculo político del Ejecutivo (comenzando por su presidente) y por las medidas económicas aplicadas, basta algunos de los temas esenciales de la derecha española para apretar filas.

Basta leer algunas portadas de los periódicos del espectro publicados estos días o escuchar tertulias radiofónicas en las que se ha incidido, sobre todo, en la posibilbilidad de que el PSOE pacte con una formación “proetarra” que no ha condenado los crímenes de ETA, algunos de ellos cometidos contra políticos socialistas. El caso de presunta corrupción en la Hacienda foral navarra se convierte así en un problema de unidad interna en el PSOE, con imposición de tesis desde Ferraz incluida (con las implicaciones que eso tiene de cara al presente y futuro del PSN y, sobre todo, de su dirección actual).

Este análisis de trazo grueso beneficia siempre al PP, muy cómodo en la posición teatralizada de destacar que el terrorismo es una amenaza que está ahí agazapado y que los socios políticos de ETA están consiguiendo por la vía pacífica lo que no pudieron conseguir con las armas. Es decir, la exigencia que desde la democracia se realizaba a los violentos es ahora motivo de confrontación, ya no sólo contra ellos sino con cualquier otra formación que comparta espacio o decisiones (salvo que se trate de aprobar presupuestos en localidades  vascas o navarras, donde el PP o UPN no tiene problema en compartir espacio con Bildu o Sortu).

Otras formaciones engrasan sus maquinarias

  • IU volvió a elegir a Willy Meyer para encabezar su lista europea, en la que también figuran Paloma López (CCOO), Javier Couso, Ernest Urtasun (ICV), Marina Albiol (EUPV), Ángeles Vallina (Asturias) y la candidata elegida por Anova, tras el acuerdo alcanzado con la formación que lidera Beiras. La lista de IU dejó clara su apuesta por lo ya conocido y cierra la puerta a opciones más cercanas a la política de los movimientos sociales, como es el caso de Equo y, sobre todo, Podemos.
  • La formación que lidera Pablo Iglesias ha convocado ya primarias para elegir “listas abiertas, un modelo de primarias sin control de censos y con listas cremallera” y “dar la palabra al ciudadano a la hora de elegir a los candidatos”. En su haber, el apoyo de 80.000 firmas (muy lejos de los 400.000 votos que fueron necesarios en 2009 para conseguir un escaño)
  • UPyD eligió en primarias a Sosa Wagner como número 1 de su lista. Aunque no está confirmado, es bastante probable que Maite Pagazaurtundua ocupe un lugar destacado para conseguir escaño en el próximo Europarlamento.
  • ERC sigue pescando en el caladero del PSC. Esta semana se supo que Ernest Maragall, hermano del expresidente socialista de la Generalitat, consejero de Educación durante el tripartito de José Montilla, irá como “número 2” en las listas de Esquerra.
  • ERC e ICV se negaron a consensuar con CiU un punto en común en el programa de las elecciones europeas por el “derecho a decidir“.
  • PNV y CiU reeditaron el pacto de 2009 (antes, también suscribió este acuerdo el BNG, que concurrió a los comicios con el resto de partidos bajo el nombre Galeusca) para ir en coalición e intentar beneficiarse, así, de la circunscripción única que rige en estos comicios.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en elecciones, IU, PP, PSOE, UE, UPyD. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .