La oposición venezolana se fija en Ucrania

Hoy planteamos un juego: encontrar las diferencias entre los vídeos puestos en circulación por la oposición en Ucrania y en Venezuela, dos países que, durante las últimas semanas, han vivido una fuerte movilización política y social con resultados diversos.

El primer vídeo, I Am a Ukrainian, visionado por más de 7.6 millones de personas en Youtube, se difundió a través de Twitter y Facebook durante la semana en la que se registraron los disparos de los francotiradores en Kiev. El objetivo estaba claro: Internacionalizar la protesta para recopilar apoyo del exterior mostrando la cara más amable del Maidán, la misma que prácticamente desapareció tras nombrar a los miembros del gobierno interino ucraniano:

Hace unos días, la oposición venezolana realizó un trabajo parecido con un spot de peor calidad pero con el mismo objetivo: dar a conocer la base de la protesta que desde hace tres semanas se sucede en Venezuela y que, hasta el momento, habría causado una veintena de muertos:

El vídeo, en el que se recoge las críticas al Gobierno venezolano (sin aportar visión alternativa, como sí ocurría con el spot ucraniano), llama a romper la censura ante lo que acontece en el país, y por ello se cita el papel de los medios de comunicación (con una mención a los «medios independientes» o todo lo independientes que pueden ser medios vinculados estrechamente a la derecha política) y los gobiernos del entorno, que han mostrado (salvo Panamá) su respaldo a Maduro. En el momento de elaboración de este post, apenas lo habían visionado 30.000 personas.

Ante la semejanza en el planteamiento, la realización e incluso los mensajes, cabe preguntarse si estamos ante una misma mano o bien ante un proceso de imitación por parte de la oposición venezolana, a la que, por el momento, le está faltando el apoyo explícito de la comunidad internacional.

Sea como fuere, este vídeo nos sirve para señalar que existen semejanzas y diferencias entre los procesos emprendidos por estos países, que explican también por qué su resultado está siendo diferente en el momento en el que elaboramos este post:

  • Venezuela vive su enésima crisis política contra el chavismo, a punto de cumplirse un año de las elecciones presidenciales que dieron la victoira por la mínima a Nicolás Maduro frente a Capriles y a pocos meses de las elecciones municipales con estos resultados:  victoria del PSUV y sus aliados en la mayoría de los municipios del país con 240 de las 337 alcaldías (71,64%), en la mayoría de los concejos municipales y la mayoría de votos a nivel nacional[ (5.216.522  o el 48,69% de la representación); la alianza opositora MUD obtuvo 4.373.910 votos (39,34%) y 75 alcaldías, inclyendo Caracas, Maracaibo, Valencia, San Cristóbal y Barquisimeto.
  • El motivo que argumentan los opositores, sustentado en un fuerte movimiento estudiantil, el habitual: represión, falta de libertades, escasez económica e incapacidad para combatir la violencia.
  • De nuevo, se proyecta la imagen de un país polarizado que esconde una realidad incómoda: la oposición no es capaz de ganar por la vía institucional el poder. En la protesta, el liderazgo de Capriles ha quedado superado por otros más escorados a la derecha, particularmente el de Leopoldo López, detenido y encarcelado por la violencia de los primeros días de la protesta y que, desde prisión, demanda que la movilización no decaiga.
  • Esta división de la oposición, que explica por sí solo por qué Chávez mantuvo la hegemonía electoral desde que llegó al poder, es lo que ha permitido que, hasta el momento, Nicolás Maduro haya aguantado el envite de la calle. Si tenía algún miedo dd de que la oposición pudiera presentarle un referéndum revocatario a la mitad de la legislatura, lo que ocurre estas semanas confirma que la unidad de hace un año no existe, y eso le beneficia.
  • Maduro se ha referido a los manifestantes de esta manera: «Eso no es ningún movimiento estudiantil, esos grupos de guarimberos son unos vándalos, que odian al pueblo, tengo que decirlo, porque yo tengo que llamar a la paz».
  • Los manifestantes tampoco ha encontrado un apoyo internacional similar al del Euromaidán. La UE se ha limitado a exigir al Gobierno venezolano que acabe con la violencia y cese la «persecución y represión» de los grupos opositores y manifestantes. La OEA descartó convocar a los cancilleres para analizar la situación del país y EEUU vive su habitual situación de tensión con las autoridades chavistas.

Todos estos elementos remarcan la sensación de déjà vu que tenemos al analizar lo que ocurre en Venezuela. Al menos, es una de las causas, unido a la imposibilidad de acceder a información medianamente mesurada, que explican por qué desde este blog no estamos haciendo un seguimiento de la protesta.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Ucrania, Venezuela. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.