PP vasco: Cospedal gana el segundo asalto por el control del PP

Tras ser desautorizada por el dedo de Mariano Rajoy en Andalucía, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, necesitaba la confirmación de que aún sigue controlando el partido, aunque éste ya no tenga nada que ver con los bloques uniformes que proyectaban durante los mandatos de Francisco Álvarez-Cascos o Ángel Acebes.

La oportunidad llegó el fin de semana pasado, cuando, tras duras negociaciones, el Congreso del PP vasco reafirmó el liderazgo de Arantza Quiroga como presidenta del partido, un cargo que ostenta desde que Antonio Basagoiti abandonó la política tras los malos resultados cosechados en las elecciones autonómicas vascas de 2012.

En la configuración de su equipo, Quiroga, cercana a Cospedal, se topó con Alonso Alonso, presidente del PP alavés y hombre cercano a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, una mujer que, a pesar de no formar parte del aparato del partido, cada vez muestra menos recato en exhibir la fuerza que comienza a tener a nivel interno. Y, de nuevo, saltaron las chipas de una mala relación que, desde hace dos años, no deja de aparecer en los medios de comunicación.

Esta vez la excusa fue el anuncio de Quiroga de que tenía la intención de prescindir de Iñaki Oyarzabal como secretario general del PP, lo que abrió la caja de los truenos y trasladó la batalla por el control del partido de Andalucía a Euskadi, donde ni siquiera se hizo un esfuerzo por simular ser el partido disciplinado, fuertemente presidencialista y con tendencia a tapar las discrepancias internas con golpes de autoridad sobre la mesa que se proyecta ante la opinión pública.

Las negociaciones para formar el nuevo equipo de dirección en torno a Quiroga se prolongaron durante una semana y las tensiones entre Alonso, que se desplazó a Euskadi, y la propia Quiroga se hicieron públicas y notorias. El miércoles, el entorno de la presidenta en funciones del PP vasco filtró que incluso estaba pensando en presentar su dimisión si no le dejaban formar su equipo. Un día después, la propia Cospedal, desde Dublín, insistió en esta idea: Como cualquier persona que aspira a presidir una comunidad autónoma [Quiroga], tiene que contar con un equipo de confianza y una secretaría general de confianza. Con todo el consenso detrás pero un equipo de confianza”.

Finalmente, y tras el aviso público de Cospedal, Quiroga logró imponer a Nerea Llanos como secretaria general, una victoria sobre Alonso pero también un mensaje sobre la victoria del PP de Vizcaya sobre el de Álava, “la única fuente de poder institucional en Euskadi”. Su significado, según un dirigente mencionado por El País: “En Bizkaia es donde menos hemos evolucionado, donde seguimos teniendo el discurso de que no se puede hacer nada hasta que ETA se disuelva, pero donde tenemos los problemas más serios porque no acabamos de mejorar los resultados electorales”.

El sábado, y ya con la presencia de Mariano Rajoy, los compromisarios confirmaron a Quiroga como presidenta con el 72.8% de los votos, un 10% menos de los respaldos que obtuvo Antonio Basagoiti en su primera elección, en 2008, y por encima del 55% que consiguió Jaime Mayor Oreja en 1991. Le acompañan en la dirección, además de Nerea Llanos, Antón Damborenea (presidente del PP de Vizcaya), Alfonso Alonso (presidente del PP de Alava) y Borja Sémper (presidente del PP de Guipúzcoa).

Tras el espectáculo, Quiroga pidió perdón a los militantes de este partido por “dañar sus siglas” en la crisis interna y defendió la “unidad” de los populares vascos para “construir una sociedad, no sé si rota, pero sí herida por dentro”.

Más allá de sus palabras, el cónclave ‘popular’ evidenció el problema que afrontan en Euskadi. Durante estos meses, con ETA desahuciada, el PP vasco, que desde los tiempos de José María Aznar se convirtió en el símbolo de la defensa de las esencias de los ‘populares’, busca su sitio en un contexto que ya no le resulta propicio, y ahí están los resultados electorales obtenidos en 2012.

El centroderecha está copado por el PNV, primera opción política a la que sigue de cerca EH-Bildu. El PSE y el PP emergen así como fuerzas alternativas con, según parece, escasa capacidad de influir en el día a día de la política vasca, razón por la cual los ‘populares’ llevan meses apostando por un acercamiento al PNV con un discurso bastante menos teatralizado que el proyecta Génova sobre el fin de ETA.

Sin embargo, esta batalla interna resulta más interesantes si se tiene en cuenta la guerra por el control de Génova, que ve cómo, tras Andalucía y Euskadi, se abre ante sí la lucha por el control del PP de Madrid y sobre el futuro del partido en la Comunidad Valenciana. Y ahí figuran las dos mujeres de Rajoy: Cospedal, en Génova, y Santamaría en Moncloa.

Cospedal, que parece que en los últimos tiempos no cuenta con el beneplácito de Rajoy, necesitaba una victoria por puntos y lo ha conseguido a costa del portavoz parlamentario del PP en el Congreso. La imagen de la secretaria general no pasa por su mejor momento achicharrada por su gestión del ‘caso Bárcenas’, con meteduras de pata memorables como la “indemnización en diferido” al extesorero del PP. Lo más importante es que su exposición no consiguió que la mayoría de la ciudadanía sospeche que la cúpula del PP, incluido Rajoy, ha cobrado sobresueldos ilegales durante años.

Frente a ella tenemos a Santamaría, la todopoderosa vicepresidenta del Gobierno que concentra un enorme poder que le permite, por ejemplo, salir indemne de todas las polémicas que salpican al gabinete de Rajoy.  A pesar de la influencia que registra en el PP, Santamaría emerge como alguien sin conexión con el pasado y quién sabe si como opción de encabezar la lista en las próximas elecciones generales si Rajoy decide no disputar la reelección.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en PP. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a PP vasco: Cospedal gana el segundo asalto por el control del PP

  1. Pingback: Santamaría vuelve a ganar: Alonso entra en el Gobierno | La última en llegar

  2. Pingback: Síntomas de la descomposición del PP | La última en llegar

  3. Pingback: Quiroga abandona. Cospedal pierde la partida | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .