Turquía: Erdogan cumple su amenaza y bloquea Twitter

AMPLIACION: Tras la decisión de Erdogan,  Twitter ofreció a sus usuarios en Turquía unos códigos para que puedan seguir enviando sus comentarios a través de los mensajes de texto del móvil: “Usuarios de Turquía: podéis enviar tuits usando los SMS. Avea y Vodafone texto START al 2444. Turkcell texto START al 2555”. Hablamos del 9% de los casi 36 millones de internautas turcos.

El presidente turco, Abdullah Gül, rechazó el bloqueo de Twitter mediante una serie de mensajes enviados desde su propia cuenta: “No estoy de acuerdo con el cierre total de las plataformas sociales / Ya se ha evidenciado varias veces que técnicamente ni siquiera es posible cerrar completamente plataformas como Twitter, que se emplean en todo el mundo”, escribió. Y concluyó:  “Espero que esta situación no dure”.

La Comisión Europea lamentó la prohibición de Twitter por parte de las autoridades turcas, y señaló que ese bloqueo “arroja dudas” sobre el “compromiso” de Turquía como candidato a la adhesión. Por su parte, la OSCE exigió a Ankara el levantamiento del bloqueo con el siguiente argumento:  “El Gobierno (turco) debería proteger y fomentar el discurso pluralista, tanto en Internet como fuera de Internet, en lugar de restringirlo”. En la misma línea, el Departamento de Estado de EEUU emitió un comunicado en el que se mostraba “muy preocupado” por el cierre virtual. Twitter anunció que estaba “investigando la situación”. Que sepamos, Mariano Rajoy no ha realizado ninguna valoración al respecto.

———–

BjNFVqvIIAAUs2f

El primer ministro turco, Recep Tayip Erdogan, ha bloqueado el acceso a Twitter desde Turquía. La orden llega después de que, en un mitin en Bursa, amenazara con cerrar Twitter y otras redes sociales, indiferente al efecto que esta medida pudiera ocasionar entre sus aliados: “La comunidad internacional puede decir esto, puede decir aquello. No me preocupo. Todos verán lo poderosa que es la República de Turquía”, aseguró.

Hace mes y medio, Turquía aprobó el acta legislativa 5651 por la que se legaliza la censura digital total. Con la norma en la mano, un juez puede cerrar una página web en menos de 24 horas y sin juicio ordinario, además de obligarse a la cooperación forzosa de las teleoperadoras. Y todo ello en un país con un acceso muy restringido a Internet, donde las autoridades han bloqueado 40.400 páginas, según Engelli Web, y que aparece a menudo entre los países con más denuncias por vulnerar el derecho a la información y de la libertad de prensa.

La decisión de Erdogan no pilla a nadie por sorpresa. Desde hace dos semanas, el primer ministro amaga con censurar el acceso a las redes sociales en Turquía. ¿El motivo? Considera estas herramientas como los ‘causantes’ de la protesta social que desde el mes de mayo de 2013 azota las principales ciudades del país en respuesta a las medidas adoptadas por un Gobierno cada vez más cuestionado por su autoritarismo y por la evidencia de que la AKP está inmersa en procesos de corrupción. No en vano, los activistas difunden sus convocatorias y los efectos de las cargas policiales a través de Facebook y Twitter, que se convierten en las ventanas que muestran las prácticas del aliado de Occidente.

Hasta el momento, la excusa del poder para amenazar con la censura de Twitter y Facebook tenía que ver con las elecciones locales que se celebran el próximo 30 de marzo a elecciones, en las que el partido del primer ministro y del presidente puede sufrir un importante voto de castigo como respuesta a su gestión de la conflictividad social [que se ha traducido en mano dura, disturbios y cargas policiales] y a los casos de corrupción que salpica a sus filas.

Estas acusaciones comienzan por el propio Erdogan. Hace unas semanas, se difundieron a través de Twitter y Facebook un vídeo colgado en YouTube con una grabación telefónica mantenida con su hijo en la que le pide que no acepte una suma de dinero a cambio de un acuerdo y que aumente sus reclamaciones:

   “No lo aceptes. Ha de dar lo que ha prometido. Si no lo hace, no hay necesidad (de aceptar la oferta)”, apunta la voz. “Los otros lo traen. ¿Por qué él no puede? ¿Qué se cree que es este negocio? (…) Pero no te preocupes, caerá en nuestras rodillas”.

La decisión llega después de que miles de personas volvieran a salir a la calle en enero contra la censura en internet y, sobre todo, después de que hace unas semanas las principales ciudades turcas -sobre todo en Estambul y Ankara- volvieran a llenarse de manifestantes en protesta por la muerte de Berkin Elvan, un adolescente de 15 años que permanecía en coma desde hace nueve meses, cuando fue alcanzado por el  impacto de un bote de gas lacrimógeno disparado por la policía durante #OccupyGezi. Según fuentes oficiales, ya son ocho los fallecidos por la acción de la policía en la represión de las manifestaciones, que periódicamente vuelven a reaparecer para desgracia del AKP.

La decisión de Erdogan está siendo respondida desde el hashtag #TwitterisblockedinTurkey, desde donde se ofrecen trucos para evitar la censura. Asimismo, ya comienzan a circular imágenes que muestran el efecto que la decisión gubernamental del Gobierno turco puede tener como efecto llamada. Erdogan ya lo vivió con la difusión del vídeo en el que se le acusaba de corrupción: Tras perder los papeles y clamar contra la falsedad del mismo, el vídeo se difundió urbi et orbi.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

CODA. Recordemos que Erdogan fue, durante años, el modelo de una suerte de democracia islamista exportable a todo el mundo musulmán. Eran los tiempos de la Alianza de las civilizaciones [programa ideado por el Gobierno de Rodríguez Zapatero muy criticado por el PP y que, sin embargo, mantiene] y de las muestras de amistad de la UE hacia un país que se concibe como un tapón hacia todo lo que pueda alterar la Europa cristiana.

Su situación geopolítica y su auge económico [Turquía es uno de los países que mayor crecimiento ha experimentado desde el arranque del siglo XXI, aunque éste se haya basado en una económica especulativa y haya aumentado la desigualdad] impidió que Occidente reaccionara con la fuerza que emplearon en, por ejemplo, Ucrania cuando se registraron las primeras protestas contra un Gobierno que se consideraba autoritario y corrupto.

La última muestra de amistad que le brindó España ocurrió el pasado mes de febrero. Durante una visita del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que encabezaba una delegación de empresarios españoles, Erdogan transformó el acto de inauguración de una estación de metro en un mitin electoral, sin que Moncloa, al parecer, tuviera la menor idea. A ver cuál es la respuesta del Gobierno este viernes.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en Turquía. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Turquía: Erdogan cumple su amenaza y bloquea Twitter

  1. Pingback: #youtubeblockedinturkey: Erdogan cierra también Youtube | La última en llegar

  2. Pingback: 25-M. Día 6: Twitter, culpable de la desafección política | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .