El 22M, la excusa para reabrir la brecha en el PP de Madrid

Tras el congreso del PP vasco y el andaluz, el foco se pone ahora en Madrid, donde cada vez está más claro que hay una guerra por la candidatura a las elecciones municipales y autonómicas en uno de los feudos electorales del PP y que, según las encuestas, registran una sangría de votos hacia la abstención y UPyD.

A estas alturas, resulta evidente que Madrid vive un deterioro económico, social y político y que ni Ana Botella es una líder comparable a Alberto Ruiz-Gallardón ni Ignacio González se parece en nada a Esperanza Aguirre. La prueba, que sus antecesores lideraron las listas que les dio la victoria en el Ayuntamiento madrileño en la Comunidad antes de tomar las maletas e irse al Gobierno como ministro de Justicia uno y a la empresa privada la otra, aunque eso no minimice su protagonismo público com presidenta del PP en Madrid.

Si, además, se suman las rencillas pendientes entre Mariano Rajoy y el PP de Madrid por su posición tras la derrota electoral de 2008, parece que el tiempo no lo ha curado todo y que se aproximan meses en los que veremos posicionamientos aparentemente extraños que hay que leer en clave de control de uno de los aparatos del PP más potentes. Hace unos días, Voz Populi publicó que el presidente del PP no tiene intención de aclarar los nombres de los cabezas de lista del PP al consistorio madrileño y a la CAM antes de navidades, lo que nos deja por delante un periodo muy largo que nos puede deparar cuchilladas públicas.

Este miércoles, se produjo el primer amago a propósito de los disturbios generados en el centro de Madrid tras la manifestación del 22M. La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, compareció ante los medios para hacer balance de los daños provocados por los violentos y concluyó que el coste del daño económico para la ciudad ascendió a 655.000 euros , aunque había trampa: de esta cantidad, 166.000 euros correspondieron a los daños en sí y el resto se refería al coste del dispositivo de seguridad desplegado. Por este motivo, Botella se sumó a las voces del PP que reclaman que este dinero se le sea requerido a los organizadores del acto, a pesar de reconocer que ellos no tuvieron que ver en el brote de violencia registrado al final de la jornada.

La alcaldesa de Madrid aprovechó su comparecencia para ahondar en la petición que, desde hace años, realizan las autoridades ‘populares’ en la capital a favor de minimizar el impacto de las movilizaciones sociales en el centro de la ciudad. Así, Botella puso sobre la mesa la idea que, según dijo, aplican otras capitales europeas como París: “El derecho de manifestación se puede y se debe regular. Urge tomar medidas. Mi obligación es preservar los derechos de todos. Es necesario pactar con los organizadores de las protestas itinerarios alternativos y hacerlos cumplir fuera del corazón de la ciudad”, dijo. Éste había sido también la propuesta que había planteado Ignacio González, presidente regional.

Poco después, la delegada de Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, que en octubre de 2012 reclamó “modular” el derecho de manifestación, salió al paso para reclamarle a la alcaldesa de Madrid que le trasladara sus propuestas a través de un cauce distinto a una comparecencia ante los medios de comunicación. Por si fuera poco, avisó: “El hecho de que no nos guste el motivo de la manifestación, las personas que se vayan a manifestar no es causa suficiente para que se pueda modificar el trayecto”.

Desde hace meses, se baraja la posibilidad de que Rajoy pudiera elegir a Cifuentes como relevo a Ignacio González, un político que, en los últimos tiempos, ha visto cómo sus proyectos económicos (Eurovegas, JJOO 2020) se diluían; cómo sus decisiones son tumbados parcialmente por la justicia (el TS declaró ayer improcedente el ERE de Telemadrid, lo que no obliga a la readmisión de los 861 despedidos pero sí a elevar la cuantía de la liquidación de 20 a 45 día/año trabajado); y cómo su honorabilidad se pone en entredicho con sus problemas con la justicia y por los vínculos profesionales de su esposa, Lourdes Cavero. Según distintas fuentes, Esperanza Aguirre estaría pugnando por convertirse en la cabeza de lista del PP al consistorio, lo que significaría que, ante la unión de González con Botella, Aguirre habría decidido dejar caer a su delfín.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en PP, Rajoy. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El 22M, la excusa para reabrir la brecha en el PP de Madrid

  1. Pingback: My Word: El PP tiene un problema en la Comunidad Valenciana | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.