#youtubeblockedinturkey: Erdogan cierra también Youtube

Estamos en la recta final de la campaña que concluirá este domingo con las elecciones municipales en Turquía y el primer ministro ha confirmado cuáles son sus bestias negras. Tras el bloqueo de Twitter decretado hace una semana, este jueves le tocó el turno a Youtube.

La excusa, una investigación oficial para descubrir una filtración de una conversación grabada en una reunión, el 13 de marzo, en la que participaron el ministro de AAEE, Ahmet Davutoglu, el jefe de Inteligencia, Hakan Fidan, y el número dos de las Fuerzas Armadas, Yasar Guler, evaluar cómo escenificar un ataque sirio que justificara una intervención militar con fines puramente electoralistas. Estas fueron las palabras de Fidan, mano derecha de Erdogan [en este enlace, traducción en inglés]:

“Si es necesario, enviaré a cuatro hombres a Siria. Podríamos provocar un caso de guerra lanzando un misil a Turquía. Podríamos, también preparar un ataque a la tumba del Sha Solimán, un enclave turco en suelo sirio donde reposan los restos del fundador de la dinastía otomana”.

La conversación, colgada por una fuenta anónima en Youtube, muestra que el objetivo de la operación sería la tumba del sultán Suleimán Shah (abuelo del fundador del Imperio otomano), situada en una aldea próxima de la ciudad siria de Alepo y que Ankara considera bajo su soberanía en virtud del acuerdo de 1921 con Francia, metrópoli de Siria entonces.

Nadie ha salido a desmentir la veracidad de las grabaciones que, según recoge la BBC sí fue reconocida indirectamente por el propio Erdogan durante un mitin electoral en Diyarbakir, dond criticó que se filtrara al público “una reunión de seguridad nacional“: “Incluso filtraron una reunión de seguridad nacional. Esto es malvado, esto es deshonestidad (…) ¿A quién sirve el hacer vigilancia de audio de una reunión tan importante?”, preguntó ante simpatizantes del AKP.

Según fuentes del Gobierno citadas por la agencia Reuters, la situación podría ir a peor: se podría bloquear el acceso a otras plataformas de redes sociales si los usuarios publican grabaciones o documentos que amenacen la seguridad nacional.

La decisión adoptada llega después de que el Tribunal Constitucional suspendiera en bloqueo de Twitter por “vulnerar los fundamentos del Estado de derecho”, un fallo que el Ejecutivo debería aplicar en un plazo no superior a 30 días. Erdogan no parece muy dispuesto. En el fragor de la campaña electoral, defendió el bloqueo de Twitter y lanzó un aviso a navegantes: “Si ustedes no corrigen su actitud, cerraremos las páginas. Si se avienen a respetar las normas, levantaremos la prohibición. ¿Qué es Twitter? Es una empresa. Y de hecho, detrás está Youtube. Trabajan con los abogados de Youtube”.

Más allá de los guiños que confirmarían el autoritarismo creciente del primer ministro turco y del AKP -a pesar de las voces críticas, como la del presidente Abdullah Gül-, estas actuaciones deben leerse en el marco de la cita electoral de este domingo. En ellas, se medirá el efecto de las medidas impulsadas por Erdogan en la línea de un mayor conservadurismo y autoritarismo pero, sobre todo, servirán de termómetro del músculo del AKP, salpicado de casos de corrupción que implicarían incluso a propio primer ministro.

Según los sondeos citados por distintos medios, con un 20% de indecisos, el AKP conseguirá el 44-47% de los votos, incluidas las alcaldías de las dos ciudades más importantes del país (Ankara y Estambul). El Partido Republicano del Pueblo obtendría el 30 % y el Partido del Movimiento Nacionalista (MHP), el 18 %. Si éstos fueran los resultados, volveríamos a incidir en los retos que afronta Turquía a pesar de la fuerte contestación social que registra desde hace un año: una débil oposición política, el conrol de los medios de comunicación a través de la censura y el uso de dinero procedente de la corrupción para financiar campañas políticas.

Eso explica, quizás, por qué las reacciones de condena de la comunidad internacional distan mucho del tono que se emplea en crisis similares, aunque eso no ha impedido que la pesadilla de Erdogan se manifestara contra él. En Twitter, el hashtag #youtubeblockedinturkey se convirtió en trending topic mundial (no en España) y siguen circulando montajes sobre la guerra que ha iniciado el primer ministro contra estas plataformas de comunicación y, según ha comprobado, de movilización: “No entiendo cómo Facebook, Youtube o Twitter le pueden gustar a gente decente. Están llenos de mentiras”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en elecciones, Sondeos, Turquía, Twitter. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a #youtubeblockedinturkey: Erdogan cierra también Youtube

  1. Pingback: Francia: La ola azul confirma la debacle socialista | La última en llegar

  2. Pingback: 25-M. Día 6: Twitter, culpable de la desafección política | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .