Aguirre se juega su candidatura a la Alcaldía de Madrid

Desde hace meses, circula con insistencia el rumor de que Esperanza Aguirre, ex presidenta de la CAM y presidenta del PP de Madrid, se estaría postulando como el referente del PP para conservar la Alcaldía de Madrid, en peligro según las encuestas sobre intención de voto públicas e internas. Las palabras de Ignacio González, este jueves, sobre la necesidad de asegurar el control del consistorio de Madrid como plataforma para consolidar la presidencia de la CCAA, también en peligro, no hace sino poner el acento en los movimientos internos en los que, como señalamos hace uno días, figura el nombre de Cristina Cifuentes. Este jueves ocurrió algo que podría decantar la situación.

Esperanza Aguirre circulaba en su coche particular este jueves por la Gran Vía de Madrid. Hacia las 16.15, estacionó su vehículo en un carril bus, detrás de un taxi, se bajó del coche y se dirigió a un cajero de un banco. Según la dirigente política, esta acción le llevó un minuto. En ese plazo, se acercaron dos agentes de movilidad municpales que le pusieron una multa por incumplir la normativa de tráfico. Se le multó y se le emplazó a esperar para recibir la correspondiente notificación ante la posibilidad de un recurso.

Aguirre señaló que estuvo 15 minutos estacionada y que, ante la prolongación de la espera, se marchó después de emplazar a los agentes a acercarse a su casa, situada en el distrito de Malasaña. En su marcha, rozó la moto de un agente de movilidad, que cayó al suelo. A partir de ahí se inicia una breve persecución, en la que se le emplazó a parar su vehículo, que acabó con siete agentes de movilidad en el domicilio de la ex presidenta de la CAM, que antes de personarse envió a sus escoltas (guardias civiles). Éste es el contenido del atestado policial:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Poco después de filtrarse la noticia, Aguirre hizo pública su versión a través de su cuenta personal de Facebook. Después de reconocer que cometió una infracción, aseguró que los agentes de movilidad sólo buscaban prologar su retención para aumentar las posibilidades de ser fotografiada:

AguirreComunicado

Había dos maneras de afrontar este incidente: de manera discreta, con una petición de disculpas acorde con los mensajes que habitualmente suele lanzar en pro de la autoridad (sobre todo como respuesta a incidentes que protagonizan colectivos que no son de su agrado); o bien convertir el incidente en una cuestión política. La ex presidenta de la CAM tomó esta segunda vía, sin valorar, quizás, las consecuencias de su actuación.

Una vez que hizo pública su versión, Aguirre emprendió una ronda de entrevistas en todos los programas de todas las cadenas de radio y televisión, además de los medios digitales, que se prolongó durante toda la mañana del viernes -con presencia en los programas matinales de RNE, COPE, Antena 3 y Tele5-. Además de trasladar los hechos, y según el altavoz, arremetió contra la actuación de los agentes de movilidad, a los que acusó de mentir por asegurar que arrolló la moto de uno de ellos, y sugirió la posibilidad de denunciarles por “retención ilegal”. En Onda Cero cuestionó el protocolo de actuación y, horas después, en la SER  resumió lo que había ocurrido: “Mentira, prepotencia y machismo”.

Si España fuera un país normal, con una sociedad civil fuerte y acostumbrada a exigir comportamientos ejemplares en sus representantes políticos, Aguirre habría sepultado ayer todas sus opciones políticas. En un contexto como el nuestro, en el que no se castiga de forma directa la corrupción o los comportamientos incívicos, es más que probable que Aguirre salga reforzada a pesar de que su actuación supone un menosprecio a la autoridad y la confirmación de un rasgo muy acentuado en ciertos políticos que parecen proceder de la pata del Cid y que se resume en la frase “usted no sabe con quién está hablando”. No es casualidad el éxito de un perfil como el de Aguirre en Madrid, ciudad que la podría catapultar en términos de popularidad.

De lo que no se libra es del llamado “juicio popular” que está viviendo su figura a través de Twitter: el hashtag #AguirreAlafuga fue trending topic durante horas. Tampoco se libra de los fotomontajes con el incidente como excusa:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ironías de la vida, la unidad de Movilidad depende de Ana Botella, alcaldesa de Madrid y, se supone, pieza a batir en su carrera por convertirse en número 1 del PP para ocupar la  Plaza de la Villa.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en PP. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .