Portugal: Los socialistas, favoritos a las elecciones al PE

Lo hemos escrito a lo largo de estos años. La crisis económica y financiera que azotó a la Eurozona a partir de 2008 tuvo un efecto directo sobre las economías de la periferia del sistema, todas basadas en un fuerte peso de la construcción y de sector servicios (gracias al turismo y, en general, a inversiones poco cualificadas), aderezado con desinversiones en industria (muchas de ellas en los procesos de entrada en la CEE) y con desincentivación del sector primario.

En general, los países de la periferia, especialmente los mediterráneos, vivieron un proceso parecido: Fuerte endeudamiento privado (que se convirtió en público gracias a los programas aplicados con mayor o menos alegría por la Troika), aumento de déficits públicos (por el desplome de los ingresos tributarios por la parálisis de sus económicas), aumento de las tasas de desempleo (sobre todo en Grecia y España) y desmantelamiento del Estado de bienestar (al que la mayoría de estos países llegaron tarde por su pasado de dictaduras autoritarias).

La crisis económica y financiera derivó en estos países en una crisis social (en buena medida por el aumento del desempleo y por las medidas de austeridad impuestas desde Bruselas) que ha propiciado el alejamiento del ideal de Europa y, en clave interna, por un cuestionamiento del sistema político:

  • En Grecia encontramos la demolición del sistema de partidos que salió de la dictadura, con la llegada de un Parlamento multipartidista y la emergencia de una fuerza, Syriza, que viene a ocupar el espacio que durante décadas ocupó el PASOK.
  • Italia, aunque el país ha eludido su entrada en el grupo de los PIIGS, vive una situación política e institucional parecida a la de los países mediterráneos rescatados, con una crisis del sistema que salió del Tangentopolis y que ha derivado en sucesivas crisis de Gobierno que, en estos momentos, parecen reconducidas. La crisis ha supuesto la salida de Silvio Berlusconi y la emergencia del M5S como tercera opción parlamentaria, con intenciones de voto en torno al 25%.
  • Ya conocemos lo que ocurre en España: fuerte crítica a PP y PSOE, a quienes se responsabiliza de la situación del país, aunque sin opciones a alternativas políticas que den salida a la crisis institucional y de modelo, en el que se cuestiona la democracia representativa, la monarquía parlamentaria e incluso el Estado de las autonomías. En la práctica, afrontamos una situación de bloqueo que nos aleja de nuestra cultura política pero que no nos invita a explorar otras opciones, como los gobiernos de coalición, como sí se apunta en Grecia

Portugal supone otro modelo de salida de la crisis social y política del país. Los socialistas gobernaban el país cuando se encaminó a la petición del rescate financiero en 2011. Antes de solicitarlo, el primer ministro luso, el socialista José Sócrates, presentó su dimisión y obligó al adelanto electoral. La excusa, la negativa del Parlamento a apoyar la aplicación de medidas de recorte del gasto público -en la línea de lo propuesto que Rodríguez Zapatero en 2010-. Esa decisión es la que permite hoy hablar del PS como la opción alternativa posible a los conservadores, hundidos en las encuestas sobre intención de voto de cara a las elecciones legislativa.

Esta situación se repite en las estimaciones de las encuestas elaboradas de cara a las elecciones al Parlamento Europeo. Los socialistas serán la primera fuerza, con una media del 38.4% (+11.9 respecto al resultado que obtuvo en las anteriores elecciones) mientras que los conservadores/liberales caen al 34.7% de estimación (-5.4 puntos respecto a la suma de ambos en 2009).

CapturaPortugalPE

Por su parte, el CDU, en línea con las previsiones en los comicios generales lusos, gana 1.3 puntos en relación a la anterior legislatura mientras que el BE -que en 2009 fue una de las novedades políticas en el país vecino- pierde 4 puntos.

A pesar de las diferencias en cuanto a las expectativas de voto de los distintos partidos, en Portugal también se escuchan mensajes parecidos a los que han comenzado a circular por España en torno a qué hacer para garantizar la supervivencia del sistema. El primer ministro, Passos Coelho,se mostró dispuesto a aceptar un gobierno de gran coalición con los socialistas tras las elecciones generales de 2015. El objetivo:  “No digo que no gobierne con nadie más. (…) El país debe ser gobernado en el marco de la mayor estabilidad posible”.

Portugal sale del rescate y anuncia nuevos recortes

El primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, anunció una salida limpia del rescate del país, que se cerró oficialmente el pasado día 17. “Saldremos del programa de asistencia sin recurrir a ningún programa cautelar”, dijo en una alocución al país desde su residencia oficial.

Se destapaba así la incógnita que apuntaba a que Lisboa finalmente no optaría por la vía irlandesa y que solicitaría una línea de crédito preventiva para hacer frente a imprevistos ante su vuelta total a los mercados financieros. La decisión llega cuando Lisboa anuncia que no solicitará ningún problema adicional cuando culmine el rescate de 78000 millones de euros solicitados a la Troika, iniciativa apoyada por el Eurogrupo. Desde la CE, se destacaron los “tremendos esfuerzos para salir de la crisis” que ha hecho el país (y, sobre todo, sus ciudadanos):

  • Un 18.7 % de la población estaba en riesgo de pobreza en 2012. Ese año, dos millones de personas ingresaban menos de 409 euros al mes.
  • Las familias con hijos y los desempleados fueron los dos grupos en los que más aumentó el riesgo de pobreza: el índice de riesgo de pobreza de las familias con hijos a su cargo pasó del 20.5 % en 2011 al 22,2 % en 2012.
  • El 40 % de las personas desempleadas cayó bajo el umbral de la pobreza; también afectó a ese colectivo de trabajadores precarios: la tasa de pobreza aumentó un 0.6%, hasta el 10.5%, entre personas con trabajo.
  • El INE luso también alertó de una “fuerte desigualdad” en la distribución de los ingresos monetarios calculado mediante el coeficiente de Gini: 34.2% frente al 34.5% de 2011

Estos datos se producen mientras el primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, configura el segundo tramo de su mandato:

  • Hace unos días avisó de que el país debería hacer nuevos ajustes y recortes para disminuir el gasto público y cumplir con las metas de déficit en 2015 al 2.5%: “No es el momento de escondernos, es el momento de parar los recortes, de dejar de excavar el agujero de la austeridad y ser claros”, dijo. Portugal cerró 2013 con un déficit del 4.9%, un punto menos de las proyecciones iniciales. La excusa, las sentencias del Tribunal Constitucional, que ha echado por tierra algunas de las medidas estrellas de su Ejecutivo.
  • En abril, 165.000 pensionistas que cobran entre 1000-1300 euros sufrirán un nuevo recorte por obra y gracia de la llamada Contribución Extraordinaria de Solidaridad que grava con un 2% las pensiones; a partir de los 2000 euros el impuesto aumentará hasta el 3.5%.
  • Por su parte, la ministra de Finanzas anunció los nuevos recortes permanentes que serán aplicados a partir del próximo 1 de enero de 2015: aumento del IVA del 23% al 23,25% y de la contribución de los trabajadores a la Seguridad Social del 11% al 11,2%.
  • El Parlamento debería debatir una petición de reestructuración de la deuda lusa (130% del PIB, 60 puntos más que en 2008) lanzada a raíz de un manifiesto lanzado por 74 políticos, académicos y agentes sociales. En 24 horas, se consiguieron reunir 7000 firmas (eran necesarias 4000). El primer ministro portugués rechazó la propuesta y alertó de que un mensaje en esa línea podría erosionar la confianza de los inversores en la economía nacional.
  • Como si estuviéramos ante un mal chiste, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, avisó a Passos Coelho de que hay límites “políticos y sociales” en las medidas de austeridad: “Yo mismo ya le dije varias veces al primer ministro que hay límites para cierta política, que tenemos que considerar los límites políticos y sociales de las medidas tomadas”.

Antes del anuncio de Passos Coelho, el Banco de Portugal había mejorado las previsiones económicas para este año, en línea con las estimaciones del Gobierno luso, y calculaba que el país cerró 2013 con una recesión del 1.3 %. Se estimaba que el PIB crecerá este año un 1.2% (en diciembre la estimación era del 0.8%) y lo hará un 1.4 y un 1.7% en 2005 y 2016 respectivamente. Igual que en España, el tirón corresponde a las exportaciones, que pasará al 45% en 2016 frente al 32% que eran en 2008.

En esta línea, la agencia de calificación crediticia Fitch revisó desde ‘negativa’ a ‘positiva’ la perspectiva del rating ‘BB+’ de Portugal, lo que sitúa al país a punto de salir del ‘bono basura’. Según la agencia (en el top ten junto a Moody’s y S&P) la economía lusa crecerá un 1.3% este año (en lugar del 0.2% previsto) y hasta el 1.5% el próximo año. El pasado fin de semana, Moody’s se sumó a la tendencia y elevó la nota de la deuda soberana  del tercer nivel “basura” (‘Ba3’) al segundo, ‘Ba2’.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en elecciones, Portugal, Sondeos, UE. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Portugal: Los socialistas, favoritos a las elecciones al PE

  1. Pingback: 25-M: El Parlamento recibe el malestar ciudadano hacia Europa | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .