Ucrania confirma su salto mortal hacia atrás

Medio año después del inicio del Maidán, 33 millones de ucranianos estaban llamados a las urnas para acabar con la interinidad al frente de la presidencia del país, y no hay espacio a la duda. Con un 60% de participación (-6 puntos respecto a las presidenciales de 2010) , el magnate Petró Poroshenko, el favorito según las encuestas sobre intención de voto desde hace meses, ganó las elecciones presidenciales en primera vuelta frente a Yulia Timoshenko, que se ha quedado por debajo del 13% de los votos y que ya ha reconocido su derrota.

Ucrania

El llamado ‘rey del chocolate’, por su monopolio del sector, salió a valorar las encuesta sobre intención de voto, que le dieron hasta un 57.8% de los voto: “Ucrania tiene un nuevo presidente. Las elecciones tuvieron una sola vuelta”.  En su comparecencia ante los medios, defendió su apuesta por el futuro ingreso en la UE y manifestó su oposición a la federalización del país.

Poroshenko adelantó que su primer viaje como presidente será al Donbass, la cuenca hullera ucraniana que incluye a las regiones rebeldes de Donetsk y Lugansk, que se ha unido bajo el nombre de Nueva Rusia y donde siguen las escaramuzas entre soldados ucranianos y rebeldes separatistas. Por si acaso, El ministro de Interior, Arsén Avákov, anunció que la operación antiterrorista contra los insurgentes prorrusos en el sureste del país continuará: “Las elecciones han concluido. No han logrado sabotearlas. Hemos ganado. Ahora defenderemos el resultado”, dijo.

En estas regiones este domingo ha sido muy difícil celebrar los comicios. Los motivos: “Está prohibido llevar a cabo la elección de un presidente de otro país en el territorio de la república popular de Donetsk. Hay algunos villanos, que viven en este país y que tratan de escuchar las órdenes de otro país. Están simplemente traicionando a su gente, y solo hay un modo de tratar a esos traidores sea cual sea el momento o el país”.

Las elecciones presidenciales constituyen el primer paso para dar legitimidad al proceso abierto desde el vacío de poder desde el golpe de Estado contra Víktor Yanukóvich y el ascenso de las fuerzas que aglutinaron la protesta en su contra (y de paso, contra Moscú). Ese paso era absolutamente necesario para cubrir de legalidad la firma de los acuerdos por parte del presidente interino, acuerdos con el FMI, EEUU y la UE que, por lo pronto, se resumen en un paquete de ayuda financiera para evitar la quiebra del país a cambio de una fuerte dosis de austeridad, en la línea de las recetas que han hecho famoso a las instituciones que conforman el Consenso de Washington.

Por si no quedara suficiente claro, el presidente de EEUU, Barak Obama, fue el primero en felicitar a los ucranianos por “hacer que se oyeran sus voces” en las elecciones presidenciales:  “A pesar de las provocaciones y la violencia, millones de ucranianos acudieron a las urnas en todo el país, e incluso en partes del este de Ucrania, donde grupos separatistas apoyados por Rusia trataron de privar de derechos a regiones enteras, algunos ucranianos valientes aún fueron capaces de emitir su voto”. Por su parte, Poroshenko  mostró su disposición a reunirse con el presidente ruso, Vladimir Putin, para hallar una salida a la crisis: “Sin la participación de Rusia, no es posible hablar de una verdadera seguridad en nuestra región. Encontraremos el formato y, desde luego, habrá encuentro con Putin”, dijo.

Además de las elecciones presidenciales, en Kiev se elegía al futuro alcalde, y tampoco ha habido sorpresas. El ex boxeador Vitali Klichkó, uno de los líderes del Euromaidán, con el 57% de los votos, será el primer regidor de la capital en primera vuelta. Sorprenden los porcentajes tan abultados que la primera experiencia post-Maidán reflejan las urnas.

Resulta irónico es que los ucranianos han elegido de forma aplastante que el próximo presidente del país sea el mismo que fue ministro de Economía con Yanukóvich, cargo al que llegó tras participar activamente en la llamada Revolución Naranja de 2004 contra Yanukovich. Medio año después, objetivo cumplido.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en elecciones, Ucrania. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ucrania confirma su salto mortal hacia atrás

  1. Pingback: Un avión comercial, daño colateral del conflicto ucraniano | La última en llegar

  2. Pingback: Ucrania, un año después del Euromaidán | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .