Ucrania: Guerra abierta en mitad de una partida de ajedrez

Si alguien pensaba que las elecciones presidenciales celebradas en Ucrania el 25 de mayo, con victoria aplastante de Petro Poroshenko en primer vuelta, iba a traer la normalidad al país, los hechos de los últimos días lo desmienten. Las zonas prorrusas del este de Ucrania se parecen, cada vez más, a un conflicto abierto entre milicias y el Ejército ucraniano, que ha subido la escalada bélica a través de bombardeos aéreos sobre la población civil. El día más mortífero, el martes, se saldó con la muerte de 300 milicianos, según fuentes de Kiev, que se sumarían a los 181 muertos durante la intervención militar.

Como señala Anatol Lieven en una crónica interesantísima, se confirma que las soluciones no son sencillas y que el silencio de las zonas prorrusas durante el Maidán, que acabó con el gobierno de Yanukovich, no sería la tónica general ante el régimen constituido en Kiev: Las fuerzas rebeldes que han tomado el control de las ciudades del este, las del habla rusa en la gran región industrial y minera, que parecen bien organizadas, tienen apoyo popular local y están respaldados implícitamente por las 40.000 tropas rusas desplegadas en la frontera con Ucrania. Otros, como Tim Judah, destacan el papel de los oligarcas locales en la financiación de la revuelta rebelde, un pronunciamiento que Moscú contempla con interés pero que no apoya explícitamente (como sí ocurrió en el referéndum y declaración de independencia de Crimea).

Después de los anuncios de que la operación seguirá en el este del país hasta conseguir los objetivos fijados, el presidente interino, Alexandr Turchínov, encargó al Consejo de Seguridad y Defensa estudiar la declaración inmediata de la ley marcial en las regiones de Donetsk y Lugansk, donde viven 6.5 millones de personas, el 15% de la población total del país. La importancia de estas regiones la describe perfectamente Tim Judah: En la región de Lugansk, los rebeldes ocupan gran parte del sur, densamente poblada e industrial, mientras que el ejército ucraniano controla el norte agrícola. En ambas, las fuerzas ucranianas se muestran incapaces de retomar zonas controladas por los rebeldes.

¿Nueva vía diplomática?

Esta semana se celebró en Bruselas la cumbre del G7, emplazamiento alternativo tras cancelarse el encuentro del G8 previsto en Sochi, que fue la primera medida adoptada por un Occidente con el pie cambiado contra Rusia tras constatarse que Moscú no iba a renunciar así como así a una línea roja en su zona de influencia.

En Bruselas, los jefes de Gobierno de las siete economías más importantes del mundo, pospusieron la adopción de nuevas medidas de sanción contra Rusia por su posición respecto a Ucrania. La cumbre del G7 significó un pasó más en el liderazgo que Barak Obama, presidente de EEUU, está adoptando respecto a Europa gracias (o debido) a la crisis ucraniana.

Por su parte, Poroshenko, cuya elección Obama definió como una “sabia decisión“, insiste en que tiene en marcha un plan de paz para poner fin a la violencia en el este del país incluiría una descentralización del poder, una amplia amnistía y la celebración de elecciones para un gobierno local. Veremos pronto sus primeros gestos después de que este sábado haya tomado posesión del cargo.

Por el momento, el todavía presidente de Ucrania y su homologo ruso, Vladimir Putin, se reunieron de manera informal aprovechando los fastos del 70 aniversario del Desembarco de Normandía. Ambos habría pedido el fin de las acciones militantes en el este del país, según confirmó el portavoz del Kremlin: “Han hablado de un rápido fin del derramamiento de sangre en el sureste de Ucrania así como de un final de las acciones militares de ambos bandos, del de las Fuerzas Armadas ucranianas y del de los seguidores de la federalización de Ucrania”. En Normandía también se celebró un encuentro informal entre Putin y Obama, el primer encuentro entre ambos tras la anexión de Crimea, y se habrían pronunciado en términos similares en torno al fin de la violencia.

Estos movimientos llegan después de constatarse que el operativo militar sigue en las regiones de Donetsk y Luganks, operativo que han apoyado los ministros de Defensa de la OTAN. No en vano, Obama, el mismo que anunció al inicio de su mandato que su país tenía otras prioridades y que volvía su atención hacia el Pacífico, se ha visto obligado a rectificar.

En una visita a Polonia, y tras reunirse con el presidente electo de Ucrania, Obama reiteró el apoyo de EEUU a Europa Central y Oriental ante cualquier amenaza: “Las naciones libres no puede permanecer neutrales ante la agresión de Rusia a Ucrania y ante las violaciones de la soberanía”. En un discurso en Varsovia, aseguró:

“Los día de los imperios, la zonas de influencia, han acabado. A las naciones más grandes no se les debe permitir que abusen de las más pequeñas ni que impongan su voluntad. Así que no vamos a legitimar el robo de territorios vecinos no aceptar la ocupación rusa de Crimea ni la violación de la soberanía de Ucrania”.

Su secretario de Defensa, Chuck Hagel, tachó de ” irresponsable” que EEUU no revise sus fuerzas en Europa tras la intervención militar rusa en Crimea. Washington anunció una inversión de 1.000 millones de dólares para refuerzos en el centro y este del continente europeo e instó a sus socios europeos de la OTAN a invertir más en defensa.

EEUU busca reforzar la presencia en territorios aliados como Polonia y las repúblicas bálticas -Lituania, Letonia y Estonia-,  que han jugado un papel fundamental durante la crisis de Ucrania, y una mayor cooperación con los Ejércitos de exrepúblicas soviéticas como Moldavia, Georgia o la propia Ucrania.

A estas alturas, parece evidente que buena parte de los asesores de Obama en materia militar y en estrategia están imbuidos del espíritu de Halford John Mackinder  y de su teoría del corazón continental, elaborada en 1919 a partir de su planteamiento de la “región pivote” (que manejó en 1904): Asia Central (con Rusia como principal actor) se convierte en la “región pivote” del mundo, inaccesible a las potencias marítimas y rodeada por un cinturón interior, en Europa y en Asia continentales, y un cinturón exterior, formado por el resto de islas y continentes.

Mackiinder

Por si acaso, EEUU ya envió 150 militares a Polonia para ejercicios militares con aviones caza F-16, aunque el presidente polaco demandó mayor presencia de la OTAN ante el riesgo de expansión ruso: “El aumento de la presencia de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en Europa del Este es necesario para disuadir de políticas de presión y agresiones contra los vecinos polacos del Este”, dijo Bronislaw Komorowski.

En este contexto, y a la espera de ver si la vía diplomática consigue sus objetivos, conviene tener en cuenta las palabras de Jack Matlock, embajador de EEUU en la URSS durante la Administración de Ronald Reagan recogido por The Nation:

La delgada esperanza de que Moscú podría evitar la intervención militar abierta en Ucrania desapareció cuando Obama, en efecto, arrojó un guante y lo desafió. Esto no fue sólo un error de juicio político-que era una falta de comprensión de la psicología humana, a menos que, por supuesto, que en realidad quería una intervención rusa, que es difícil para mí creer “.

CODA. Discurso de investidura de Petro Poroshenko como presidente de Ucrania, con menciones a la firma del Acuerdo de Asociación con la UE, que supuso el origen del Euromaidán [“Debemos hacerlo no más tarde del 27 de junio. Para mí existe un valor europeo: la solidaridad. Ucrania necesita la solidaridad como el aire”] y a la puesta en marcha para poner fin a la violencia en el este del país [“No deseo la guerra, no deseo la venganza, pese a los grandes sacrificios del pueblo ucraniano. Quiero la paz y lograré la unidad de Ucrania. Por eso comienzo mi gestión con una propuesta de plan de paz”].

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en EEUU, Obama, Ucrania, UE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .