Las empresas demoscópicas se rinden al ‘efecto Podemos’

Primeras encuestas sobre intención de voto tras las elecciones europeas y los resultados siguen en la misma dinámica instaurada el 25 de mayo: Podemos, considerado un partido irrelevante (y, por lo tanto, ausente de las estimaciones de voto de las empresas demoscópicas), irrumpe con fuerza y se coloca como tercera fuerza parlamentaria, sobrepasando con creces las expectativas de voto de UPyD y de, y sobre todo, IU.

Celeste-Tel: Podemos se convierte en un partido de aluvión

Como viene siendo habitual en los últimos meses, sólo podemos conocemos los datos del barómetro de Celeste-Tel que destaca eldiario.es. Así, la estimación, a partir de 1100 entrevistas recogidas entre los días 4 y 6 de junio, refleja cómo Podemos se asienta como tercera fuerza política con un 13.9% de los votos y entre 28-32 diputados.

CapturaCelestejunio

Es la primera vez desde que hacemos el seguimiento de los trabajos demoscópicos de Celeste-Tel que plantea un escenario similar (recordemos que ni siquiera en la estimación de cara a las generales del pasado mes de abril se barajaba la posibilidad de que Podemos entrara en las Cortes con representación). Y como los votos que recibe la formación de Pablo Iglesias deben salir de algún sitio, conviene mirar las expectativas de voto del resto de formaciones con implantación estatal.

IU quedaría como quinta fuerza parlamentaria, con un 5.6% de los votos y 13-15 diputados, -1.3 respecto al resultado que obtuvo en 2011 y nada menos que 7 puntos respecto a la estimación que le dio Celeste-Tel de cara a las elecciones generales, el pasado mes de abril.  UPyD  es una de las fuerzas políticas que sufren por la aparición de Podemos: Sigue como cuarta fuerza política, con un 5.7% de los votos, +1.1 respecto a 2011, pero se ha dejado casi 2 puntos en estimación de voto respecto al mes de abril.

En cuanto a las fuerzas mayoritarias, el PSOE obtendría el 22.3% de los votos y se quedaría por debajo de los 100 diputados (94-98), -6.6 puntos respecto al barómetro del mes de abril, que situaba a los socialista en el porcentaje de voto obtenido en 2011. Por su parte, el PP lograría el 32.3% de los votos, el mismo porcentaje que el barómetro del mes de abril, aunque -12.2 puntos respecto a los comicios de 2011.

Celeste-Tel se fija en la procedencia de los votos que recibe Podemos, y los datos son los que se esperaban: se trata de una fuerza política que recibe votos de todos los partidos situados en todo el espectro ideológico, aunque con más fuerza capta votos de electores del PSOE. Así, recibe un 32.50% de los votos socialista y un 24.50% de votos de IU. Del PP recibe un 10.10% y un 7.40% de UPYD. También recibe un 4.70% de votos de Amaiur, un 2.20% del BNG, un 2.10% del PNV y un 1.60% de Equo. Además, se queda con el 7.20% del voto de los nuevos electores y de un 5.30% del voto abstencionista.

CapturaCelestejunio2Otros datos a tener en cuenta son: la irrupción de C’s, que con el 3.67 % de los votos, lograría entre 5 y 6 asientos; ERC pasaría de 3 diputados a 7.8 (1.88% de los votos) mientras que CiU caería de los 16 diputados actuales a una horquilla de 12-13(3.02% de los votos); Compromis pasaría de un diputado a 2-3; PNV podría ganar hasta 3 de los 5 actuales; Amaiur igualaría o superaría su porcentaje actual (de 7 a 7-8 diputados), igual que CC, que podría lograr hasta 3 diputados. Equo conseguiría un diputado y la CUP otro.

Si nos fijamos en el voto directo, los resultados nos dan una idea de la ola ascendente de popularidad en la que etá inmersa Podemos desde la noche del 25 de mayo. El PP sería la fuerza más votada,con el 15.45% de los votos, seguido de PSOE (13.09%) y Podemos (11.27%). IU se quedaría en el 5.36% de intención directa de voto, con UPyD en el 3.55%.

GESOP: Podemos se queda a 31 escaños del PSOE

El trabajo del Gabinet d’Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) para El Periódico constituye un terremoto mayor de cara a la sostenibilidad del sistema político. Podemos irrumpe como tercera fuerza política, con el 15.1% de los votos y 56-58 escaños gracias al retroceso del bipartidismo y también, en cierta medida, al techo electoral que sufrirían UPYD y, sobre todo, IU.

CapturaGESOPJunio

Así, el PP obtendría en 25.6% de los votos (-19 puntos respecto a 2011) y 125-127 diputados, -3 puntos respecto al barómetro de GESOP del pasado mes de enero. A pesar e las malas expectativas de voto, Génova se puede consolar con el resultado que obtendría el PSOE, que se quedaría por debajo del 20% de estimación de voto. Los socialistas se moverían en torno al 19.4% (-9.3 puntos respecto a 2011 y -5.1 puntos respecto a la estimación de GESOP de enero) y no llega siquiera a los 90 escaños (87-89), cayendo todavía más respecto al peor resultado de su historia que obtuvo en 2011. Entre ambos sólo sumarían el 45% de los votos, una situación anómala en nuestro sistema político, donde lo habitual ha sido que entre ambas formaciones superaran con creces el 75% de la representación política.

IU pasaría a ser cuarta fuerza política, con un 8.1% de los votos(-5.1 puntos respecto a la estimación de enero) y 15-17 diputados, mientras que UPYD obtendría el 7.8% (-3.7  puntos) y entre 13 y 14 diputados. Otros datos interesantes son el 3.5% de votos que recibiría C’s (3-5 diputados); la caída de CIU a los 12-13 asientos; o la subida de ERC de 3 a 11-12 diputados con un 3.3% de los votos.

El trabajo, a partir de 1000 entrevistas recogidas entre los días 27 y 31 de mayo (en plena campaña de acercamiento al fenómeno Podemos y mientras el PSOE mostraba públicamente sus problemas internos tras la marcha de Alfredo Pérez-Rubalcaba), plantea que Podemos sería la primera fuerza en intención directa de voto (16.7%), con el PP en segundo lugar (15.1%) y el PSOE cayendo a la tercera plaza (8.3%). IU obtendría un 6.1% y UPyD un 4.8%, El 35.6% se declina por el voto en blanco (7.4%), la abstención (9.3%) o la indecisión (18.9%).

El GESOP recoge la pérdidas de votos a los grandes partidos. Así, el 31.3% del votante del PP se iría a la abstención, con un 6.8% que votaría a UPYD, un 5.8% que lo haría por C’s y un 3.1% que se decantaría por Podemos. En el caso del PSOE, los datos aún están más claros: el 25.3% se iría a la abstención pero un 26.7% lo haría por Podemos; el 6.9% se inclinaría por votar a IU y u 2% lo haría por UPyD.

Pablo Iglesias, al que conocen 9 de cada 10 votantes, es el líder mejor valorado, con un 5.4 de puntuación. Le sigue Albert Rivera (4.7 puntos), Rosa Díez (4.2); Cayo Lara (4.1), Rubalcaba (3.4) y Rajoy (3.1). Todos superan el nivel de conocimiento del 80%, excepto Rivera, al que sólo conocen 6 de cada 10 votantes.

En cuanto a las elecciones europeas, GESOP pulsa la opinión sobre el resultado de esos comicios y las estrategias que podrían plantearse a tenor de los resultados

  • El 58.7% asegura que decidió votar antes de la campaña electoral, con un 19% que dice que lo decidió durante la campaña,, un 4.2% que tomó la decisión durante la jornada de reflexión y un 15.5% que decidió votar el mismo 25 de mayo.
  • El 48.8% dice no estar satisfecho con el resultado de las elecciones, opinión mayoritaria entre los votantes del PSOE (65.9%), los de IU (54.1%) y ERC (51.2%).CapturaGESOPJunio2
  • El 58.8% señala que el fin del bipartidismo que apuntan las elecciones europeas es algo positivo, algo que comparten los votantes de todos los partidos menos los del PP (64.4% cree que es algo negativo)

CapturaGESOPJunio3

  • En cuanto a la posibilidad de la gran coalición entre PP y PSOE de la que habló en campaña el ex presidente Felipe González, el 61.1% se posiciona en contra, opinión mayoritaria entre los votantes del PSOE (71.4%); UPYD (52.9%); IU (90.5%); y Podemos (89.4%). Sí la ven positivo los votantes de PP /71.1%) y de C’s (68%).

CapturaGESOPJunio4

  • Sobre la posibilidad de conformar un frente de izquierdas, una posibilidad que hace una semana parecía ir en marcha entre Podemos, IU y Equo pero que se frenó en seco por la estrategia de IU respecto al modelo de Estado, el 51.1% se posiciona a favor, siendo la opción mayoritaria entre los votantes del PSOE (80.2%), IU (86.5%); Podemos (78%); ERC (75.6%) y, sorprendentemente, entre los votantes de CEU (64%)

CapturaGESOPjunio5

GESOP hace una extrapolación de resultados entre las europeas del 25 de mayo y las generales de 2011 y asegura que el PP mantiene la fidelidad del 44.6% de su electorado; el PSOE apenas mantiene al 37.6%; IU, al 37%; y UPyD al 30.3%. ERC logra un grado de fidelidad del 75% de sus votantes.

Consideraciones

  • Los sondeos conocidos plantean un escenario que no se había producido en nuestra vida parlamentaria y política: el sistema promovía la estabilidad partidaria y tanto IU como UPyD, por mencionar los partidos con implantación estatal, pueden dar buena cuenta de las dificultades de asentar una base electoral. GESOP plantea que la suma de PP y PSOE se queda en el 45% mientras que Celeste Tel sitúa ese porcentaje en el 54.7%.
  • Sea como fuere, es una situación inédita que ahonda en la tesis de una fragmentación del Parlamento que cae por el lado de los partidos con implantación estatal (sobre todo de los dos partidos centrales del sistema). Recordemos que los sondeos reflejan cómo siguen fuertes opciones como PNV y CiU y aumentos considerables en la intención de voto de ERC y, en menor medida, de Amaiur.
  • Esta fragmentación del voto viene siendo una constante desde que comenzamos analizar encuestas en este blog. A partir de 2013, cuando estalló el ‘caso Bárcenas’, esa fragmentación no se limitó ya sólo al PSOE, sino que se hizo extensible al PP y que mostró, a final de año, que parecía que tanto IU como UPyD habían tocado techo electoral. Ese escenario hoy nos estalla en la cara con la aparición de Podemos, formación que dio la campanada en las elecciones europeas y que, gracias a la atención mediática, ha sido presentada en sociedad al gran público.
  • La irrupción de Podemos, con un 15% de intención de voto para GESOP o un 14% para Celeste-Tel, pone patas arriba el sistema y nos aproxima, si queremos, a un escenario similar al de Grecia en 2012, con un matiz: Syriza apareció como partido de gobierno tras haberse presentado a otras elecciones (recordemos su resultado en las generales de 2009, en las europeas y locales de ese mismo año) mientras que Podemos emerge como una nueva fuerza política con probabilidades de éxito en su primera prueba en las urnas.
  • El PP se hartó de señalar que el castigo que su formación recibió en las urnas no se fue a otros partidos políticos, algo que queda matizado si nos fijamos en los datos de Celeste-Tel (con un 10% de votantes del PP que optarían ahora por Podemos) o los de GESOP  (con 12.6% del voto repartido entre UPyD y C’s, otra de las formaciones que daría la campanada, aunque su éxito queda empañado por la apisonadora Podemos).
  • Aún así, Génova se puede consolar con el destino de su rival directo, que tiene un problema directo en torno a la fidelidad de sus votantes: El 25% se decantaría pro la abstención pero el 26.7% se iría a Podemos (32.50% según la estimación de Celeste-Tel). Si tenemos en cuenta que la recogida de votos de ambos sondeos se hizo antes de la semana gloriosa en torno a la sucesión del Rey (proceso en el que se ha puesto de manifiesto ya no el alma republicana del PSOE, sino la distancia entre las posiciones sistémicas del partido y la petición de cambio de modelo de su base electoral) podemos vaticinar que las fugas de votos aún serán mayores para los socialistas  en los siguientes barómetros.
  • Algo parecido se puede decir en torno a las expectativas de voto de IU, que tras dos años y medio de oposición firme, apenas iguala los resultados obtenidos en 2011 (algo que se contradice con su éxito electoral en las europeas del 25 de mayo).

A pesar de los datos, se nos antoja difícil de creer que el escenario electoral del país haya variado de esta manera en apenas un mes, hasta el punto de plantear una situación inédita en nuestra historia democrática reciente (nunca una tercera fuerza parlamentaria consiguió más de 30 diputados).

Este escenario resulta extraño tanto en términos de participación (57.9% de participación, según Celeste Tel, -15 puntos respecto a 2011) como en relación a los efectos en los partidos del centroizquierda: se constata que el PSOE probablemente pasa por su peor momento desde 2011, pero el resultado de Podemos es aun más importante porque el tsunami afecta a otras formaciones (como IU o UPyD) y apenas tiene efecto en las expectativas de ERC y Amaiur, partidos de izquierda de referencia en Euskadi y Cataluña.

Sin embargo, lo que no tiene ningún sentido es que este tsunami se plantee por parte de una fuerza que, hasta el 25 de mayo, era totalmente irrelevante (invitamos a mirar las estimaciones de voto a Podemos en todas las encuestas que hemos reseñado desde enero) y que está inmerso en su propio proceso de constitución como plataforma política, con quejas de falta de democracia interna incluidas.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en IU, Podemos, PP, PSOE, Rajoy, Rubalcaba, Sondeos, UPyD. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Las empresas demoscópicas se rinden al ‘efecto Podemos’

  1. Pingback: Podemos es un problema, y no sólo para el PSOE | La última en llegar

  2. Pingback: Los sondeos en Cataluña asumen la brecha de las europeas | La última en llegar

  3. Pingback: La comunicación del PP en el último tramo de Legislatura | La última en llegar

  4. Pingback: Celeste Tel: Podemos desplaza definitivamente a IU | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s