Susana Díaz renuncia a Madrid. Ferraz impone su método

Susana Díaz se queda en Andalucía. La secretaria general del PSOE-A y presidenta de la Junta de Andalucía anunció, en una entrevista en la Cadena SER, su renuncia a optar a la Secretaría General en cumplimiento de la palabra dada a los andaluzas. Díaz, que lleva en el cargo apenas nueve meses, aseguró que su futuro próximo está en Andalucía, CCAA donde cree que más puede ayudar a los andaluces, al socialismo andaluz y al PSOE a nivel nacional.

Se puede leer la decisión de Susana Díaz como un portazo al ‘aparato’, sobre todo si tenemos en cuenta la decisión de los secretarios generales del PSOE en ocho CCAA de salir a empujar la candidatura de Díaz. Esa declaración, que también fue suscrita por la vieja guardia del PSOE (desde Manuel Chaves a Felipe González), se fraguó después de que Eduardo Madina, uno de los posibles candidatos a liderar el partido, pidiera primarias entre los militantes para elegir también el cargo de secretario general.

Las malas lenguas señalan que Díaz no quería someterse al escrutinio de los militantes, y eso a pesar de que la federación andaluza tiene 40.000 de los 200.000 militantes que el día 13 de julio votarán en las primarias previas al congreso extraordinario del que saldrá la dirección del PSOE del futuro.

Sea como fuere, el PSOE se aleja de la consideración de “partido del sur” sobre la que escribió Enric Juliana hace unos días en La Vanguardia, una reflexión que incide en los problemas de los socialistas para volver a ser el partido que mejor representa a España, como solía repetir Zapatero. Juliana analizaba así la preeminencia del voto socialista en el sur de España (Andalucía, CLM y Extremadura) y su debilidad en Galicia, Madrid, Cataluña o Euskadi

Antes de su anuncio, había pocas dudas de que Díaz sería la persona que se haría cargo de la Secretaría general del PSOE tras el anuncio de retirada de Alfredo Pérez-Rubalcaba. En las quinielas, parecía como la persona más indicada para pilotar esta nueva etapa de travesía en el desierto de los socialistas por varios motivos:

  • Porque lidera la federación más potente de España y una de las dos CCAA, junto a Asturias, que se salvaron del tsunami azul de las elecciones autonómicas. Sus resultados en las europeas, en las que Andalucía aportó una cuarta parte del voto que recibió el PSOE a nivel nacional, sirvió para apuntalar su liderazgo.
  • Su juventud: tiene 39 años y, aunque es una persona que ha crecido al calor del partido, se inserta en la próxima generación que habrá de dirigir el partido tras la retirada de la vieja guardia.
  • No está conectada a los casos de presunta corrupción que salpican al partido y que ha propiciado la imputación de los dos últimos ex presidentes de la Junta (uno de ellos, por cierto, padrino político de Susana Díaz)
  • Es mujer, valor a destacar en un partido que hizo gala de la igualdad (especialmente durante la dirección de Rodríguez Zapatero) y que sitúo como cabeza de lista a una mujer, Elena Valenciano.
  • Ha aglutinado a todo el socialismo andaluz bajo sus siglas, un trabajo nada sencillo si tenemos en cuenta cómo se marcharon Manuel Chaves y su mano derecha, Gaspar Zarrías, y las tensiones durante la etapa en la que José Antonio Griñán se hizo cargo del partido en Andalucía.

Por estas razones, y ante el erial que representa un PSOE con mucho más movimiento interno del que sugieren declaraciones de algunos de los protagonistas, los ‘barones’ de todas las CCAA, salvo Asturias y Extremadura, orquestaron una salida en tromba para señalar a Susana Díaz como la persona indicada para tomar las riendas del partido. Y eso a pesar de un pecado de origen en el liderazgo de la presidenta de la Junta andaluza: No ha ganado unas elecciones como cabeza de lista del PSOE-A y accedió a su cargo tras arrasar en la consecución de avales de los delegados (lo que le permitió eludir las primarias) y tendría que compatibilizar el cargo de secretaria general con el gobierno de una CCAA de la importancia de Andalucía, tanto en términos territoriales y de población como de símbolo para el socialismo.

Tras la retirada de Díaz, que casi todos consideran táctica, queda el vacío. A estas alturas, todas las quinielas pasan por la competición entre:

  • José Antonio Pérez Tapias, de Izquierda Socialista y único aspirante que ha mostrado públicamente su disposición a participar en las primarias. Tiene pocas opciones de conseguir los avales. Uno de sus apoyos más conocidos es Beatriz Talegón.
  • Alberto Sotillos, militante del PSM, ex responsable de redes de Tomás Gómez e hijo de Eduardo Sotillos (portavoz de Felipe González y una de las cabezas más amuebladas de la zona gris del partido). Se ha caracterizado por una crítica permanente a las decisiones adoptadas desde Ferraz desde su cuenta de Twitter y en sus intervenciones en tertulias políticas (sobre todo en programas de la Conferencia Episcopal). Su candidatura podría hacer daño, sobre todo, a Pedro Sánchez.
  • Pedro Sánchez, diputado del PSOE por Madrid y uno de los hombres del ex vicesecretario general José Blanco, a su vez mano derecha de José Luis Rodríguez Zapatero. Ha mostrado su disposición a competir y Susana Díaz dijo públicamente que ha mantenido conversaciones telefónicas con él (lo que algunos interpretan como un apoyo implícito del PSOE-A)
  • Eduardo Madina, de la federación del PSE, muy cercano al ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, aunque hay voces que apuntan a que éste se habría alejado de Madina para acercarse a Susana Díaz. Fue el primero que habló de las primarias para elegir al secretario general, lo que le acerca a la posición de las bases del partido, cada vez más críticas con posiciones del partido en temas como el referéndum sobre el modelo de Estado. Su posicionamiento público (cercano a las tesis de Ferraz) podría haberle alejado de la presidenta de la Junta.
  • El miércoles, El País publicó que la actual portavoz parlamentaria del PSOE, Soraya Rodríguez, estaría pensando dar el paso para tomar las riendas de partido. Por su parte, elplural.com contó que también Juan Fernando López Aguilar, ex ministro del PSOE, estaría sopesando también presentarse, decisión que el protagonista matizaba desde su cuenta de Twitter.

A falta de la irrupción de un mirlo blanco –una vez descartado Patxi López, en las quinielas tras filtrarse la comida que mantuvo el martes con Susana Díaz celebraron en Sevilla-, Sánchez y Madina constituyen las opciones más firmes para ganar las primarias para dirigir el partido que arrancan este viernes, con el inicio del plazo para reunir 9.874 avales y formalizar así la candidatura. Ferraz consigue así conjugar los designios del ‘aparato’ [no en vano, ambos forman parte del mismo, como confirma su voto afirmativo a la Ley de Abdicación pese a confesarse republicanos] y eso se consigue de forma complementaria a los deseos de las bases. Entre sus hitos:

  • Ambos son jóvenes. Sánchez tiene 42 años y Madina, 38. Recordemos que Zapatero accedió a la Secretaría General con 40 años.
  • Sánchez tiene una carrera profesional como economista y profesor universitario, mientras que la trayectoria de Madina (licenciado en Historia) se ha vinculado siempre al PSOE. Aunque tienen un perfil de vinculación directa con el partido desde hace años, carecen de rémoras con el pasado cercano del PSOE. Por ejemplo, ninguno formó parte de los Gobiernos de Zapatero.
  • Madina fue mano derecha de Rubalcaba en el Grupo Parlamentario Socialista desde 2009 como secretario general. También ha sido objeto de críticas desde la derecha (particularmente desde sus medios afines) por defender posiciones en torno al fin del terrorismo incompatibles con la doctrina de la AVT. Madina fue víctima de ETA en 2002. A partir de ese momento, ha sido uno de los hombres que aparecieron al lado de Patxi López.
  • Pedro Sánchez ha sido un gran desconocido hasta que, hace unos meses, se habló de él como el “tapado” de Ferraz para tomar las riendas del partido. Formó parte del equipo de José Blanco (en el que también figuran Antonio Hernando y Óscar López), quizás el secretario general que mayor control tuvo de las federaciones
  • Ambos usan con profusión sus perfiles en Twitter. Pedro Sánchez, además, volcaba sus opiniones en su blog [ http://www.enelmismobarco.es/ ], aunque la última entrada corresponde a finales de marzo.
  • Tanto Sánchez como Madina se caracterizan por una buena relación con los medios de comunicación: el diputado madrileño aprovecha su telegenia con exposiciones frecuentes en Cuatro mientras que Madina ha sido una de las caras permanentes de la tertulia de políticos que la SER organiza semanalmente (antes, los sábados; ahora, como sección fija de Hora 25).

Tanto Madina como Sánchez conocen el partido a la perfección, como han demostrado a lo largo de meses de trabajo más o menos público. Además, Rubalcaba podría hacer gala de la fama de conspirador que algunos medios de comunicación proyectan sobre él y colocar en la línea de salía a dos personas que, en la práctica, forman parte de su misma filosofía política: Consideran que el PSOE, antes de defender sus intereses partidistas, debe comportarse como un partido de Estado, aunque eso suponga dinamitar todas sus opciones a corto y medio plazo.

Sobra decir que estos movimientos se enmarcan en la elección de la dirección del partido. En unos meses asistiremos a un proceso similar cuando se trate de elegir al cabeza de lista para las elecciones generales (aunque ya se abrió la puerta a celebrar unas primarias a la italiana y francesa, con la apertura del proceso a simpatizantes). Entonces podrían entrar, además de Madina y Sánchez, Carme Chacón (apoyada por Planeta y, sobre todo, por La Sexta) y, tal vez, Susana Díaz (aunque para eso tendría que adelantar las elecciones andaluzas y ganarlas con solvencia). Enfrente, si todo sigue su curso, estará Mariano Rajoy como exponente de la generación política que el PSOE trata de jubilar estas semanas, un escenario que hace pensar en que, en algún momento, Génova podría poner en marcha una maquinaria de renovación similar.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en PSOE. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Susana Díaz renuncia a Madrid. Ferraz impone su método

  1. Pingback: Las bases socialistas se reivindican como conservadoras | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s