Irak: Guerra abierta y protagonismo iraní inesperado

El presidente de EEUU, Barak Obama, debe estar reflexionando estos días mucho sobre el karma. Tras anunciar inversiones millonarias en Europa para contener –aún no se sabe de qué forma- la influencia rusa en el este de Europa, Obama se ve obligado estos días a volver a mirar de Irak, un país del que había anunciado la retirada de las tropas en 2011 y que voy vuelve a desangrarse.

Hace unos días escribimos a propósito del avance del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS) sobre el norte de Irak (tras asentarse en el oeste). Hoy, ese avance sin apenas resistencia se ha enquistado en torno a Bagdad, donde se libran combates entre milicianos yihadistas y voluntarios chíies procedentes del sur del país, con la ayuda de la Guardia republicana iraní, que estos días presta una ayuda al gobierno de Al Maliki impensable si se tiene en cuenta la guerra entre ambos países entre 1980-1988.

El presidente iraní, Hasan Rohani, que ha mostrado la disposición de Teherán a intervenir si surge alguna amenaza en su frontera, ha negado que Teherán haya enviado militares al país vecino. Sin embargo, medios como The Wall Street Journal, la CNN o la BBC ya han contado la presencia de uniformados de los Guardias de la Revolución en Kirkuk y que el máximo jefe de sus unidades de élite, el general Qassem Suleimani se encuentra en Bagdad.

Ésta es la sucesión de acontecimientos desde el jueves de un conflicto que vuelve a convertirse en una guerra sectaria, como la que atravesó el país entre 2006-2007 y que se frenó por el viraje de los líderes tribales a las posiciones defendidas por EEUU (en detrimento de opciones como las del ISIS, por cierto):

  • Sorprende el avance imparable del ISIS sobre Mosul y Tikrit (la ciudad natal de Sadam Husein, frenado en último extremo por la delegación de Guardianes de la Revolución enviados por Teherán, la máxima autoridad chií de Irak). De ahí que sea de recibo volver a hablar del ISIS, sobre todo cuando se confirma que su avance se parece mucho más al de un Ejército que al de una red terrorista [este análisis procede de Alex Bilger. en el Instituto para el Estudio de la Guerra mencionado por The New York Times ]. Eso sin tener en cuenta el apoyo entre la población civil y líderes tribales. Según el mencionado artículo de NYT, el ISIS en Irak se habría asociado al Baath (el partido de Sadam Hussein) y a otras milicias tribales, muy descontentas con el régimen iraquí. Hassan Abu Hanieh, experto jordano en grupos islámicos, lo resume perfectamente: El ISIS ha sido capaz de sacar provecho de la ira generalizada y basar su identidad en la lucha contra los chiíes.
  • Otro análisis interesante, esta vez en Al Jazeera, pone el énfasis en la escisión del ISIS de Al Qaeda, con argumentos como que la red que lidera al Zawahiri ya no se considera la mejor plataforma para impulsar la yihad y establecer un Estado islámico. Resulta clarificador cómo el ISIS se proyecta como una organización adecuada al siglo XXI (y de ahí el uso como cauce de propaganda de Twitter y Facebook) frente a Al Qaeda.
  • Éste es el mapa militar [fuente AFP]BqLxnGgCIAA5zM5
  • Como la vida está llena de ironías, he aquí otra más. Uno de los lugartenientes del ISIS es Abu Umar al-Shishani, el líder de un nutrido grupo de chechenos que habría combatido en Siria desde 2012 y 2013 con la intención de ayudar a implantar el califato y extender sus ramificaciones hacia el Cáucaso.
  • El ayatolá Ali al Sistani, llamó a la “yihad” contra los insurgentes del ISIS: “Los ciudadanos que puedan empuñar un arma para combatir a los terroristas y defender su país, su pueblo y los lugares santos, deben presentarse voluntarios y apuntarse a las fuerzas de seguridad para llevar a cabo ese objetivo sagrado”, instó Sistani durante la plegaria del viernes.
  • A partir del anuncio, y ante la incapacidad del Ejército iraquí, miles de voluntarios se desplazaron hacia el norte del país para proteger Nayaf y Kerbala (las dos ciudades santas del chiismo). Al mismo tiempo, los civiles abandonaban en masa las ciudades tomadas por el ISIS. La ONU ya maneja la cifra del millón de desplazados.
  • Los ulemas suníes de Irak instaron a la formación de un gobierno de coalición nacional en el país, que represente a todas las religiones y etnias y esté basado en prácticas democráticas. En una entrevista con EFE, el portavoz de la Asociación de los Ulemas de Irak, Mohamed Bachar al Faidi, aseguró los rasgos de ese gobierno: Debe “representar a todas las religiones y etnias iraquíes para construir un proyecto político basado en elecciones democráticas y la alternancia en el poder, y no en una división sectaria”.  Mohamed Bachar al Faidi, que reside en Jordania arremetió contra el llamamiento de Al Sistani porque, en su opinión, el Gobierno de Al Maliki ha cometido injusticias contra suníes y chiíes (60% de la población iraquí).
  • La guerra es una oportunidad para la propaganda, oportunidad que se multiplica por mil gracias al altavoz de las redes sociales. Por este motivo, hace unos días, el gobierno de Badgad decidió bloquear las principales redes sociales en un intento de evitar que ISIS pueda reclutar más milicianos.
  • También se intenta controlar la información que se puede difundir a través de este canal. Gracias a tuiteros nos enteramos de la deserción de centenares de soldados del Ejército iraquí tras la toma de Mosul. También gracias a perfiles de personas vinculados al ISIS se están difundiendo imágenes de ejecuciones. De acuerdo con la versión de los yihadistas suníes, se habría ejecutado ya a 1700 soldados iraquíes, al tiempo que se difunden fotografías cuya autenticidad es difícil de comprobar.BqL87lBCYAAktQY
  • Por su parte, el Ejército iraquí informó de que en las últimas horas ha matado a 279 “terroristas”, denominación que se otorga a todos los militantes del ISIS (aunque en muchos casos esos militantes sean suníes que se alistan en respuesta a lo que consideran un trato discriminatorio a su comunidad por parte del Gobierno de Bagdad). Estas muertes se habían producido en ataques en las provincias de Saladino (al norte de Bagdad), Diyala (este) y Nínive (norte).
  • Durante la ofensiva sobre el norte de Irak, la Casa Blanca se ha limitado a expresar que prestará toda la ayuda que necesite el Gobierno de Al Maliki para combatir el terrorismo. Por el momento, Barak Obama descartó volver a poner tropas sobre el terreno (lo que vendría a certificar el error de la retirada del país, un error que nace del error mismo de la intervención en 2003 para derrocar a Sadam Hussein) aunque ya ha enviado un portaaviones al Golfo Pérsico: “La presencia naval estadounidense en el golfo Pérsico continúa el apoyo de nuestros compromisos de largo plazo con la seguridad y la estabilidad, confirmó el secretario de Estado de Defensa.
  • El domingo por la noche, EEUU desalojó a casi todo su personal de la embajada de Bagdad. Una parte habría sido enviado a Erbil, la capital del Estado kurdo, y otra parte se habría remitido a Basra, al sur del país.
  • El ex primer ministro británico Tony Blair negó que el avance de los insurgentes en Irak se deba a la invasión de ese país en 2003. Blair, protagonista junto a George Bush, José María Aznar y Durao Barroso de la reunión de las Azores que decidió la intervención sobre Irak, considera que lo que se vive estos días en Irak es el resultado “predecible” del fracaso de Occidente para intervenir en el conflicto de Siria y ante la política sectaria de Nuri Al Maliki. Así, definió como “estrambóticos” los argumentos que consideran que Irak sería hoy un país más estable y pacífico si no hubiera sido ocupado en 2003

Hasta el momento, Durao Barroso, el cuarto protagonista de aquella foto infame y el único que sigue en activo en la política internacional (todavía como presidente de la Comisión Europea), ha tenido la prudencia de guardar silencio ante el estallido de una bomba de relojería que lleva activa desde la intervención  en Irak.

El enfrentamiento sectario siempre estuvo sobre la mesa como la opción más probable a la que se dirigía el nuevo Irak, una guerra aderezada por el cambio de posiciones entre las minorías y las mayorías de un país vendido al mejor postor y sometido a las recetas neoliberales del FMI y otros organismos internacionales. La decisión de apoyarse en la comunidad chií y kurda contra la sunní (presente en todo el entramado institucional de la era Sadam Hussein) ha derivado, precisamente, en la percepción de una discriminación institucionalizada.

Ante este escenario, de nuevo, se vuelve a poner sobre la mesa la partición de Irak en tres provincias: suníes en el oeste y el noroeste; los kurdos en el noreste (una realidad que ya funciona en la práctica, como se ha demostrado con la venta de petróleo directamente a través de Turquía y durante el avance del ISIS); y los chiíes en el centro y el sur, rico en petróleo.  1402765801_115263_1402770663_sumario_normal

CODA. A estas alturas, parece que uno de los grandes vencedores de la crisis iraquí puede ser Irán, país que se encuentra inmerso en las negociaciones con el P5+1 (integrado por China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Rusia, más Alemania) sobre su programa nuclear. Según el ministro de Relaciones exteriores iraní, Teherán habría propuesto en la última reunión un programa nuclear sin fines bélicos. Así, se garantizaría que el régimen no se reserva uranio empobrecido con capacidad de desarrollarse con fines bélicos. Rohaní avanzó que espera que el 15 de julio se llegue a un acuerdo definitivo sobre el programa nuclear iraní, un acuerdo que implicará el levantamiento del embargo de exportación de crudo.

CODA 2. En EEUU, hay quien tiene muy claro que el responsable de la situación en Irak y en Oriente Próximo es Barak Obama y  su política exterior basada en la (teoría) de la paloma (de la paz). Durante su mandato, en el que manifestó su interés por virar la política exterior hacia Asia y el Pacífico se ha saldado con un problema en Ucrania, cuya gravedad sube cada día, y con una notable pérdida de influencia en varios gobernantes de la zona (por su patrocinio nada encubierto de las ‘primaveras’), sin contar con la relación gélida que mantiene con Turquía. He aquí una muestra de los argumentos vertidos en medios republicanos, recopilada por The Nation:

También resulta interesante el análisis de Gregg Mitchells del mapa mediático en torno a la intervención militar (con drones, a ser posible). Como casi siempre, sin sorpresas.

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en transición
Esta entrada fue publicada en EEUU, Irak. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .