La situación de enquista en Ucrania

A pesar de que los ojos del mundo hoy estén vueltos a Irak, Ucrania sigue siendo noticia al cumplirse dos años meses de la operación militar desplegada en Kiev en el este del país, convertido ya en un escenario de guerra, y ante los movimientos diplomáticos que confirman, por si alguien tenía alguna duda, que Moscú controla el grifo de entrada del gas que hace funcionar la maquinaria de los países situados en el centro y este de Europa.

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, presentará esta semana en la Rada Suprema una ley de enmienda a la Constitución sobre la descentralización de poderes. El presidente del Parlamento, Oleksandr Turchinov, confirmó este extremo y avanzó que la reforma pasa por la “descentralización del poder”, tal y como avanzó Poroshenko en su discurso de investidura (las otras referencias para frenar la violencia en el este del país, garantías para el estatus del ruso -dilapidada por el gobierno interino surgido del Maidán- y el respeto por las especificidades de las distintas regiones). El objetivo, frenar la rebelión prorrusa que, tras la independencia de Crimea, estalló en Donetsk y Lugansk

El consorcio gasístico ruso Gazprom anunció el paso a un sistema de pago por adelantado de los suministros de gas a Ucrania, lo que supone el corte inmediato del bombeo de combustible al vecino país. Según Gazprom, se mantiene el suministro de gas hacia Europa a través de oleoductos ucranianos.

Gazprom

Kiev ya ha constatado que el grifo del gas ruso se cortó el lunes por la mañana. El primer ministro de Ucrania, Arseny Yatseniuk, que a finales de la semana pasada dio la orden de prepararse ante esta decisión en clave energética, acusó a Moscú de tener un plan para destruir el país. De fondo, Yatseniuk se refirió a los efectos de la situación tras la independencia de Crimea y la revuelta en el este del país en la política energética de ucrania [no olvidemos los yacimientos de gas en el Mar Negro y las sospechas de la existencia de yacimientos en las regiones de Dnepropetrovsk, Donetsk y Járkov].

La decisión llegó después de que el domingo por la noche acaba sin acuerdo la reunión entre los gobiernos de Rusia y Ucrania, con mediación de la UE, sobre las deudas de gas atrasadas que Kiev debe a Gazprom. Por si quedara alguna duda, he aquí el mapa de la dependencia europea del gas ruso, gráfico con el que se entiende, si cabe, menos la posición de la UE en este conflicto:

BqQMNFJIIAAmZRC

Moscú exigía el pago de 1440 millones de euros de los 3.290 millones que adeuda Kiev antes de las 8 horas del lunes, abono que no se ejecutó . Además del impacto en las relaciones bilaterales y en el futuro energético de Ucrania, esta decisión no es ninguna broma si tenemos en cuenta que, durante los días más fríos del Maidán, las protestas se realizaron con -20 grados en la calle.

Mientras, la operación que puso en marcha Kiev en el este del país contra elementos catalogados de “terroristas” sigue en marcha, con apoyo del Ejército ruso y con un ejército de paramilitares (muchos de ellos neofascistas procedentes de países como Suecia o Italia). Poroshenko aseguró que habrá un alto el fuego sólo después de que se haya recuperado el control de la frontera con Rusia. Sin embargo, el miércoles, el presidente de Ucrania anunció que decretará un alto el fuego unilateral como parte de su plan de paz para las regiones surorientales. El anuncio llegó tras mantener una conversación telefónica con Vladimir Putin.

Se suele afirmar que la primera baja de una guerra es la verdad. En este caso, además del intento de enmarañar a los protagonistas del conflicto, asistimos a una batalla por la propaganda de ambos bandos. Así, las bajas entre los grupos paramilitares apenas se publicitan –quizás porque no las hay-. No ocurre lo mismo con las muertes de militares ucranianos. Este fin de semana, un helicóptero con 49 militares del Ejército de Kiev fue derribado por milicianos rebeldes en Donetsk. Horas después, una multitud, vinculada con los grupos fuertes del Maidán, rodearon la embajada rusa en Kiev, y destrozaron vehículos empleados por la delegación rusa. El Consejo de Seguridad de la ONU se negó a reunirse para condenar esta acción.

Poroshenko, que prometió una respuesta proporcionada a la afrenta, parece acelerar las órdenes para pacificar la zona, al tiempo que se denuncia la incursión de tanques rusos en Ucrania. Vladimir Putin se quejó de lo mismo.

El Ejército de Kiev habla de la muerte de 50 prorrusos en las últimas 24 horas, que se suman a las 100 bajas reconocidas el domingo en la provincia de Schasti. Oficialmente, las autoridades ucranianas hablan de un centenar de soldados caídos en combate en combate, mientras que eleva a 257 la cifra de civiles muertos, entre ellos 14 niños  (una cifra ridícula si se tiene en cuenta el caudal de noticias). Según la ONU, son 356 las personas que han muerto en el conflicto, cifra a la que se llega a partir de datos recabados por el grupo de observadores establecidos por Naciones Unidas para evaluar las violaciones a los derechos humanos perpetradas en el país. Durante días, se denunció el uso de armas químicas contra civiles, un extremo que nosotros no nos atrevemos a asegurar.

El sábado, el Ministerio de Defensa ucraniano informó de la muerte de 250 insurgentes prorrusos en apenas 24 horas, mientras la comisaria europea de Ayuda Humanitaria llamó a las partes implicadas en el conflicto ucraniano a que hagan lo necesario para “proteger a los civiles”: “Estoy gravemente preocupada por los últimos acontecimientos en la región este de Ucrania, especialmente cuando civiles inocentes, incluidos mujeres y niños, se ven implicados en fuego cruzado y lo pagan con sus vidas”, declaró.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Rusia, Ucrania, UE. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La situación de enquista en Ucrania

  1. Pingback: Un avión comercial, daño colateral del conflicto ucraniano | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s