Artillería para frenar a Podemos

Se agudizan los movimientos para dar respuesta al escenario que apuntaron las elecciones europeas de mayo y que se plasman en todos los sondeos sobre intención de voto que se publican desde entonces. Podemos emerge como la formación política de moda, en buena medida gracias al carisma de Pablo Iglesias, elegido como el candidato de la Izquierda Unitaria Europea en el PE para presidir la Eurocámara.

Este martes, en su primer discurso ante el plenario, defendió las líneas maestras del discurso que le hizo ganar el 25 de mayo 1.2 millones de votos y que le sitúa como el éxito político de la temporada en detrimento de IU, UPyD y, sobre todo, el PSOE. Éstas fueron las referencias en su discurso:

PodemosDiscurso

La aparente luna de miel que vive Podemos con la sociedad pilota sobre un discurso que se entiende en la calle y que se traslada mediante dos ejes: una presencia masiva en las redes sociales (en Twitter llegaron a colocar este lunes el hashtag  como trending topic en España durante horas) y  gracias a un atención desmedida en los medios de comunicación tradicionales, divididos en dos grupos:

  • Por un lado, se encuentran los partidarios de actuar como altavoz de las críticas de Podemos contra el sistema político y sus representantes. La Sexta es la principal plataforma en la que aparecen, a diario, distintos miembros de Podemos, apariciones que se distribuyen también en Cuatro  (particularmente en el programa Las Mañanas) y en otros programas de Tele 5. Este lunes, en un programa apolítico como Hable con ellas, Iglesias fue el motivo de una acalorada discusión entre Bertín Osborne y Beatriz Montañez por el papel de Iglesias en relación a Venezuela.
  • Por otro, están los medios y comentaristas políticos que, sin apenas argumentos, se han lanzado a la caza del populismo que, según ellos, impregna toda la actuación de la formación política  a la que acusan de lanzar propuestas electorales de imposible cumplimiento o que vinculan a las caras visibles de la formación con Venezuela o Irán. Sorprendentemente, esta crítica procede, sobre todo, del PP y medios afines, que afrontan el último tramo de la legislatura sin haber cumplido ni una sola de las promesas electorales que reunieron en su escaso programa electoral en los comicios de 2011.

En este contexto se enmarca la portada de El Mundo de este lunes, en la que vinculaba a Iglesias con el colectivo de atención de presos de ETA Herrira, vínculo que se basaba en documentación policial filtrada al medio que dirige Casimiro García-Abadillo, que asume así la tesis de que todo lo que cuestione el establishment es ETA.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tal fue el ridículo de esta primera plana, que no hace sino poner en evidencia los nervios que hay en determinadas instancias al efecto Podemos, que no tardaron en salir parodias de la primera plana del diario de Unidad Editorial, el mismo que en su día montó una teoría de la conspiración en torno a los atentados del 11M para vincular a ETA con la matanza.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El lunes, en la Cadena SER, José María Izquierdo, uno de los tótems de Prisa, hablaba e la campaña de publicidad gratuita que los medios de la derecha estaba haciendo a Podemos, olvidándose también, por cierto, de la contribución que El País hizo en su momento, antes de darse cuenta de que la campaña en torno a Podemos podía animar a las bases electorales del PP a acudir a las urnas pero, a su vez, estaba haciendo un flaco favor a otras opciones políticas, directamente perjudicadas por la fuga de votos a la formación de Iglesias.

También desde el Gobierno se han puesto manos a la obra para frenar la sangría de votos de las europeas, hundimiento electoral que ha pasado desapercibido por la situación interna que vive el PSOE pero que puede sepultar las opciones de los ‘populares’ en las elecciones locales y autonómicas de 2015, en las que peligran feudos como Madrid (tanto Ayuntamiento como Comunidad) y la Comunidad Valenciana, donde una coalición de partidos podría expulsar al PP de una Administración que controla desde 1995.

Tras la reforma fiscal, con la bajada de impuestos con matices ya amortizada, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha situado la regeneración democrática como uno de los puntales de lo que queda de legislatura. En la reunión del Comité ejecutivo del PP, planteó ante los suyos la necesidad de situar sobre la mesa asuntos como la reducción de aforados (tras el aforamiento exprés del rey Juan Carlos); la fusión de ayuntamientos (medida que tuvo mucha fuerza en 2012 y que se dejó en un cajón por la oposición de los alcaldes del PP); la reducción de diputados autonómicos (en la senda abierta por Castilla-La Mancha y que pretenden seguir Baleares y Galicia); la elección directa de los alcaldes; y, sobre todo, que la lista más votada a nivel municipal sea la que asuma el cargo aunque sea en flagrante minoría.

El PP, que se mostró dispuesto a debatir sobre estas cuestiones con el resto de formaciones, asumió estos cambios como factibles porque no necesitan de una reforma constitucional. Al mismo tiempo, evidenció una de las preocupaciones a las que se enfrenta, después de protagonizar tres años de soledad parlamentaria en las Cortes, en las CCAA en las que gobierna y en los consistorios, en buena medida por su tentación de aplicar el rodillo de la mayoría absoluta (absolutísima en algunos casos) en aras de cumplir con Bruselas.

Esa manera de gobernar a todos los niveles de la administración ha derivado en la ruptura de casi todos los puentes  de diálogo con las formaciones que en otros momentos le prestaron ayuda parlamentaria en Madrid. Ahí está el caso de CC, de uñas con el PP por las prospecciones en Canarias; del PNV, que está en otra guerra tras la desaparición de ETA; o de CiU, que antepone la consulta soberanista sobre cualquier acuerdo en Madrid.

En este contexto de fuerte crítica a los partidos centrales del sistema, a los populares parece no quedarle más aliados que el PSOE, que sigue en su estrategia de actuar con sentido de Estado, aunque eso signifique minar todas las posibilidades de diferenciarse del PP.  Por si fuera poco, ahí están las loas del Grupo Popular Europeo tras haber votado juntos la elección de Martin Schulz como presidente del Parlamento Europeo como primera parte del acuerdo que llevará a Juncker a presidir la Comisión.

Así, parece que Génova ha comenzado a echar sus cuentas y parece ser consciente de que una sangría de votos en mayo de 2015 puede agudizarse aún más con la pérdida de ayuntamientos y gobiernos regionales simbólicos para el poder popular, y eso a pesar de ser la fuerza más votada, como bien puede ocurrir en Madrid o Valencia. Es por este motivo que Rajoy ha defendido que sea alcalde l que vota el pueblo y no una coalición de ‘cinco que han perdido las elecciones’, un discurso que quizás cale en un sector importante de la sociedad, inmune a la evidencia que plantea un escenario de este tipo: la incapacidad para llegar a acuerdos por parte de la fuerza más votada.

No es la primera vez que el PP ofrece regeneración democrática para volver a conectar con la sociedad. Hace cinco años, cuando estalló el caso Gürtel, aprobó un código de buenas prácticas que bien se puede usar como papel para envolver pescado. No sólo no se ha aplicado, sino que Génova ha empeñado la recuperación de su imagen a lo que ocurra en la vía judicial, inmune al daño que pueda hacer a las instituciones la presencia de la policía en su sede central, cuyas obras se podrían haber pagado en b, o que el actual presidente del Gobierno y buena parte de la cúpula nacional hubiera estado cobrando años sobresueldos -aún no sabemos si fiscalizados-.

Pocos meses después de llegar a la Moncloa, Soraya Sáenz de Santamaría fue la encargada de liderar una ofensiva para ganar en regeneración y en transparencia de la Administración, ideas que defendió durante el otoño de 2012 y que fueron ejes del discurso de Mariano Rajoy durante el debate sobre el estado de la nación de 2013, en pleno tsunami del caso Bárcenas.

Las grandes palabras se plasmaron en un plan nacional que se ejecutó a su vez en dos anteproyectos dirigidos a combatir la corrupción en los partidos políticos y que incluían, por ejemplo, la prohibición de donaciones de personas jurídicas o la prohibición de las entidades bancarias a condonar la deuda de las formaciones políticas. En esta línea se entiende también el aviso de Alberto Fabra a los suyos en Valencia: No habrá imputados en las listas que presente la formación en los comicios de mayo de 2015, declaración que se contradice con el aluvión de datos que apuntan a mala praxis (hasta que se demuestre lo contrario) de Juan Cotino, presidente de Les Corts, o de Sonia Castedo, alcaldesa de Alicante.

Parece que se aplica uno de los lemas más conocidos del 15M: “El miedo comienza a cambiar de lado”.

CODA. Ironías de la vida. Rajoy decide que la regeneración democrática es lo primero al mismo tiempo que se conoce que Nicolas Sarkozy resultó retenido en una comisaría de policía de París durante horas. El ex presidente galo fue interrogado sobre su papel en el caso de financiación ilegal con el que la UMP financió la campaña de las elecciones presidenciales de 2007, una cita que habría contado con dinero, por ejemplo, del malogrado líder libo Muhamar Gadafi. En Génova deben todavía escucharse las carcajadas ante la situación en la que queda Sarkozy, que lleva meses amagando con volver a la política para intentar reconstruir las piezas rotas del partido de la derecha. Debería haber seguido los consejos de sus homólogos españoles.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en caso Bárcenas, Democracia, El Mundo, elecciones, ETA, Gobierno, Periodismo, Podemos, PP, Rajoy. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Artillería para frenar a Podemos

  1. Pingback: La comunicación del PP en el último tramo de Legislatura | La última en llegar

  2. Pingback: Guerra sucia contra Guanyem y Podemos | La última en llegar

  3. Pingback: Podemos, el asalto del cielo y el nerviosismo de Madrid | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s