Oriente Próximo, un avispero cada vez más complicado

Ya es oficial. El conflicto entre Israel y Palestina presenta estos días un nuevo episodio de aumento de la violencia que, de nuevo, nos lleva a dirigir la atención a la zona y, sobre todo, a la posición adoptada por el Gobierno israelí, que vuelve a demostrar que desconoce argumentos como Estado de derecho, proporcionalidad o ausencia de venganza en su respuesta.

El lunes se hallaron los cadáveres de tres estudiantes judíos secuestrados hace casi tres semanas cuando hacían autostop en Cisjordania. Dos tenían 16 años y otro 19, y su secuestro, que desde el primer momento se atribuyó a Hamás, que buscaría un canje de prisioneros, derivó en una operación militar para encontrarles, operación que se saldó con bombardeos sobre Gaza, con la muerte de seis palestinos y con la detención de 600 más, a menudo sin más relación que la mera sospecha.

De nuevo, tras conocerse la noticia, el Gobierno de Netanyahu atribuyó la responsabilidad de estas muertes a Hamás, que hace apenas unos meses pactó con Al Fatah la formación de un gobierno de unidad nacional. La valoración del ministro de Defensa israelí constituye uno de los mejores ejemplos de la irresponsabilidad gubernamental: “Eyal, Gilad y Naftalí fueron secuestrados y asesinados por unos desalmados sólo por el hecho de ser judíos. Fueron asesinados a sangre fría (…) por aquellos que enarbolan la bandera de una guerra de desgaste diaria contra nosotros”.

El Ejecutivo convocó una reunión de urgencia de su gabinete de crisis para ordenar la habitual respuesta equilibrada que las autoridades israelíes manejan en situaciones de este tipo: con la habitual ausencia de cualquier señal de Estado de derecho, bombardearon las viviendas de supuestos militantes de Hamás en Gaza.

Al mismo tiempo, Gobierno y medios de comunicación alentaron concentraciones multitudinarias que tuvieron su reflejo directo en los funerales de los tres chicos asesinados, que aparecieron muertos cerca de Hebrón. En un hecho insólito, incluso el primer ministro, Benjamin Netanyahu, asistió al funeral mientras se avisaba de que la respuesta contra los palestinos aún se debatía en los órganos jurisdiccionales habituales. Horas después, un adolescente palestino de 16 años fue secuestrado en Jerusalén. Su cuerpo fue hallado después en un bosque, tras haber sido apaleado y quemado.

En mitad de llamamientos a la calma, que apuntaban a una supuesta venganza entre facciones palestinas, las cámaras de seguridad mostraron que el chico había sido obligado a subir en un coche conducido por ultranacionalistas judíos, que han decidido tomarse la justicia por su mano. Estas reacciones, que el primer ministro israelí condenó el miércoles, han venido acompañada de conatos de linchamientos de palestinos a manos de ultranacionalistas hebreos en Jerusalén y de campañas contra los árabes de la parte más fanatizada de la juventud sinionista, que se ha movilizado al grito de “Hating Arabs isn’t racism, its values!”, expresión que recogen el selfies que están difundiendo a través de Twitter y Facebook [éste es uno de los más difundidos]:

BriSccsCIAEJQPv

Los movimientos de esta parte de la sociedad civil israelí contrastan con los llamamientos a la calma por parte de una comunidad internacional, que ha dado por buena la versión de Tel Aviv a pesar de que Hamás se desvinculó del asesinato de los tres chicos israelíes pero que ve con temor que esta cuestión termine de incendiar una zona ya de por sí en ebullición.

De igual. En este punto, el gobierno de Netanyahu se ha empleado en la campaña de propaganda, en el punto de mira de los ultranacionalistas por la decisión de liberar a un centenar de presos palestinos encarcelados antes de la firma en 1993 de los acuerdos de Oslo y que se vende como un gesto de buena voluntad para retomar el proceso de paz. En esta campaña propagandística participan también los medios de comunicación internacionales, que siguen adquiriendo una magnífica equidistancia cuando las víctimas son palestinas [Tom Gara, del Wall Street Journal, en su cuenta de Twitter].

TomGara1

Así, aquí estamos de nuevo, en mitad de una campaña propagandística construida  a beneficio de la causa del Gobierno israelí, que sugiere que la mejor respuesta a estas muertes atribuidas a Hamás es la instauración de nuevos asentamientos.

Tras meses de tensión, por fin hay noticias de uno de los actores fundamentales en la deriva de tensión que afronta Oriente Próximo, con Siria e Irak convertidos en escenarios de guerra que han derivado en movimientos geoestratégicos en toda la zona. Una muestra somera de lo que ha pasado en los últimos días:

  • Arabia Saudí ha desplegado hasta 30.000 militares en la frontera con Irak, lo que no deja de tener su gracia si tenemos en cuenta que cada vez son más las voces que miran hacia este país como uno de los que financiaron a los grupos suníes que hoy combaten bajo el paraguas del ISIS. El Estado Islámico de Irak y Siria, ahora conocido como Estado Islámico a secas, exhibe su poderío militar a través de vídeos propagandísticos. Según la ONU, junio acabó con 2.600 víctimas mortales en Irak, la cifra más alta desde la guerra civil que asoló el país entre 2006 y 2007.
  • Sigue el avance hacia la constitución de un Estado kurdo, sobre el que la Turquía de Erdogan tendrá mucho que decir, sobre todo ahora que el primer ministro ha hecho público que competirá en las elecciones presidenciales como candidato del AKP. Este jueves, el presidente kurdo propuso que se celebre un referéndum en las zonas en disputa con Bagdad como primer paso para una futura consulta de independencia. Una de esas zonas es ese maná de oro negro que es Tikrit  Kirkuk [gracias Iñaki]. El presidente iraquí, Nuri Al Maliki, ya se ha negado: “Nadie tiene derecho a explotar los acontecimientos para imponer una política de hechos consumados”, dijo.
  • Jordania no deja de avisar de su incapacidad para seguir acogiendo a refugiados que huyen de Siria. Eso explicaría, también, su alianza con Tel Aviv ante el avance del ISIS.
  • El nuevo estatus del que goza Irán, país que habría enviado ya aviones de combate para combatir al ISIS en Irak, cuyo gobierno se ha dado un plazo de una semana para formar el gobierno de coalición que demandan países como EEUU o Francia.

Mientras, el ISIS ha asentado sus posiciones en el norte de Irak (zonas que ha unido a las regiones que ya controlaba en Siria) y ha declarado el califato el primer sistema de gobierno establecido en el Islam basado en la unidad en torno al líder de la umma e institución desaparecida con el fin del imperio otomano y con la separación entre el Islam y el Estado afrontado por la Turquía de Mustafa Kemal Atatürk.

De acuerdo con la campaña emprendida gracias a la plataforma de las redes sociales, el ISIS recordó que su objetivo vuelve a ser la recuperación de la comunidad musulmana. Entre sus objetivos futuros figura, por supuesto, la recuperación de Al Andalus -con la inclusión, por cierto, del Principado de Asturias, zona que los musulmanes nunca conquistaron-.

Califato

Con este fin, los servicios de comunicación de este grupo ha difundido vídeos, también en castellano, en los que se presentan al mundo, en una nueva constatación de que aprendieron las técnicas que tan efectivas resultaron a Al Qaeda en los años previos al 11-S y hasta la desaparición de Osama Bin Laden.

En una magnífica comparativa, Ahmed Rashid establece las semejanzas entre el ISIS y Al Qaeda, que también tiene su interpretación en la respuesta que se está dando al fenómeno: Ningún ejército en el mundo musulmán está capacitado para tratar con ISIS o se asemeja al nivel de movilidad y la preparación que ha demostrado en las últimas semanas.

Por su parte, Ariel L. Ahram sitúa en el centro de la batalla la guerra por el control del agua. Así, escribe: Con sus últimos avances, el ISIS controla ya la presa hidroeléctrica en Mosul, la más grande de Irak, y tiene en el punto de mira la presa en Haditha, la segunda más grande del país. Este argumento, el del control de los recursos naturales, le sirve para destacar las causas de las guerras civiles más prolongadas en el mundo y cita los casos del coltán en el Congo, la coca en Colombia, el cultivo de la amapola (de donde sale el opio) en Afganistán y Myanmar o el del petróleo en Nigeria.

Ante el inicio de lo que puede ser un nuevo colapso de los Estados musulmanes, que caminan hacia el enésimo enfrentamiento entre suníes y chiíes y que muestran un interés por recolocarse ante el nuevo escenario que la crisis iraquí ha puesto de manifiesto, se confirma una falta de liderazgo político. No en vano, la única cara visible de este proceso es Erdogan, lo que debería hacer pensar. Mientras la ONU limita su papel a alertar sobre una nueva crisis humanitaria sobre la zona, EEUU ha decidido, por el momento, circunscribir su ayuda al gobierno de Bagdad a expertos militares. En cambio, Rusia también han ofrecido ayuda militar en forma de fuerza aérea al gobierno de Nuri Al Maliki.

CODA. The New York Times suele publicar infografías y mapas que explican muy bien la irrupción del ISIS y su avance. Un ejemplo, el gráfico con el aumento de su actividad al calor de la guerra siria (sin contar con su avance sobre Irak desde comienzos de año):

ISIS

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en EEUU, Gaza, Irak, Israel, ONU, Turquía. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Oriente Próximo, un avispero cada vez más complicado

  1. Iñaki dijo:

    Yo creo que los ejércitos árabes se están adaptando (tarde y mal, pero lo hacen) para combatir a ISIS: en Siria la colaboración entre Hezbollah y el Ejército Árabe Sirio (y su vertiente milicia popular [NDF]) está dando sus frutos poco a poco. En Irak acaban de empezar y el estado es más débil, pero tengo la esperanza de que no les dejarán caer.

    Hablando de cosas tan graciosas como la monarquía saudí, no sé como esta banda de iluminados pretende someter a los 900 millones de hindúes, además de los Balcanes y la península Ibérica, por no hablar de los chiitas (como una bala roce los lugares santos de Najaf, Kerbala o Samarra si que va a liar petarda de verdad). Aunque claro, igual su plan es matarnos a todos. A mi me recuerdan un poco al ejército del Mahdi que conquistó Khartum al General Gordon allá por 1880.

    PD: Cuando dices Tikrit creo que quieres decir Kirkuk, por lo del petróleo.

    • Uf, sí, quería decir Kirkuk! Muchas gracias por el apunte (ahora mismo lo corrijo)
      Ése es el temor, imagino, y por eso se están cuidado muy mucho de no tocar los lugares santos chíies. Eso daría lugar a una situación irreversible que ya no interesaría a nadie. Sigo alucinando con estas extrañas alianzas: Jordania e Israel por un lado con sus enjuagues, lo de Turquía y los kurdos por otro; pero lo de los saudíes financiando a chechenos me tiene completamente fascinada, lo reconozco. Sé que hay piezas del puzle que se me escapan aunque el artículo sobre las reservas naturales me ha ayudado a empezar a plantear la cuestión de otra manera. Veremos en qué deriva todo y lo que nos llega, por ésa está siendo otra. Imposible acudir a los medios en español para enterarse mínimamente de algo.

      • Iñaki dijo:

        Lo de las alianzas es muy curioso, Arabia Saudí apoyando a Sisi en Egipto, este a su vez apoya a Assad mientras los Saud intentan derrocarle, de locos. Los medios de comunicación son esos que depende de si ISIS combate en Siria o Irak son freedom fighters o yihadistas, o que te dicen que Assad bombardea con barriles a los civiles sin comentar que los “rebeldes” a veces los usan de escudos humanos, como para entender nada. Ánimo con el blog.

  2. Pingback: Gaza, otro ejemplo de equidistancia internacional | La última en llegar

  3. Pingback: #GazaUnderAttack | La última en llegar

  4. Pingback: Reconfiguraciones geopolíticas y multilateralidad | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s