Euskobarómetro: Podemos y un posible cambio de mayorías

Entrega de primavera del Euskobarómetro que confirma que el PNV sería la formación votada, aunque la estimación de voto presenta dos novedades: EH -Bildu sería la formación que más apoyo pierde respecto a hace medio año (2 puntos) y Podemos e IU-EA irrumpen en la Cámara vasca como quinta y sexta fuerza, respectivamente, por delante de UPyD.

De acuerdo con el estudio, a partir de 600 entrevistas recogidas entre los días 30 de abril y 19 de mayo (es decir, antes de las elecciones europeas y, por lo tanto, días antes del tsunami electoral que supuso la irrupción de Podemos), los jeztlales volverían a ser la formación más votada y lograrían un 34.2% de los votos y 29 diputados, -0.7 puntos respecto al anterior barómetro y menos de medio punto respecto al resultado que el PNV obtuvo en los comicios autonómicos de octubre de 2012.

EH-Bildu lograría un 23.9% de los votos y 22 escaños (-1.1 puntos respecto a 2012), situándose a más de 10 puntos respecto al partido más votado que, a pesar de su caída en apoyo, aumenta su ventaja respecto al segundo competidor. El PSE seguiría siendo la tercera fuerza, con un 16.5% de los votos, -2.63 puntos respecto a 2012 y un punto más de hace seis meses, lo que le sitúa, igual que a IU-EA, como una de las fuerzas que ganarían apoyo. IU-EA ganaría 2 puntos respecto al Euskobarómetro de otoño y hoy se asentaría en el 6.4%, con 3 escaños.

Euskobarometromayo

El PP habría perdido 1.5 puntos respecto al anterior estudio (-3.63 respeto a 2012) y conseguiría el 8.1% de los votos y 7 diputados. Por su parte, UpyD se mantiene en el 2.2% y conservaría su diputado por Álava, aunque se vería sobrepasado por Podemos, que irrumpiría con un 4.8% de los votos (que se traducirían en un asiento).

Con una participación del 60%, el PNV sería la primera opción en intención directa de voto, con un 20.3%, seguido de Eh-Bildu y el PSE. De nuevo, UPyD y el PP vuelven a ser las siglas que más voto oculto registran, con declaración directa inferior al 1%. En cuanto a Podemos, presenta una intención directa de voto de 3.2%, porcentaje que, seguramente, hoy sería mayor tras la campaña mediática contra las siglas de Pablo Iglesias.

Si nos fijamos en el documento íntegro difundido por la Universidad del País Vasco, encargada del estudio, vemos que el PNV es el partido que mejor valoración de voto recibe(con un porcentaje elevado de ciudadanos que se sitúa en el término medio). Eso es lo que explica su asentamiento en la Cámara vasca, ya que el resto de formaciones ven aumentar la valoración negativa de su gestión. Ése es el caso de EH-Bildu (con una valoración negativa situada en el 35%, +18 puntos respecto al PNV), el PSE (58%), UPyD (59%) o el PP, con 8 de cada 10 ciudadanos valorando de forma negativa su gestión:

CapturaEuskobarometro2

Si nos fijamos en los posicionamientos de los distintos partidos, vemos curiosidades como que sólo el 36% de los votantes del PSE valora de forma positiva la actuación de su partido, porcentaje que se queda en el 50% en el caso del PP. UPyD es la que mayor cierre de filas mantiene entre sus votantes (el 100% respalda su actuación), seguido de PNV (77%) y EH-Bildu (73%).

En relación a los liderazgos, éstos son los dirigentes de los partidos más conocidos por el electorado y su valoración: Iñigo Urkullu es el líder mejor valorado, con un 4.8. Le siguen Arnaldo Otegi (4.1), Patxi López (3.8), Alfredo Pérez Rubalcaba (3.2), Rosa Díez (2.9) y Mariano Rajoy (1.4). Entre los más desconocidos, resalta la valoración que recibe Hasier Arraiz, único político que supera el aprobado (5.1). Le siguen Andoni Ortuzar (4.6), Laura Mintegi (4.6), Cayo Lara, único líder nacional que supera el 4 de puntuación (4.2), Arantza Quiroga (2.7) y Gorka Maneiro (2.5)

En cuanto al ambiente de Euskadi y el resto de España, éstos son algunos datos que explican el ambiente sociopolítico vasco:

  • La gestión económica del Gobierno de Iñigo Urkullu recibe una valoración del 5.2 (6.3 entre los votantes del PNV), con un 29% que la define como buena, un 49% que cree que es mala y un 19% que se posiciona en término medio. Los votantes nacionalistas valoran en un 40% su gestión mientras que los sectores no nacionalistas optan por el 24% (25% entre los votantes del PP). El 30% de votantes de EHBildu cree que su gestión es negativa.
  • En cuanto al nivel de confianza que proyecta, el 37% dice que genera mucha/bastante, el 46% se posiciona por el poco y el 13% se pronuncia por ningún confianza.
  • El 54% dice sentirse muy afectado por la crisis (un 33% dice sentirse algo afectado y un 13%, nada) y un 62% se pronuncia igual respecto a los recortes (el 31% se posiciona en “algo” y el 7% en nada).
  • En cuanto a las preocupaciones, el 72% cita el paro. Como segundo problema aparece la economía en general (13% como primer problema y 24% como segundo), la desigualdad (6% y 22% como segundo problema) o el sistema político (5%, 19% como segundo problema).
  • El Euskobarómetro pregunta por algunos de los temas económicos de relevancia en Euskadi. La posibilidad de mejorar servicios con más impuestos recibe una valoración de 4.9 sobre 10, mientras que la inmigración recibe un 5.7. El 52% se posiciona a favor del tren de alta velocidad (29% en contra), el 78% no está de acuerdo con la reapertura de la central de Garona (sólo el 10% está a favor) y el 52% se pronuncia contra la técnica del fracking (un 26% cree que habría que medir antes los riesgos).
  • El 89% define la gestión económica del Gobierno central como mala, con un 1% que crees que es buena y un 8% que se posiciona en el término medio. Así, ante la cris, el 38% opina que ha hecho poco; el 56% cree que no ha hecho nada; y el 3% opina que ha hecho mucho. Por partidos, el 63% de los votantes del PP define la situación como mala, porcentaje idéntico a los de EHBildu. Esta opinión la comparte el 66% de los votantes del PSE y el 54% de los del PNV.
  • El 54% dice tener libertad para hablar de política con todos; un 33% dice que tiene libertad para hablar con algunos y un 12% señala que no tiene libertad para hablar de política con nadie. Así, el 79% manifiesta estar insatisfecho con el funcionamiento de la democracia, -5 puntos respecto al barómetro de otoño, porcentaje que llega al 86% entre los votantes nacionalistas (74% entre no nacionalistas). Por partidos, el 97% de los votantes de EHBildu se muestran insatisfechos y también es la opción mayoritaria para el 84% de los abstencionistas. Le ocurre también al 79% de los votantes de IU-EA (-8 puntos), al 77% de los de PNV, al 60% de los del PSE (-12 puntos) y al 38% de los del PP).
  • El 57% define la situación política en Euskadi de regular, con un 13% que cree que es buena y un 29% que la califica de mala. El 61% no ve aumento de la crispación frente a un 34% que y que atribuye a los desacuerdos entre nacionalistas (28%), al frente constitucionalista (5%) y a frente nacionalista (1%).  Si se pregunta por la situación política en España, el 74% la califica de mala, con un 19% que se pronuncia pro regular y un 1% que cree que es buena.
  • En cuanto a la pertenencia de Euskadi a la UE, el 42% la califica de buena (-17puntos en relación a otoño), con un 15% que cree que es algo bueno (+9 puntos) y un 35% que se posiciona en término medio. El 30% cree que esta pertenencia beneficia a Euskadi (-14 puntos), un 20% opina que le perjudica (+12) y un 14% se queda en el no sé/no contesto.
  • El 45% dice sentirse vasco (un 47% no). El 32% asegura sentirse tan vasco como español, con un38% que se siente sólo vasco y un 2% que se siente sólo español. El 5% dice sentirse más español que vasco y el 20% opta por el más vasco que español.
  • Respecto al modelo de Estado, el 34% de los vascos se siente cómodo en la figura de CCAA (+4 puntos). El 6% aboga por recentralizar (+2), y un 24% manifiesta sentimientos independentistas (-3 puntos). El 32% apuesta por profundizar en términos federales (-3). Así, el 47% dice sentirse parcialmente satisfecho con el Estatuto de autonomía actual; el 27% está plenamente satisfecho y el 18% manifiesta su insatisfacción. En este sentido, se presentan alternativas: el 30% apuesta por más autogobierno, el 19% prefiere dejar las cosas como están en la actualidad y el 23% pide que se concluyan las transferencias que se recogen en el Estatuto. El 20% pide una reforma en clave soberanista.
  • Sobre el sentimiento independentista, el 34% señala que esos sentimientos son grandes; el 26% dice que ese sentimiento es pequeño, el 27% dice no tener ninguno y el 10% se sitúa en la indiferencia.
  • El 59% estaría a favor de celebrar un referéndum independentista (el 25% estaría en contra y el 15% manifiesta indiferencia); si se celebrara, el 37% votaría a favor y el 33% en contra. El 14% se abstendría. Estos porcentajes cambiarían si Euskadi quedara fuera de la UE (el sí bajaría al 32%) y si la independencia supusiera un perjuicio económico al lugar que ocupa Euskadi (28% se pronunciara a flor del sí)

Mención aparte merecen los resultados demoscópicos sobre ETA.  El 59% asegura sentir rechazo total pro ETA (+3 puntos respecto al barómetro de otoño), con un 14% que señala que antes sí justificaba la acción de la banda y ahora no. El 10% mantiene que comparte fines pero no medios. El 3% justifica su actividad y el 1% le presta su apoyo total. Enfrente, el 8% asegura sentir indiferencia y el 3%, miedo. Así, el 85% valora su trayectoria de forma negativa (+7 puntos respecto al anterior barómetro), porcentaje que llega al 53% entre los votantes de EH-Bildu. Sólo el 4% valora su trayectoria en sentido positivo y crece al 8% los que se posicionan en la indiferencia.

Sobre la voluntad que los ciudadanos perciben en ETA, el 52% cree que hay una apuesta firme por el fin de la violencia (+9 puntos respecto al anterior estudio; un 31% cree que no hay voluntad y un 12% se ubica en el término medio). El 47% mantiene que hay voluntad de integrarse en el sistema (+3 puntos, con un 33% que opina lo contrario y un 13% que se pronuncia por el punto medio).

Ante este escenario, el 39% apuesta por la negociación si ETA deja las armas (posición que defiende el 60% de votantes del PSE y el 47% de los de IU-EA); el 44% pide negociación sin condiciones (algo que defiende el 91% de votantes de EH-Bildu y el 39% de los votantes del PNV); y el 12% cree que no hay que negociar en ningún caso (-4 puntos), postura defendida por 6 de cada 10 votantes del PP.

En cuanto a la reinserción de los presos, el 40% pide que entren todos en el proceso, sin exclusión (opinión que comparte el 78% de votantes de EH-Bildu, el 53% de los de IU-Ea y el 41% de los del PNV); el 34% pide diferenciar a los que no tengan delitos de sangre; el 20% pide el cumplimiento íntegro de las condenas (opinión que defiende el 50% del elector del PP y el 38% de los votantes socialistas).

Así, el59% valora positivamente al Gobierno vasco en relación a la atención de víctima del terrorismo; el 55% señala el apoyo a la verificación; y el 31% cita la atención a las demandas de los presos de ETA. En el caso del Gobierno central, el 75% habla de una mala gestión del final de ETA, con un 17% que se posiciona en el término medio y sólo un 5% que cree que se está abordando bien el proceso.

Consideraciones

  • Parece evidente que el terrorismo de ETA ya no podrá ser una bala política sobre la que pivotar para obtener rendimientos políticos. Si alguien tiene alguna duda, los datos sobre el final de la actividad armada quedan bastante claros, tanto en relación a la sociedad vasca como en el electorado de la izquierda abertzale. Es sintomático el rechazo parcial y total que genera el terrorismo como forma de intervención política  (83%) y los datos en torno a cómo actuar en relación al proceso en marcha.
  • El Euskobarómetro confirma también la dualidad entre la percepción de la situación política, económica y social de Euskadi y su reflejo en el Gobierno central. Los datos sobre economía y la gestión de la crisis no dejan lugar a la duda. Tampoco su reflejo en la valoración de la acción del Gobierno vasco y central y de sus principales responsables.
  • Así, resulta sintomático la escasa valoración que reciben los líderes nacionales, una realidad que hemos visto también en el caso catalán, donde los responsables de los partidos políticos suelen tener mejor valoración que las caras visibles de los partidos de ámbito nacional. A destacar también que sólo Cayo Lara, entre los líderes nacionales, supere el 4 de puntuación, con el resto cayendo por debajo de ese índice (con un clarificador 1.4 en el caso de Rajoy).
  • Nuestro análisis del Euskobarómetro de otoño giraba en torno al oasis político que procedía de Euskadi, algo a reseñar en un torno de fuerte fragmentación política y volatilidad del voto. En esta ocasión, y a pesar de que, en la cabecera, no se registran cambios traumáticos, tenemos que apuntar a un efecto contagio de la situación de incertidumbre que dibujan los sondeos sobre intención de voto en la esfera estatal y también en la mayoría de las CCAA.
  • Esa inestabilidad va unida al efecto Podemos pero, en el caso vasco, también a la irrupción de IU-EA, que se quedó fuera de la Cámara vasca y que en esta ocasión entra con fuerza. Estas dos novedades dibujan un parlamento con hasta siete fuerzas parlamentarias que nos hacen plantearnos, como en el caso catalán, el futuro en función de los ejes nacionalismo o ideológico.
  • Si optamos por la primera opción, podemos hablar de un Parlamento muy similar al actual, con un PNV gobernando en minoría gracias al apoyo de EH-Bildu. Si adoptamos el eje izquierda/derecha, el escenario es grave para la derecha, que solo sumaría 36 escaños (a la espera de lo que pudiera hacer el diputado de UPyD). Enfrente tendría un bloque de centro-izquierda que sumaría 38 escaños (EH-Bildu, PSE, IU-EA y Podemos), pacto que también ayudaría a aportar normalidad a la política de acuerdo tras el fin de ETA.
  • En cuanto a la lectura que los partidos nacionales pueden hacer del caso vasco, el Euskobárometro confirma la irrelevancia de los ‘populares’ en otra CCAA histórica mientras que el PSOE puede consolarse con que el PSE seguiría siendo tercer fuerza política y que habría frenado también la caída electoral en el caso de Euskadi.

En cualquier caso, es importante tener en cuenta que la recogida de datos concluyó antes de las elecciones europeas y que, desde entonces, hemos vivido un tsunami de informaciones que se pueden resumir en el tsunami Podemos (con efecto en relación a su presentación en sociedad para muchos colectivos que no conocían su existencia), el relevo en la Jefatura del Estado (con protagonismo de Iñigo Urkullu en la ceremonia, con permiso de Artur Mas) y los cambios en el PSOE, con la marcha de Alfredo Pérez Rubalcaba y la irrupción de un vasco, Eduardo Madina, como uno de los candidatos a presidir la Secretaría General.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Euskadi, IU, Nacionalismo, Podemos, PP, PSOE, Sondeos, UPyD. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Euskobarómetro: Podemos y un posible cambio de mayorías

  1. Las encuestas se hacen en mayo y los resultados salen en julio, y después somos los andaluces los vagos.

  2. Pingback: Euskobarómetro: Podemos también da la sorpresa en Euskadi | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s