Gotham se merienda a Gowex, “el Inditex de las teleco”

Así definía la posición de su compañía Jenaro García, hasta hoy presidente de Gowex, en una entrevista publirreportaje en El Correo Vasco. Este domingo, García reconoció haber falseado las cuentas de la compañía, fundada en 2010.

Acaba así uno de los éxitos financieros de los años de la crisis, una caída que no hace sino evidenciar que, siete años después de la caída de la crisis de la hipotecas subprime y seis de la de Lehman Brothers, el ciudadano medio no se ha prevenido frente a las estafas financieras aderezadas con el beneplácito de toda la arquitectura que sustenta el capitalismo financiero: organismos reguladores, auditorías, medios de comunicación especializados y poder político.

La historia de la caída de Gowex arrancó la semana pasada con la publicación de un informe de la firma Gotham City Research, ubicada en EEUU. En el momento de elaboración de este post se desconoce quién está detrás de una firma cuyo nombre evoca a la ciudad donde transcurre la acción del superhéroe Batman. Lo que sí parece demostrado es que las acusaciones de que todo el entramado de Gowex era hueco se confirma.

El jueves, el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) exigió a Gotham City que aclarara las acusaciones vertidas contra Gowex, conocido por ser el proveedor de Wifi de una veintena de ciudades, muchas de ellas vinculadas al PP, y de estar participado por grandes inversores internacionales. La petición del MAB llegó después de haber suspendido la cotización de Gowex después de que, en dos días, perdiera el 60% de su valoración (unos 1000 millones de euros). Era el efecto del contenido del informe de Gotham City, “Let’s Gowex: La Charada Pescanova (a Pescanovan Charade)”, que situaba el valor objetivo de la acción de la compañía en 0 euros y que señalaba que el 90% de los ingresos reportados por Gowex no existen.

La reacción de Jenaro García y de Gowex fue negar tales acusaciones, con comunicados que tachaban el contenido del informe que se ha llevado por delante su valoración de estar lleno de “infundios”. La compañía acusó a Gotham City de buscar “dañar tanto el valor de la acción como la imagen de la Compañía para bajar el precio de su acción, dentro de una estrategia de inversores a corto plazo que buscan poder cerrar sus posiciones”. Y anunció acciones legales. El viernes, se habló de una auditoría de sus cuentas en un claro signo de lo que suele funcionar en estos casos: Transparencia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hasta el domingo. Esta mañana, García reconoció la falsedad de las cuentas de la auditoría, presentó su dimisión como presidente de Gowex y proclamó, a través de su cuenta de Twitter, la petición de disculpas (ya decimos: la escuela instaurada por el Rey Juan Carlos tras su affaire en Botsuana ha hecho mucho daño a un país demasiado acostumbrado al perdón como manera de eludir las responsabilidades). Horas después manifestaba que se había puesto a disposición de la justicia y que asumirá las consecuencias de su actuación.

CapturaJenaro

Horas después, la compañía difundió una nota de prensa en la que se asumía la falsedad de las cuentas de los últimos cuatro años y atribuía toda la responsabilidad a García:

CapturaGowex7

La noticia es relevante por varios motivos:

1) Explicó a la ciudadanía de a pie, al menos del usuario a las redes sociales y consumidor de información on line, qué es Gowex, una empresa que se puso como ejemplo del emprendimiento que quiere impulsar el Gobierno de Rajoy. No en vano, ya circulan las fotografías de la entrega que Mariano Rajoy le hizo al propio Jenaro García de su galardón de empresario del año

Rajoy

2) Se evidenció cómo funciona el capitalismo financiero, también en España. No se entiende que nadie hubiera detectado la estafa que suponía Gowex, que hasta la semana pasada publicitaba inversiones millonarias y acuerdos con el consistorio de Madrid (uno de los buques insignias), lo que deja en un buen lugar a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (organismo regulador que, de nuevo, se ha comido una estafa que sí ha detectado una empresa con ánimo de lucro de EEUU), a las auditorías externas patrias y a periodistas especializados, cada vez más convertidos en herramientas para difundir la propaganda de las empresas. Esto fue lo que publicó El País este mismo viernes [cortesía de @Calajane] y El Mundo a propósito del informe que ha desatado la última tormenta en España:

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

También @Calajane nos facilita un link de TVE en el que se puede consultar el nivel de propaganda que los medios difunden como si fuera información, algo que es habitual en todas las áreas pero que es aun mayor en la sección económica (al fin y al cabo, muchos participan en el accionariado de medios privados de forma directa o indirecta a través de créditos en un momento de crisis como el actual]:

Desde la fundación de Gowex, 2010  su ex presidente ha estado surcando los medios de comunicación como ejemplo de empresario emprendedor, muy en la línea de lo que los mandamases de la CEOE vomitan cuando tienen un micrófono delante. Éste es un buen momento para invitar a quien lo desee a  consultar su timeline en Twitter, un ejemplo de hombre supuestamente hecho a sí mismo gracias a conexiones con el poder político, favorable a la flexibilización total de las condiciones laborales y, por supuesto, un firme crítico de la actividad sindical. Los motivos de este protagonismo: en cuatro años, había multiplicado el precio de la acción inicial 3,5 euros por 228%,

3) Se confirmó, de nuevo, la indefensión del ciudadano de a pie ante un negocio en el que participan actores que, por decirlo sutilmente, renuncian a ejercer sus funciones, lo que nos lleva directos a plantear qué ha cambiado exactamente desde el último crash financiero, ese que estamos pagando a través de la crisis de la deuda de los Estados y con recortes del Estado de bienestar. Este domingo, la autoridad bursátil acusó a Gowex de abuso de mercado y prolongó la suspensión de su cotización en el MAB de forma indefinida.

Para otro día dejamos los golpes de pecho de la profesión en torno a los límites de la libertad de expresión frente a peticiones de control de la información por los poderes públicos, una de las propuestas formuladas por Podemos y que la semana pasada esgrimió  Pablo Iglesias.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Periodismo, Podemos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s