Dudas sobre la propuesta de eleccion directa de alcaldes

El portavoz parlamentario del PP, Alfonso Alonso, aseguró hace unos días que su formación no descarta aprobar, en solitario, una de las medidas estrella anunciada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en términos de regeneración democrática: favorecer por ley que sea alcalde el cabeza de lista de la formación más votada, y eso a pesar de no contar con mayoría absoluta.

De acuerdo con esta propuesta, podríamos estar ante situaciones en las que, según el PP, se cumpliría la voluntad popular llevando al gobierno municipal a candidaturas que no habrían superado el 30% de los votos (es decir, que gobernaría pese al 70% de votos recibidos por otras formaciones), premiando así la lista más votada, a la que se eximen de buscar acuerdos que legitimen su llegada al poder.

Todavía no se ha especificado cómo se hará, aunque ya se han mencionado dos fórmulas: bien por un sistema de dos vueltas, de manera que pasen a la segunda ronda los dos partidos más votados, bien con un sistema de bonus a la lista ganadora que garantice su supremacía en torno al resto de formaciones, que verían así casi totalmente mermada su posibilidad de realizar mociones de censura. Acabarían así también, con total seguridad, los gobiernos de coalición (salvo los gobiernos de coalición voluntarios).

El argumento ‘popular’ que justifica por qué hablamos hoy de este asunto es que llevaba la iniciativa en su programa electoral de las generales de 2011 y que otros partidos, sobre todo el PSOE, también defendido en otros momentos iniciativas de este tipo que suponen, en la práctica, el cambio de un sistema electoral proporcional por uno mayoritario en el que el ganador se lo lleva todo, al menos a nivel municipal.

Y ésta es precisamente la duda que sobrevuela la propuesta. El artículo 68.3 de la CE establece: “La elección se verificará en cada circunscripción atendiendo a criterios de representación proporcional”. El art. 179 y siguientes de la LOREG menciona la aplicación de la misma norma electoral para la traducción de los votos por concejales, es decir, el sistema proporcional D’Hondt (remite al art. 163.1 de la LOREG), con la instauración de la barrera del 5% para las candidaturas por circunscripción.

Si saliera adelante la propuesta ‘popular’, estaríamos ante una enmienda a la totalidad del sistema proporcional salvo que se especifique sea alcalde el número 1 de la lista más votada si consigue la mayoría absoluta (algo que ya ocurre de facto ahora) o también como condición en un acuerdo de gobierno con otras formaciones en el caso de que no llegar a la mitad más uno. La duda sería, por lo tanto, qué pasaría en el caso de que eso no sucediera, algo que bien podría no ser una anécdota tras los comicios locales del próximo año.

Mariano Rajoy esgrimió esta posibilidad y su partido llamó al resto de los partidos a aprobar por consenso una norma de este tipo, algo que ya ha sido calificado por la mayoría como una propuesta electoralista (los más duros han hablado de golpe de Estado al municipalismo). Más allá de las consideraciones, es sospechoso que llegue una iniciativa de este tipo, que se circunscribe en la elección de un sistema para repartir el poder, en un paquete de medidas de regeneración democrática. Con el partido en el gobierno en el punto de mira por presunta corrupción y financiación ilegal, resulta sintomático que ésta sea la propuesta más difundida por los medios de comunicación.

Parece que los resultados de las elecciones europeas han puesto nerviosos a más de uno, bien por el avance de Podemos, bien por lo que arroja la proyección de los resultados de las europeas en los comicios municipales y autonómicos de mayo de 2015. En esa cita electoral el PSOE se juega poco (ya sufrió el voto de castigo en las urnas en 2011) pero el PP podría perder todo el poder atesorado entonces, en el inicio del tsunami azul.

Lo que los sondeos dibujan, en todas partes, es una fragmentación del voto en aumento, con riesgo para los intereses de Génova de perder feudos tradicionales como el gobierno de la Comunidad de Madrid, de la Comunidad Valenciana y Murcia y consistorios como el de Madrid, por no hablar de un retroceso en el poder municipal en CCAA como Galicia, Euskadi y Cataluña.

Más allá de las consideraciones en torno a la propuesta, que genera dudas sobre su inconstitucionalidad, la propuesta del PP va directamente en contra de las demandas en torno a una mejora de la calidad de la democracia, sobre todo un nivel de Administración caracterizado por una mayor cercanía con el ciudadano. No sólo se dificulta la rendición de cuentas, sino que se premia con más poder a aquellas candidaturas que ganan aunque sea por la mínima.

Para ver qué pasaría en la práctica, elconfidencial.com realizó una simulación, a partir de los datos de los comicios del 25 de mayo, sobre las implicaciones de proyectar ese escenario en el ámbito municipal con el cambio de la ley electoral que desea el PP:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si hubiera un cambio legal, el PP podría conservar 19 de los municipios de más de 100.000 habitantes que, de otro modo, podría perder por un pacto de alianzas entre fuerzas políticas consideradas de izquierdas (y en las que se incluye a IU, PSOE, Bildu, Podemos y ERC). Si, además, instaurasen esta misma en las elecciones autonómicas, algo que sugirió el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, Génova se garantizaría el control de seis CCAA que, de otra manera, estarían en peligro en estos momentos en virtud de un pacto de alianzas.

Lo hemos dicho en otras entradas: el resultado de las elecciones europeas del 25 de mayo ha derivado en una serie de movimientos sísmicos en la mayoría de los partidos políticos que vieron enmendada su actuación a través de las urnas. La recepción del mensaje ciudadano fue evidente en el caso del PSOE, que este mes afronta un proyecto de renovación de su dirección que, al margen de su resultado, supone un intento de diálogo entre la cúspide y su militancia. También fue el caso de IU, que ha encargado a Alberto Garzón los trámites para incluir a la coalición en un frente amplio de izquierdas de cara a las citas electorales del próximo año.

En el caso del PP, Génova esquivó la bala directa, favorecido por el ruido de la situación interna del PSOE y la abdicación del rey Juan Carlos, pero es evidente que han comenzado a proyectar los resultados electorales en los comicios municipales y autonómico y ha entrado en pánico. Desde entonces, hemos visto: cómo se ha anunciado una reforma fiscal rectificada casi a diario por el artífice de la misma; cómo se ha prometido que no habrá más recortes este año y el que viene, encomendando el cumplimiento del déficit a una mejora de la situación económica y del paro; gestos de presidentes autonómicos que buscan distanciarse del PP nacional, aunque sea asumiendo postulados parecidos a los de Cataluña en materia de financiación.

CODA. Al calor de la propuesta, Lluis Orriols escribió un interesante artículo sobre la situación electoral en el Ayuntamiento de Barcelona, donde la plataforma que lidera Ada Colau, Guanyem Barcelona, podría tener opciones de hacerse con la Alcaldía. Con menor fragmentación, esta misma situación se podría dar en Madrid, Valladolid y otras tantas ciudades en las que están cristalizando candidaturas ciudadanas.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Democracia, elecciones, Gobierno, PP, Rajoy, recortes. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Dudas sobre la propuesta de eleccion directa de alcaldes

  1. Pingback: Regeneración | Demasiadas palabras

  2. Pingback: La comunicación del PP en el último tramo de Legislatura | La última en llegar

  3. Johnb478 dijo:

    When some one searches for his necessary thing, so heshe desires to be available that in detail, thus that thing is maintained over here. ekafgkedbbee

  4. Johnf875 dijo:

    What’s Happening i’m new to this, I stumbled upon this I have discovered It positively helpful and it has aided me out loads. I hope to contribute &amp help other users like its helped me. Good job. cceakeegegdg

  5. Pingback: A vueltas con la reforma de la Ley electoral en términos municipales | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s