Celeste Tel: Podemos desplaza definitivamente a IU

Entrega del barómetro de Celeste-Tel, un trabajo de campo compuesto por 1100 entrevistas recopiladas entre los días 1 y 5 de julio y que conocemos, como viene siendo habitual en los últimos meses, por la publicación de los resultados en eldiario.es. El trabajo de campo, por lo tanto, no recoge el impacto de la elección de Pedro Sánchez como secretario general por parte de la militancia socialista.

De acuerdo a estos datos, y coherente con el planteamiento de las encuestas sobre intención de voto publicadas tras las elecciones europeas, Celeste-Tel Podemos se convierte en tercera parlamentaria con un 14.1% de los votos, +0.3 puntos respecto al trabajo de hace un mes y que se traduce en una horquilla de entre 34 y 37 diputados:

Celeste

Con este resultado, Podemos desplaza a IU en el lugar y porcentaje que obtenía (de acuerdo con la serie de Celeste-Tel que se puede consultar en este blog mes a mes), y se confirma como la sorpresa electoral de la temporada apenas siete meses después de su presentación en sociedad.

Según el trabajo de esta empresa demoscópica, el PP volvería a ser la fuerza más votada con un 33.48% de los votos, -11.12 puntos respecto a las últimas elecciones generales y +1.1 respecto a hace un mes, que se traduciría en una pérdida de casi 40 escaños (Celeste-Tel le otorga una horquilla de entre 144 y 149 diputados). El PSOE sigue habitando en su suelo electoral y obtendría el 23.2% de los votos (-5.5 puntos respecto a 2011 y +0.9 respecto a hace un mes) y entre 89 y 92 escaños, su peor resultado en la historia democrática reciente.

Uno de los damnificados de la ascensión de Podemos es IU, que cae a la quinta posición con un resultado peor que el de 2011: de 6.9% de representaría pasaría a un 5.11%, aunque superaría los 11 escaños actuales (12-15 debido a una bajada en la participación -aunque no se menciona este dato en la crónica del medio sí aparece en el bruto de la empresa: 58.8%-). Por su parte, UPyD obtendría un 4.9 % (+0.3 puntos respecto a 2011, confirmándose, de paso, que Podemos no está mordiendo entre su electorado como sí lo hace entre los votantes del PSOE y de IU.

Otros datos a tener en cuenta: C’s irrumpiría en el Congreso con entre 6 y 8 diputados y un 3.67% de los votos, un éxito sin precedentes si no estuviéramos enfocados en el ascenso de Podemos; ERC seguiría siendo la segunda fuerza catalana y duplicaría el resultado obtenido en 2011 (de 3 pasaría a 6-7 escaños) con una intención de voto similar (de 1.55% en 2011 pasaría a un 1.68% ahora); CiU confirma en el Congreso su desgaste político y obtendría el 2.97%de los votos (que se traducen en una pérdida de hasta 4 diputados). Compromís podría lograr entre 2 y 3 escaños; Equo podría entrar con hasta un asiento; Amaiur sobrepasa al PNV como primer partido vasco (la izquierda abertzale lograría entre 7 y 8 diputados frente a los 5-6 del PNV); CC pasaría de 2 escaños a 2-3; el BNG se haría con 1-2 asientos; Ge-Bai podría perder el diputado actual; y la CUP podría entrar con un diputado en las Cortes.

Celeste2 Eldiario.es publica los datos de Celeste-Tel sobre voto decidido, y aquí hay sorpresas. El PP sigue siendo la opción preferida, con un 17.55% de los votos, seguido por el PSOE (15.36%) y Podemos, que obtiene un 11.55%. Hasta ahora, el voto decidido y la simpatía hacía que el PSOE adelantara al PP en cuanto al voto decidido, situación que, vemos, se altera, en buena medida por el porcentaje que recibe Podemos

Si nos fijamos en las transferencias de votos, el 12.8% del voto del PSOE  ha ido a parar directamente a Podemos; así, los socialistas mantienen al 59.1% de su base electoral, con un 14.7% que se abstendrá. Por primera vez detectan que el 2.8% del voto del PSOE en 2011 se dirige a C’s, con IU recogiendo sólo el 1.2% del voto disidente.  Recordemos que, durante meses, un 20% del electorado socialista aseguraba que en las próximas elecciones votaría por IU; en este momento, parece que las preferencias han variado en dirección a Podemos.

En el caso del PP, el 58.9% de su electorado volverá a repetir el sentido del voto de 2011, con un 26.2% que optará por la abstención y el 3.5% que se dirige a UPyD. Según datos de Celeste-Tel, el 95.7% del voto del PP es el de siempre y sólo recibe un 4.7% de voto nuevo. En el caso del PSOE, hay un 7.7% de voto nuevo, en su mayoría (3.31%) de antiguos votantes del PP; solo convencen al 1.7% de nuevos votantes.

CapturaCelesteTelEn el caso de Podemos, queda clara también la procedencia del voto, con 3 de cada 10 de antiguos votantes del PSOE y un 20% que arrastran de IU. Sorprende que casi el 16% corresponda a votantes del PP, una cifra que duplica el voto recibido de nuevos electores. Destaca también el 6.3% del voto que arranca a UPyD y el 5.8% de Amaiur (y que explica, por ejemplo, su resultado en las europeas en Euskadi).

Celeste-Tel maneja un dato de participación del 58.8% , -14.5 puntos respecto a las generales de 2011 pero se atisba una recuperación en el escenario que manejan las empresas demoscópicas (hace apenas un año hablaban de una participación inferior al 50%). Por edades, los electores más jóvenes son los más proclives a la abstención, que llega al 54.7%, 16 puntos menos que el sector de edad más proclive a ir a votar a las urnas, los mayores de 65 años. En este caso, vemos que hay correspondencia entre los datos de abstención de todas las franjas de edad excepto los más jóvenes, con una diferencia de más de 14 puntos respecto a los votantes de entre 31 y 44 años:

CapturaCelesteporedad

Si miramos las preferencias, comprobamos que el apoyo a IU también se ha desplomado entre los votantes más jóvenes que optarán por formaciones alternativas a las cinco mayoritarias (y aquí entra el apoyo a Equo, la CUP, Compromís, C’s). Entre los situados entre 31 y 44 años, la opción favorita es PP , con un empate entre PSOE y resto. Ésta es la franja en la que Podemos obtendría un mejor resultado. La preferencia por PP se agudiza entre los mayores de 45 años, con un 21.6% entre los situados entre 45 y 64 años y el 30.7% de los mayores de esa edad. En este ultimo grupo, el PSOE es la segunda opción (16.1%), confirmándose así un voto conservador en el sentido de dar el apoyo a los dos partidos centrales del sistema político.

Consideraciones

  • El trabajo de Celeste-Tel confirma, por un lado, que las europeas supusieron un terremoto político que tendrá consecuencias en las proyecciones sobre las elecciones generales. En esencia, el escenario que apuntala es el mismo que hace un año (o más) pero con una presencia de un actor nuevo e inesperado como se deduce de la ausencia de Podemos de todos los trabajos previos antes del 25 de mayo de este año. Se atisba, así, un aumento en la cifra de participación hacia cotas más cercanas a la que han sido habituales en nuestro comportamiento electoral y se plantea un escenario muy fragmentado.
  • Antes de la irrupción de Podemos, la suma del apoyo a PP y PSOE superaba el 60% (por ejemplo, en el barómetro publicado el pasado mes de marzo); hoy esta suma de 56.7% (un porcentaje que nunca se había dado desde 1977), una cifra equiparable y que hace pensar en transferencias de votos en otro sentido.
  • Lo decíamos hace unas semanas y lo repetimos: IU es una de las formaciones damnificadas por esta mayor fragmentación del voto porque se diluye la posibilidad de que pueda emerger como la alternativa Syriza a la española.
  • La coalición, en el momento actual, ya no aparece como la formación natural a la que dirigir el voto de castigo del PSOE, que prefieren optar, en masa por acudir a Podemos. Y eso es un mérito enorme de la formación y de su capacidad para proyectar esa idea (alimentada, en los últimos tiempos, por un PP absolutamente obsesionado con movilizar a su electorado a través de la crítica permanente a Podemos y a su líder, Pablo Iglesias).
  • Eso explica por qué Podemos podría obtener hasta 37 diputados (cifra, por cierto, atribuida a IU hasta no hace mucho tiempo por la propia Celeste-tel). Con todas las prevenciones que destacamos habitualmente (son muy pocas encuestas en un país en el que la circunscripción es provincial), volvemos a señalar la dificultad de plantear opciones de gobierno en un Congreso tan fragmentado como el que se proyecta.
  • También merece una reflexión el éxito de una formación comom C’s, que repetiría en el Congreso las estimaciones que las encuetas sobre intención de voto le otorgan en etorno a su presencia en el Parlament catalán. En este sentido, llama la atención que un 2% de los votantes del PSOE prefiera hoy a la formación de Albert Rivera, un dato que apunta, sobre tood, a que ahora mismo el PSOE es una centrifugadora de dispersión de voto (del que se beneficia casi todos los partido minoritarios, tanto de implantación estatal como autonómico).
  • Otros datos a tener en cuenta es que CiU permanece como la formación catalana más votada a pesar del desgasta y que, a falta de una mayor precisión e torno al voto del PSC, ERC emerge como segunda fuerza. Algo similar podría pasar en Euskadi, con Amaiur como primer partido más votado (suponemos que, en esta ocasión, no habrá reticencias para crear grupo parlamentario propio), con un PNV que mantiene una notable estabilidad a pesar de ser un partido en el gobierno en un momento en el que se castiga con fuerza esa posición.

Al margen de este análisis, creemos necesario aclarar un asunto que, en la última semana, ha vuelto, literalmente, locos a buena parte de los simpatizantes de Podemos. Este mes, Metroscopia, la empresa demoscópica de referencia de El País, tampoco ha publicado su encuesta habitual sobre intención de voto. La explicación, según su responsable y recogida por Jesús Maraña, es que no tenía sentido hacer un sondeo en los meses tan próximos a las elecciones europeas, sobre todo porque el PSOE no cuenta con un liderazgo firme.

Sin embargo, a través de las redes sociales se difundió la tesis de que existía un barómetro que no había sido publicado por autocensura ante el ascenso de Podemos, que sería la segunda fuerza política. Desde el blog de Electomanía incluso hicieron estimaciones en función de los resultados de unas tablas. Ésta fue su proyección, completamente irreal pero que ha sido profundamente difundida en Facebook y Twitter:

CapturaEstimacion

Los datos en los que se basa para hacer esta proyección es un post que publicó el blog de Metroscopia en El País el pasado 12 de junio en función de los resultados de las europeas, como un ejercicio del efecto bandwagon o de arrastre, es decir, los electores, ante el éxito de un partido, afirman, después de conocer los resultados, que le hubiera gustado hacerlo. Se trata de un efecto psicológico recogido por las encuestas que se hacen bien y que explica por qué el partido ganador siempre obtiene un mejor resultado en voto decidido que el partido perdedor. Este efecto se suele diluir a lo largo de la legislatura pero suele ser fuerte en las semanas después de los comicios.

El error de Metroscopia es haber caído en lo que venimos señalando desde hace meses: cada cita electoral tiene su propia historia: por un lado, en términos de participación (en las ultimas europeas votó el 46% del censo; en las últimas generales, el 73%). Por otro, en términos de elección (en las europeas se aprovecha el voto por circunscripción única, en la generales el votante tiene en cuenta el ‘voto útil’ y en las locales y autonómicas predomina el voto de confianza hacia el alcalde que se conoce, a veces personalmente). El votante no se comporta igual en las citas electorales aunque el ambiente sea  el mismo, y por ese motivo es un error proyectar resultados como si fueran las mismas realidades.

Teniendo en cuenta estas consideraciones, el blog de Metroscopia publicó datos de un trabajo demoscópico sobre Podemos en las semanas posteriores a las elecciones europeas, cuando el fenómeno Iglesias se analizó en programas informativos y de opinión.

CapturaMetroscopiaPodemos

Con esto sólo queremos señalar: ojo a las interpretaciones que se hacen de determinados resultados que se explican desde un momento concreto. En este caso, exactamente, en función de los datos recogidos entre los días 4 y 5 de junio.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en IU, Podemos, PP, PSOE, Sondeos, UE, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Celeste Tel: Podemos desplaza definitivamente a IU

  1. Pingback: CIS: Los datos que certifican la ola Podemos | La última en llegar

  2. Almudena Cabezas dijo:

    Buenas, oye en el segundo párrafo, segunda línea donde dice Celeste-Tel debiera decir Podemos, verdad?
    Estupendo post, gracias

  3. Gracias, nena! Corregido

  4. Pingback: Celeste-Tel: Sánchez no cuestiona el avance de Podemos | La última en llegar

  5. Pingback: CIS: Perfiles de votantes en función del voto y de la edad | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s