Derecho a la defensa vs impunidad sobre población civil

Gaza

Comenzamos la tercera semana de la ofensiva israelí sobre la franja de Gaza, en el marco de la operación Margen Protector, y el balance de víctimas comienza a parecerse a la cifra final que arrojó la Operación Plomo Fundido  de 2009. En el momento de elaboración de este post, se habían contabilizado:

  • 540 palestinos muertos (120 de ellos niños) y 3000 heridos, además de los miles de personas que habían abandonado el barrio de Shujaiya, en la zona este de Gaza, por miedo a los bombardeos. Sobre este barrio se concentraron los ataques del Ejército, provocando, sólo el domingo, un centenar de fallecidos.  De acuerdo con los datos de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados palestinos (UNRWA), se registran ya 100.000 desplazados.
  • En el lado israelí, tres civiles han muerto, alcanzados por los cohetes lanzados por las milicias de Hamás. Además, 13 soldados resultaron muertos en choques con las milicias de Hamás (con informaciones que apuntan a que son víctimas de los llamados daños colaterales). Este lunes fallecieron otros siete y, en la madrugada del martes, dos más. La cifra total de soldados fallecidos en la operación se eleva a 27, el número más alto desde la guerra de Líbano en 2006. El domingo se difundió que un soldado israelí podría estar en manos de Hamás, hecho que podría complicar la vida del primer ministro, Benjamin Netanyahu, sobre todo si al final, como suele ser habitual, se usa su vida como canje para pedir la liberación de presos palestinos.

Abandonamos el fin de semana más mortífero tras consumarse el fracaso de una tregua anunciada unilateralmente por parte de Israel, rechazada en último extremo por Hamás, que sospecha de la mediación de Egipto en todo este asunto (como los procesos no vienen solos, conviene recordar la evolución y el fracaso de la primavera árabe en Egipto, con la victoria del general al Sisi y la orden de represión sobre los Hermanos Musulmanes, una de las organizaciones hermanas de Hamás). Este martes, la ONU había propuesto una nueva tregua de cinco horas para atender las necesidades más urgentes de la población civil. No había noticias de que hubiera sido aceptada.

Lo que parece claro es que queda en el aire el pacto entre Hamás y al Fatah para formar un gobierno de unidad nacional, así como de las increíbles demandas que Hamás había explicitado ante de la última espiral de violencia [recogidas por Gideon Levy en Haaretz]: la retirada de las Fuerzas de Defensa de Israel tropas y permitiendo que los agricultores trabajen sus tierras; liberación de todos los prisioneros detenidos; fin al asedio y la apertura de los pasos fronterizos; la apertura de un puerto y el aeropuerto bajo administración de la ONU; la ampliación de la zona de pesca; supervisión internacional del paso de Rafah; un compromiso israelí para un alto el fuego y el cierre del espacio aéreo de Gaza a la aviación israelí de 10 años; permisos a los residentes de Gaza para visitar Jerusalén y orar en la mezquita de Al-Aqsa; y una promesa de Israel de no interferir en la política interna palestina; y la apertura de la zona industrial de Gaza (antes de la intervención, se registraba una tasa de paro del 70%).

Dejamos atrás también una nueva confirmación de la manera de proceder de la comunidad internacional. Durante la noche del domingo se reunió de urgencia el Consejo de Seguridad de la ONU, donde tanto EEUU como Israel defendieron la legitimidad de éste de defenderse ante los ataques de Hamás. La reunión concluyó con un uevo llamamiento a las partes a poner fin a la escalada de violencia, confirmando de nuevo la equidistancia que sitúa la ficción de considerar que la situación se debe a un equilibrio de las fuerzas palestinas e israelíes.

A estas alturas,  y a pesar del intento de buena parte de la prensa internacionl, parece evidente que Israel tiene por perdida la batalla de la opinión pública gracias a operaciones como la de la muerte de cuatro niños palestinos en una playa o la cuantiosa presencia de menores entre las víctimas civiles muertas en la ofensiva. Por si alguien tenía alguna duda, éste ha sido el tono escuchado en las manifestaciones que estos días han recorrido las principales capitales europeas, las de los países árabes y en la capital israelí. En ellas se denunció la hipocresía internacional ante una operación militar en la que no se diferencia a objetivos civiles de los militares o en la que llevan a cabo acciones como la ejecución de un palestino que atendía a heridos por parte de un francotirador israelí [advertimos de la dureza de las imágenes]:

Quizás por esta razón, el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, decidió usar a los medios de comunicación para lanzar un aviso a un socio aliado. Según la versión oficial, tras una entrevista en Fox News, habló con un asesor sin darse cuenta de que tenía un micrófono abierto, a quien le trasladó afirmaciones como: “Vaya infierno de operación milimétrica. Vaya infierno de operación milimétrica. Tenemos que ir allí, pienso John, que tenemos que ir esta noche. Es una locura estar sentados”:

Luego, ante el revuelo que se montó, Kerry se explicó: “He reaccionado de una forma que, ya sabes, nadie haría con respeto a los niños y civiles (muertos). Pero la guerra es difícil. Lo he dicho públicamente y lo diré de nuevo. Defendemos el derecho de Israel a hacer lo que tiene que hacer para llegar a esos túneles (donde opera Hamás)”.

Si tenemos en cuenta que no es precisamente un novato, tendremos que convenir que resulta difícil pensar no pretendiera lanzar este mensaje a aliado ante las críticas por el planteamiento de una ofensiva a esta escala en una zona superpoblada como Gaza. El secretario de Estado puso en práctica lo mismo que vimos en The West Wing cuando Josiah Bartlet cometió una supuesta indiscreción al valorar la candidatura de su rival republicano, Robert Ritchie. Lo que parecía un descuido ante una cámara encendida se convirtió, luego, en la forma con la que el presidente electo en la ficción trasladaba a la opinión pública su consideración sobre la trayectoria de Ritchie y lo que los republicanos pretendían con su elección.

CODA. Como se esperaba, la ofensiva del ISIS (ahora IS) ha desaparecido de las escaletas de los medios de comunicación, complemente desinteresados en leer los movimientos telúricos que se están registrando en países como Siria, Irak, Irán o Turquía (que ha pasado de ser el mediador a ser un actor más del conflicto israelí y palestino).

La situación en Irak es la inpacidad del poder legítimo para dar una salida que ponga fin a la ofensiva militar y al problema político que avanza, cada vez con más fuerza, la idea de los tres estados en Irak (a la espera de lo que pueda suceder en la alianza de las tribus sunnitas del norte del país y de los combatientes llegados del IS):

  • En Tikrit, el Ejército se muestra incapaz de recuperar el control, apoyado por milicias pobremente capacitados. La semana pasada se combatió con dureza en los alrededores
  • Tampoco han recuperado el control de Ninewa y gran parte de Salahaddin y Diyala. Por si cabía alguna duda Mosul, la segunda ciudad más grande del país, sigue bajo control de IS.
  • También la mayor parte de Anbar (con especial mención a Faluyah) y el norte de la provincia de Babil.

Según el recuento que realiza la organización Iraq Body Count, en lo que llevamos de año han perdido la vida en el país casi 8000 personas. Junio es el mes más mortífero con casi 2000 muertos.

CODA 2. Una nueva mención a la cobertura de los medios españoles. Esta fue la portada de la edición digital de El País, un de esos ejemplos en los que la equidistancia informativa da paso a la manipulación más burda. El mismo día en el que el corresponsal del periódico publica una crónica en la que habla de un centenar de muertos en el lado palestino, el diario apoya esa información una fotografía de mujeres soldado israelíes, entrenadas para matar, que lloran la pérdida de sus compañeros en una emboscada con Hamás.

EPais

El mensaje de esta portada, por cierto, se contradice con las crónicas que Juan Gómez está publicando desde Gaza, así como los tuits que está lanzando desde su cuenta oficial.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Gaza, Irak, Israel, Palestina. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Derecho a la defensa vs impunidad sobre población civil

  1. Pingback: Hamás amortiza la operación israelí sobre la Franja de Gaza | La última en llegar

  2. Pingback: La Ley Mordaza equipara a España con Corea del Norte | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s