CIS: Los datos que certifican la ola Podemos

Hace unos días conocimos la entrega del barómetro postelectoral del CIS sobre los pasados comicios europeos que supone otra confirmación del efecto bandwagon del que hablábamos hace unos días. Existen varios elementos que explican este ascenso de Podemos, tal y como hemos venido señalando:

  • La campaña del PP, que ha decidido situar a Pablo Iglesias y su formación como centro de la batalla dialéctica, con hechos tan notables como la petición de ayuda efectuada por el PP de Madrid a través de sus perfiles en las redes sociales para recopilar información que ayude, según ellos, a desenmascarar a la cara más reconocida de Podemos. En esta línea, Esperanza Aguirre lleva dos semanas dedicando su artículo semanal en ABC a la propaganda que, según ella, despliega Podemos y, el sábado, protagonizó un encontrado debate con Iglesias la Sexta Noche
  • A la presencia diaria de miembros de la formación, sobre todo en los programas e informativos de La Sexta y Cuatro
  • Al descubrimiento, por una parte del electorado, de una opción política que entienden como alternativa no solo al PP sino a otros partidos políticos situados en el centro y la izquierda.

Bien por un motivo o bien por una combinación de varios, Podemos está de moda en estos momentos, ganador indiscutible de las elecciones europeas a pesar de ser la cuarta fuerza en número de votos. Esa tendencia se recoge también en el estudio del CIS, elaborado a partir de 2464 entrevistas recopiladas entre los días 29 de mayo y 16 de junio, es decir, en pleno debate sucesorio en la Jefatura del Estado, con una notable exposición de los trapos sucios del PSOE por muchos motivos.

cis12Según el CIS, y en términos de recuerdo de voto, Podemos habría sido apoyado por el 12.7% del electorado, +4.75 puntos respecto al resultado que obtuvo en las urnas realmente, con lo que habría sido tercera fuerza política, a menos de 6 puntos del partido más votado en función de la variable recuerdo. El PP habría conseguido un 18.5%, un dato habitual si tenemos en cuenta el importante voto oculto que, tradicionalmente, atesoran los conservadores. Serían 7.55 puntos menos de los que obtuvo en realidad.

Por su parte, el PSOE, que normalmente solía aparecer con un porcentaje más ajustado con el dato real esta vez pierde 4.72 puntos respecto al resultado que obtuvo. El 8.8% asegura haber votado a IU, -1.19 puntos en relación al apoyo recibido el 25M y uno de los motivos para que la coalición analice su techo electoral y la fuga de votos en el futuro hacia Podemos. En el caso de UPyD, otra de las formaciones que menos simpatía registra en el electorado, el 4.8% recuerda haber votado por sus siglas, -1.68 puntos.

Por franja de edad, la radiografía del votante según el sentido de su voto muestra que los más jóvenes, que en su día votaron por Zapatero, prefirieron esta vez a Podemos y a IU (con esta formación empata) mientras que los votantes más veteranos optaron por el PP y PSOE de forma abrumadora. Destaca, no obstante, la implantación de Podemos entre los votantes de menores de 55 años:

cis21

cis13Si hablamos de cercanía, Podemos vuelve a aparecer como tercera fuerza, con el 14.7% del apoyo, por delante de IU (11%) y UPyD,que registra un 2.9%. Por delante de la formación de Iglesias se sitúa el PP, con un 24.9% (cerca del resultado real que obtuvo el 25M) y el PSOE, que logra un mejor ratio que el que obtuvo en realidad la noche electoral, dato que debería hacer pensar, y mucho, a sus líderes políticos.

También resulta significativo el recuerdo del voto de las anteriores citas electorales, tanto en la europeas de 2009 (con una clara victoria del PSOE, con un porcentaje del 32.4%) y en relación a las generales de 2011, en la que el PSOE todavía estaba por delante del PP (28.2% frente al 27.3% según el recuerdo del electorado).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Respecto a estas últimas se confirma que 4 de cada 10 votantes de Podemos optaron por el PSOE en noviembre de 2011 y que el 24.4% había votado por IU entonces. En este sentido, se confirma la fidelidad del voto del PP entre sus votantes (el 93% de los que acudieron a votar el 25M y que lo hicieron también en 2011 repitieron el sentido de su voto). En el caso de IU, destaca el 18% de voto recibido del PSOE y, en el caso de UPyD, la transferencia del voto (23.2% del PP y 20.3% del PSOE):

cis16

El 62.9% del electorado mantiene que pesaron más los temas de interés nacional a la hora de elegir a los eurodiputados españoles. Entre los motivos para votar a estas siglas, el 36.9% dice que lo hizo porque ese partido representa sus intereses mejor; el 15.2% señala que su partido es  el que mejor defiende los intereses de España; y el 11.5% cita que siempre votó esa opción. Si hubiera conocido el resultado, el 58% asegura que habría mantenido el sentido de su voto, con un 24.7% que se habría abstenido y sólo un 4.6% que habría cambiado el sentido de su voto. El 43.5% dice que vota en la misma clave a nivel nacional que al PE (38.9% se manifiesta al contrario).

En cuanto al resultado, el 40.5% valora lo ocurrido positivamente, con un 29.1% que lo hace de forma negativa y un 20.5% que se queda en el punto medio. Ahora, en relación a la Legislatura, el 75.2% cree que los eurodiputados deben dejar a un lado la ideología y defender intereses nacionales (13.4% se posiciona el contra). Por partidos, los votantes de UPyD son los más proclives a esa unidad de acción (casi 90%) seguidos de los de PP(83%) y Podemos (78.2%)

→ Los españoles ante Europa

  • Un 42.9% asegura que los temas relacionados con la UE le gustan mucho o bastante (recordemos que la participación fue del 46%) frente a un 56.6% que se inclina en sentido contrario.
  • Un 34.7% afirma tener sentimientos favorables hacia la UE frente a un 17.5% que se posiciona en sentido contrario. El 19.8% se sitúa en el término medio.
  • Respecto a la distancia o cercanía respecto a la UE, los datos también son clarificadores. Los españoles sienten cerca el pueblo o la ciudad en la que vive (una puntuación de 8.40, siendo más alto entre los votantes del PSOE, en la que llega al 8.82, y seguido de los votantes del PP, que se sitúan en 8.80). Las CCAA reciben una puntuación de 8.19 (mayor entre los votantes del PSOE, 8.54, con los de UPyD y Podemos cayendo del 8). La idea de España recibe un 8.06 de puntuación, siendo del 9.36 entre los votantes del PP, del 8.82 entre los del PSOE y del 7.45 entre los del UpyD (los de IU caen al 7.52 y los de Podemos al 7.81). La idea de Europa recibe un 6.29 de puntuación, llegando al 2.95 entre los votantes de UPyD. Por su parte, la idea de cercanía a la humanidad alcanza el 7.92, siendo del 8.29 entre los votantes de la Izquierda y de 8.26 entre los que votaron a Podemos el pasado 25 de mayo.
  • Coherentes con estos datos, sólo un 7.2% asegura sentirse europeo frente al 55.3% que señala sentirse español o el 8.4% que mantiene sentirse tan europeo como español. Los votantes del PSOE son los que se sienten más españoles (63.5%), seguido de los del PP (62%). Los de UPyD optan por la tercera opción (36%) y los de IU apenas llegan al 14% en relación al concepto de ciudadanía europea.
  • En cuanto a la responsabilidad de algunas de las políticas más polémicas, los datos son curiosos. En una escala de 0 a 10, una abrumadora mayoría (8.19) cree que la situación económica es responsabilidad del Gobierno (los votantes del PP sitúan este dato en el 7.36 frente al 8.71 de la Izquierda Plural). La responsabilidad de UE en este sentido recibe un 7.53 puntos (7.18 entre los votantes de la UE, 8.08 entre los votantes de IU  y 8.06 entre los de Podemos). Sorprende así que los votantes ‘populares’ vean al Ejecutivo español con más responsabilidad en las consecuencias de la crisis que a la UE

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  • En cuanto a la responsabilidad sobre la atención sanitaria, el Gobierno recibe una puntuación de 8.67 puntos (8.03 entre los votantes del PP) frente al 5.58 de la UE (4.97 entre los votantes del PP, añadiéndose, por lo tanto, un sesgo de soberanía nacional a las decisiones adoptadas en España que suele negar la política de comunicación de Moncloa y de Génova).
  • En política de inmigración, el Ejecutivo recibe una puntuación de 8.01 (7.29 entre los votantes del PP) frente al 7.65 de la UE (7.61 entre los votantes ‘populares’)

La campaña electoral

El 30% mantiene haber seguido la campaña de las últimas europeas con interés, con un 57.9% que reconoce no haberlo hecho y un 7.9% que se sitúa en el punto medio. Así el 80.1% dice haber seguido poco o nada la información, los programas y las propuestas de cada candidato; el 77.7% cree que no le ha servido para conocer mejor a los candidatos al PE; el 78% tampoco ve la utilidad de la campaña para ver las diferencias entre políticos y partidos; el 82.4% asegura que no le ha servido para decidir el sentido de su voto y el 85.5% mantiene que no le ha servido para conocer el funcionamiento del PE.

Así, en relación a los temas de campaña, el 20.6% cree que giró en torno a la economía (un 32.5% del votante de Podemos cita ese asunto), con un 7.1% que cita el paro y un 4.7% que cita el machismo (recordemos la metedura de pata de Arias Cañete que puso el asunto en el eje central de la campaña durante casi una semana). Los votantes que creen que se ha hablado más de ese asunto son los del PP (9.1%) frente al 5.6% del PSOE que señala ese tema. El 46.5% que cita “no sé” o “ninguno”.

Si nos fijamos en estos temas, ya comenzamos a ver el efecto Podemos del que hablábamos anteriormente: un 15.8% señala que la formación que más se acerca a su manera de pensar sobre esos asuntos es el partido de Iglesias, sólo dos décimas menos que el PP (16%) y por delante del PSOE (14.3%). IU es citado por el 5.8% y la coalición que lideraba ERC(3.8%) supera a UPyD (2.8%) en este sentido.

Si nos centramos en la variable de edad, Podemos es la opción mencionada como primera opción por los menores de 54 años, mientras que el PP (y en menor medida, el PSOE, arrasa entre los electores más mayores). Especialmente significativa es la opinión de la franja de edad ubicada entre los 25 y 34 años, donde la distancia entre el primero (Podemos) y el segundo (PSOE) es de 11 puntos. En el resto de franjas de edad las diferencias no son tan notables:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuando se pregunta por la opinión sobre la campaña, el primer dato que llama la atención en todos los sentidos es el desconocimiento de lo que han hecho los principales cabezas de lista. El segundo aspecto que llama la atención es la buena opinión que recibe el planteamiento de la campaña que recibe Pablo Iglesias, algo llamativo si se tiene en cuenta los malos resultados del resto de formaciones (sobre todo de PSOE y PP).

Entre los que se pronuncian, el 30.9% cree que la campaña de Podemos fue buena o muy buena, un porcentaje que llega 81.2% en el caso de los votantes de la formación, al 56.9% entre los votantes de IU, al 34.5% en el caso del PSOE y al 13.6% en el caso del votante del PP.

En el caso de la de Arias Cañete, solo un 9.4% se pronuncia en esta línea (con un 44% que la define como mala o muy mala). El 34.8% de votantes del PP dice que la campaña de su candidato fue regular. La de Valenciano suspende para el 38.2% con un 34.4% de los votantes del PSOE que señalan que fue regular. A partir de ahí, vemos los porcentajes que recibe el resto de candidaturas, que indica, sobre todo, un desconocimiento de lo que hicieron.

Si nos fijamos en los porcentajes positivos que recibe cada partido entre los suyos comenzamos a entender las transferencias de votos: 8 de cada 10 votantes de Podemos respalda la campaña de Iglesias. En el caso de Valenciano, ese apoyo cae al 23.6%; en el caso de Meyer, solo el 27% cree que su campaña fue buena/muy buena. El candidato que más se aproxima al líder de Podemos es Sosa Wagner, cuya campaña recibe el respaldo de la mitad de los votantes de UPyD.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Lo mismo ocurre en relación a la campaña planteada por los partidos políticos. El 47.7% (+3.7 puntos respecto a la opinión respecto a Arias Cañete) mantiene que la campaña del PP fue mala o muy mala, con un 37.6% que la califica de regular. Este porcentaje que cae al 35.5% en el caso del PSOE (-2.7 respecto a la actuación de Valenciano), con un 35.4% que se sitúa en el punto medio. En el caso de la de IU, el 23.5% la califica de regular y en el caso de UpyD, el 20.3%. El gran triunfador, de nuevo, es Podemos; el 33.6% la califica de buena muy buena (+2.7 puntos respecto a la campaña de Iglesias) frente al 13.8% que cree que fue regular y un 13.7% que tiene opiniones negativas al respecto.

Si nos fijamos en la variable de partido, los datos son más elocuentes: el 79.2% de los votantes de Podemos valora muy positivamente la campaña (peor dato que el que recibe su candidato), algo que sucede también en el caso de UpyD (44% cree que la campaña del partido fue 5.4 puntos peor  que la de su candidato) y el PP, cuyo votante salva por los pelos (1.1 punto) la campaña de Cañete en comparación con la del partido. En el caso de IU, se demuestra que, definitivamente, Meyer no era el candidato favorito de la base electoral (el 41.6% estima que la campaña de IU fue 14.6 puntos mejor que la de Meyer). En el caso del PSOE, la campaña del PSOE recibe una valoración mejor que la de su candidata (mejora en 3 puntos).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ya centrados en la campaña de Podemos, el 16.4% de los votantes del PP la califican positivamente; este porcentaje sube al 36.5% en el caso del PSOE; al 59.1% en el caso de IU; y al 41.4% en el caso de UPyD.

Seguimiento mediático de la campaña

El 59.9% apunta que no siguió la campaña electoral apenas. Entre los que lo hicieron, vemos que, de nuevo, la televisión es el medio de referencia. Entre los diarios de información general, una gran mayoría asegura que siguió la campaña desde El País, seguido de El Mundo, La Vanguardia y El Periódico. A pesar de lo que pueda parecer gracias al ruido que se forma en Twitter,el 2.8% cita ABC y el 2% La Razón.

En cuanto a la televisión, el 42.1% cita que siguió la campaña casi todos los días (con un 27.4% que señala nunca. Entre las cadenas, el 27.9% menciona TVE; el 18% A3; y el 17.2% La Sexta (una de las plataformas mediáticas de Podemos). El 12.3% señala T5 y el 4.4% Cuatro, por detrás incluso de TV3 (6.1%).

El 72% asegura que casi nunca siguió la campaña a través de la radio. Entre los que sí, el 33.3% cita la SER, seguido de OCR (16.8%), RNE (12.4%) y, de nuevo, COPE en el último lugar (9.7%), pese a los datos que arroja el EGM.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El 64.9% mantiene que ha usado Internet en los últimos tres meses y, de ellos, el 79.7% señala que se conecta todos los días. En clave de campaña electoral, el 37% ha seguido los actos a través de las páginas de los medios de comunicación; el 9.3% ha seguido la información electoral a través de las páginas web de los partidos; el 8.7% cita las páginas de movimientos ciudadanos; el 9% foros y blogs; y el 23.1% menciona las redes sociales. En este sentido, el 70.4% dice tener Facebook; el 28.1% asegura tener cuenta de Twitter; el 12.4% cita la cuenta de Tuenti; y el 8.8 Linkedin.

En cuanto al diseño de la campaña, los datos que se arrojan deberían hacer reflexionar a los partidos sobre determinados planteamientos que ejecutan casi por inercia:

  • El 54% asegura que no ha visto espacios publicitarios electorales en televisión
  • El 43.5% señala que ha visto los debates emitidos en TV (el 56.5% reconoce que no), un dato a todas luces falso. El cara a cara que registró mayor atención, el de Elena Valenciano y Miguel Arias Cañete, sólo fue seguido por el 9.5% de la audiencia de TVE, cadena en la que se emitió. El resto de debates aún tuvo una audiencia menor.
  • El 36.8% asegura que ojeó folletos, carteles y programas de los candidatos (el 63.1% no)
  • El 99.1% no contribuyó económicamente a la campaña de ningún partido
  • El 98.8% no trabajó como voluntario en ninguna campaña
  • El 96.5% no asistió a ningún mitin y acto de los partidos durante la campaña.
  • El 59% señala que ningún candidato se puso en contacto con él para pedirle el voto a través del correo postal, correo electrónico o el teléfono
  • Las elecciones al PE han tenido una implantación muy baja como tema de conversación en la esferas sociales más cercanas al votante (más altos entre los votantes de IU y Podemos)
  • El 89% dice que no ha enviado ningún mensaje relacionado con la campaña por SMS, correo o Whatsapp; el 83.9% dice que tampoco lo ha recibido (los más activos, de nuevo, los electores de IU y Podemos)
  • El 57.9% señala que no tuvo conocimiento de ningún sondeo preelectoral (el 42% señala que sí). Entre los que contestan afirmativamente, el 88.4% apunta que tuvo poco o ninguna influencia en el sentido de su voto frente al 11.5% que mantiene que sí influyó en la línea de animarle a votar (39.5%), animarle a abstenerse (9.2%), ayudar a decidir qué votar (14.3%), reforzar la decisión de votar lo que tenía pensado (21.8%) y votar por otra opción a la que tenía pensada (5%).
  • De cara a los comicios del 25M, el 49.4% tenía decidido qué votar con un 30.1% que tenía decidido abstenerse (27.1%) votar blanco /nulo (3%). Es decir, que la campaña fue importante para el 19.6% del electorado que no tenía decidido el sentido de su voto (sobre todo para Podemos: el 43.7% decidió el sentido de su voto la última semana de la campaña y el 18.8% el mismo día de las elecciones):

cis10

  • Entre los que no votaron, el 79.2% lo decidió antes de la campaña (el 18.9% no vota; el 42.5% decidió hace mucho no votar; el 17.8% lo decidió antes de que empezara la campaña). Entre los motivos: el 31.7% cita la desconfianza hacia la política; el 22% cree que da igual votar; el 20% opina que no hay alternativa; el 20% por descontento. En este grupo, la opción favorita, en el caso de haber votado, hubiera sido el PSOE (19.9%, porcentaje que llega al 25% en la franja de edad 35-44 años), seguido por el PP (15.1%, aunque 26.7% entre los votantes de 55 a 64 años). Podemos es citado por el 7.2% del electorado (aunque llega al 21.7% entres los menores de 25 años, lo que indica su nivel de penetración entre el electorado más joven)
  • Entre los que sí lo hicieron, el 60.9% lo tenía decidido antes de que empezara la campaña, con un 8.8% que tomó la decisión durante el periodo electoral.  El 29.8% lo decidió la última semana de la campaña (17.1%) o el mismo día de las elecciones (12.7%).

cis11

Actitudes ante la política

El 82.6 % opina que esté quien esté en el poder siempre busca el interés personal, porcentaje mayoritario entre los votantes del PSOE (81%)y de Podemos (81.2%) y menor entre los del PP (67.3%). El 66.3% opina que la gente no tiene influencia en la política (62.4% de votantes del PSOE coinciden con esta opinión frente al 60.3% de votantes del PP, al 55.3% de los de Podemos y al 51.8% de los de IU).

El 83.7% considera que la política no se preocupa de las personas, porcentaje que llega al 88.4% en el caso de Podemos, +22.6 puntos respecto a lo que opinan los votantes del PP (65.8%). El porcentaje llega al  82.8% en el caso del votante del PSOE y al 81.7% en el de IU. Entre los de UPyD cae al 77.4%. El 67.4% señala que no está mejor informado de política que el resto de la gente.

El 61.1% señala que para él votar es un derecho (llega al 63.5% entre los votantes de IU y cae al 58.9% entre los de Podemos y al 58.7% entre los de UPyD). Para el 31.7% es un deber (opinión que comparte el 49.8% de los electores del PP). Para el 1.9% es ambas cosas.

Otros datos curiosos

Los españoles se sitúan en el 4.54 en el baremo ideológico, en el que el 0 es la extrema izquierda y el 10 la extrema derecha. Cuando se pide que se ubique a los partidos políticos en ese baremo, el PP recibe una puntuación de 8.22 puntos. El PSOE se queda en el 4.67 (lo más cerca de la media, por cierto). A su izquierda, IU recibe un 2.67 (casi igual que ERC) y Podemos es percibido más a la izquierda (2.46), solo superado a la izquierda por EH-Bildu. A su derecha, UPyD recibe un 5.57, casi igualado con el PNV (5.56) y C’s (5.54):

CapturaIdeolgoiapartidos

En cuanto al modelo de Estado, el 30.5% apuesta por opciones recentralizadoras (con un 18.9% que apuesta por el Estado unitario y el 11.6% que pide reducir el nivel competencial de las CCAA). El 37.5% se queda con el modelo actual y el 22.8 reclama mayor descentralización: un 12.8% demanda más competencias para las CCAA y el 10% aboga  por la posibilidad de que las CCAA puedan convertirse en Estados independientes.

Si desglosamos estos datos por partidos, los del PP son los más partidarios del Estado unitario (36.9%, mismo porcentaje que apoya el sistema actual). El resto se ubica mayoritariamente en la opción del Estado de las autonomías (mayor entre los votantes del PSOE, que apoyan esta opción en un 53.7%). Los votantes de UPyD tambien manifiestan opciones recentralizadoras (50.7% se distribuye entre los partidarios del Estado unitario y el 28% demanda CCAA con menos competencias). En el caso de IU y Podemos, se perciben sesgos descentralizadores, con más del 20% de sus votantes optando por aumentar el nivel competencial de las CCAA. Ambos empatan (11.7%) en la consideración de opciones de independencia:

CIS

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en elecciones, IU, Podemos, PP, PSOE, Sondeos, UE, UPyD. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a CIS: Los datos que certifican la ola Podemos

  1. Pingback: El CIS confirma a Podemos como tercera fuerza | La última en llegar

  2. Pingback: Precampaña: Sondeos, aliados, rivales y confluencias | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s