Cataluña: El choque entre política tradicional y cauces participativos

El llamado ‘problema catalán’ corre el riesgo de convertirse en una nueva muesca en la distancia entre la España oficial y la España social, que parece incrementarse cada día. Esta ruptura contradice la vigencia del pacto de la representación entre ciudadanos y responsables políticos, entendiendo este acuerdo en sentido clásico. A saber: los ciudadanos votan unas opciones y, durante el periodo que dura la legislatura o el mandato, se le deja las manos libres para ejercer su acción de gobierno, que es refrendada o castigada en la siguiente cita electoral. Durante ese periodo, los representantes sólo tienen que someterse a la presión de la calle en momentos puntuales en forma de huelgas, manifestaciones o concentraciones a favor o en contra de su acción, asumiendo los resultados electorales como una tabula rasa.

Esta consideración, que saltó por los aires en mayo de 2010, gracias al giro económico que el PSOE todavía está purgando en las urnas, se confirmó tras las elecciones de 2011, con la vulneracion sistemática del programa electoral con el que el PP llegó a las urnas. Hoy podemos decir que lo que era una anécdota se ha convertido en un problema que ya reconocen en público los representnates políticos, que advierten de la desconexión del ámbito institucional y oficial con el sentir de buena parte de una ciudadanía en permanente estado de irritación. Por si quedara alguna duda, las últimas elecciones europeas, con el fuerte castigo a los partidos que plantean su acción en términos clásicos, constató que el rey va desnudo.

Estos ingredientes se concentran también en torno al debate territorial abierto a partir del deseo de Cataluña de consultar a la ciudadanía sobre su encaje en el conjunto del Estado, proceso en el que vemos la desconexión entre los rituales de la política entendida en sentido clásico y la pulsión que desde abajo concentra los síntomas del problema.

El próximo miércoles, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, recibirá en La Moncloa al presidente de la Generalitat, Artur Mas, tras semanas de declaraciones ante los medios a propósito de la ruptura de los puentes de diálogo entre los responsables de las dos administraciones. Es el primer encuentro oficial entre ambos desde que Mas anunció, junto a los responsables de los partidos favorables a la consulta sobre el encaje de Cataluña en España, la fecha y las preguntas que pretende dirigir a la ciudadanía catalana el próximo 9 de noviembre.

Según la prensa cercana a Génova, Rajoy se enteró de la formalización de la consulta al mismo tiempo que el resto de los ciudadanos y su reacción ante la confirmación de que lo que ocurre en Cataluña desde, al menos, 2012, iba en serio fue dinamitar todos los puentes con el Govern catalán al tiempo que se comenzaron a explicitar los argumentos que se silenciaron hasta entonces: que la consulta es ilegal y que no puede celebrarse.

Desde entonces, asistimos a toda una riada de informaciones que se traducen en la metáfora del ‘choque de trenes’ sobre el que vienen alertando distintos actores políticos y que evidencia que hay en juego, al menos, tres opciones:

  • La del inmovilismo del Gobierno central, plasmado en la negativa del Congreso de los Diputados a permitir la consulta en Cataluña y, en los últimos tiempos, en la declaración/aviso de la plataforma Libres e Iguales. Esta posición ha venido matizada, en los últimos meses, por constantes visitas de varios ministros del Ejecutivo, con un papel estelar de Soraya Sáenz de Santamaría. También del rey Juan Carlos y de su sucesor en el trono. En las últimas semanas, quizás ante la evidencia de que el suflé no baja, se han lanzado mensajes en torno a la mejora de la financiacion y hacia una de las reivindicaciones históricas de Cataluña: la formulación de un sistema de financiación similar al Concierto vasco y navarro.
  • La del aviso de que el planteamiento que se hace desde Cataluña va en serio, un aviso que hunde sus raíces en el carácter de movimiento social que tiene todo el proceso soberanista que mostró su músculo  durante la celebración de la Diada de 2012 (y que se repitió en 2013). En estos momentos, la ANC, que aparece como el referente de la sociedad civil involucrada en este proceso, prepara la celebración de este año, que tendrá lugar apenas dos meses antes de la fecha en la que tiene previsto celebrarse la consulta, bien como tal o como elecciones autonómicas con este asunto en el eje de los programas políticos de los partidos.
  • La del PSOE y otros sectores vinculados a lo que se ha llamado la tercera vía, que plantean una reforma constitucional a fondo con la excusa del debate territorial abierto para ir hacia una construcción más federal del modelo español. En esta clave se lee la sentencia del TC sobre el recurso del PP a la consulta y también la renuncia de Josep Antoni Duran Lleida como secretario general de CiU, una decisión que llegó después de amargar en muchas ocasiones con tomar esta decisión. Aunque Duran no ha explicitado las razones de esta decisión (que no le exime de seguir al frente de Uniò y como portavoz de CU en el congreso de los Diputados) son públicas y notorias sus diferencias con el proceso soberanista (a pesar de que sus gritos iniciales de “Visca Catalunya Llibre”) y con Mas, a pesar de la escenificación de la unidad que protagonizaron durante el anuncio de Duran. Hay quien señala que este gesto se dirigía, en realidad, hacia Rajoy, puesto que él pasaba por ser uno de los puentes que se mantenían para mantener el diálogo con la Generalitat.

Sólo una de las opciones, la segunda, maneja el escenario de un proceso protagonizado por la sociedad civil que los partidos políticos tradicionales tratan de gestionar de la mejor manera posible. Eso explica por qué Mas a menudo parece atado de manos, no por ERC, sino por la ola que intentó cabalgar en septiembre de 2012, seguramente a partir de un cálculo electoral erróneo. Las elecciones de noviembre de 2012 certificaron la caída en votos de CiU y la consideración de Mas como un cadáver político a pesar de liderar el desafío territorial más potente hacia la construcción de la España que conocemos hoy, con el añadido, además, de que se trata de un movimiento absolutamente pacífico.

El vodevil informativo sobre la reunión entre Mas y Rajoy no hace sino ahondar en la tesis de que algo grave ocurre en este país cuando es noticia un encuentro que debería formar parte de la normalidad institucional de un país descentralizado, se ha convertido en una de las noticias del mes de julio. La cita llega una vez aclarado el liderazgo del PSOE y dos días después de que el presidente del Gobierno reciba a Pedro Sánchez, ya investido como secretario general del PSOE tras el congreso extraordinario que se celebra este fin de semana. Es previsible que Rajoy haya despertado de su letargo y haya decidido que ahora Cataluña sí es un asunto prioritario en su agenda.

Y como la política son gestos, he ahí algunos registrados en los últimos días:

→ Rajoy recibe a Sánchez dos días antes que a Mas. Si bien se trata de un encuentro de cortesía, a nadie se le escapa el simbolismo de reunir en un mismo espacio a más del 80% de la representación actual del Congreso, sobre todo ante la posición que Sánchez explicitó a propósito de la consulta (muy en la línea de lo que defienden los sectores más moderados del PP). La diferencia es el planteamiento de reforma constitucional, pero incluso este asunto en los últimos tiempos no se aborda desde Génova como si se tratara de modificar las tablas de Moisés.

→ El lunes, se hizo público un informe con la opinión del gran empresariado catalán, que alertan del efectivo negativo (47.8%) o muy negativo (19.6%) del debate soberanista en las relaciones económicas entre Cataluña y España. El colectivo demandó diálogo a Madrid y Barcelona.

→ Uno de los argumentos de Cataluña es que, desde hace décadas, el conjunto del Estado lastra su potencialidad económica por un reparto injusto de las cargas fiscales. Para calentar aún más el ambiente, el miércoles Hacienda hizo público el documento sobre las balanzas fiscales de las CCAA que sitúan a Cataluña como la segunda CCAA que arroja un mayor déficit finacniero (8455  millones, 6500 menos que los que la Generalitat hizo público de acuerdo a sus cálculos).

saldofiscal--644x786

Sin embargo, la noticia, amplificada por los medios editados en Madrid, es que este saldo supone  la mitad que el que se da por parte de Madrid  (16.723 millones), que su presidente autodefinió como la CCAA más solidaria del país. La Comunidad Valenciana  (-2000 millones) se postula también como otra de las comunidades perjudicadas por el sistema actual frente a Andalucía, Canarias y Extremadura, grandes beneficiadas si no se tienen en cuenta criterios como el de la población o el PIB [Madrid, por cierto, quedaría beneficiada por su papel de capitalidad del Estado y por el hecho de servir de domicilio social de buena parte de las empresas multinacionales]. Estas fueron algunas de las portadas con las que se han presentado este jueves:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

→ Mientras, los partidos catalanes siguen la senda fijada. La Comisión de Asuntos Institucionales del Parlament aprobó el dictamen de la ley de consultas, paso previo a su aprobación en pleno, previsto para finales de septiembre. Ésta es la herramienta que los partidos partidarios de la consulta han establecido para apelar a que el referéndum se haría en un “marco legal”. En esta ocasión, contó con el voto a favor del PSC -PP yC’s votaron en contra, advirtiendo del “engaño”-. Tras su aprobación, CiU, ERC, ICV y la CUP llevó el texto al Consell de Garanties para que dictamine si respeta la Constitución Española y el Estatut.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Cataluña. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s