EEUU vuelve a Irak

Casi cuatro años después de que el último convoy de tropas de combate de EEUU abandonara Irak rumbo a Kuwait, para poner punto y final a la Operación Libertad iraquí iniciada por la Administración Bush, en 2003, en represalia por los atentados del 11S, EEUU se ve obligado a volver la vista al país.

Entonces, Barak Obama defendió la orden de salida de 14.000 soldados de las tropas de combate, en cumplimiento del programa electoral con el que ganó las presidenciales de 2008: “Estamos manteniendo la promesa que hice cuando comencé mi campaña para la presidencia… para fines de este mes, habremos sacado a 100.000 soldados de Irak y nuestra misión de combate terminará”. Quedaba en el país 50.000 soldados que deberían cumplir labores de asistencia, permitiendo así a EEUU a volver la vista a otras zonas geopolíticas del planeta, con especial mención a Asia.

Este domingo, Barak Obama notificó al Congreso estadounidense la campaña de ataques aéreos en el norte de Irak para recuperar de manos de los yihadistas la presa de Mosul, la más grande del país y que, antes del avance del ISIS (ahora IS), abastecía de agua y electricidad a dos millones de personas. De lo que no se habla tanto es del control de yacimientos petrolíferos en las zonas bajo dominio del IS, pozos que podrían generar beneficios de 100 millones de dólares anuales dirigidos íntegramente a financiar la consecución de sus objetivos:

CapturaHoy

Fuente: El País

En la carta enviada por la Casa Blanca a la Cámara de Representantes, se recoge que se trata de “operaciones militares (que) serán limitados en su alcance y duración”, coordinadas con el Gobierno de Bagdad, con Haider al Abadi al frente tras la renuncia de Nuri al Maliki a formar un Ejecutivo para afrontar su tercer mandato. Según la misiva de la Administración Obama, se pretende defender a la población civil y los intereses estratégicos de EEUU en el país: “Esta misión está en consonancia con la directiva del presidente Obama de que los militares estadounidense protejan al personal y las instalaciones estadounidenses en Irak”.

Este domingo, tropas kurdas, con el apoyo de la aviación de EEUU, recuperaron las ciudades cristianas de Batnaya y Telesqof, en la provincia de Nínive, y el 60% del control de la presa (este lunes, fuentes iraquíes confirmaban que habían recuperado el control del 100% de la presa). Estas actuaciones forman parte de la ofensiva contra los yihadistas para recuperar el control de Mosul, en poder de los combatientes del IS desde el pasado 10 de junio, fecha en la que buena parte de la opinión pública mundial se enteró de que en Irak había un problema.

La intervención de EEUU en Irak se produce un año después de que Washington y Londres amenazaran con bombardear Siria en respuesta a un ataque contra civiles con armas químicas por parte del régimen de Assad. En aquel momento, la intervención de Irán y de Rusia frenaron los cánticos bélicos de EEUU y Reino Unido. En estos doce meses, el IS controla amplias zonas entre el sur y sureste de Siria y el oeste de Irak, donde proclamó en junio la instauración del califato. Desde entonces, abundan las informaciones sobre persecución de minorías, ejecuciones sumarias y violaciones, así como el matrimonio forzoso de las mujeres más jóvenes con combatientes del ISIS.

Quizás como forma de contrarrestar la campaña de información internacional sobre el IS, con referencias a que Al Qaeda les expulsó porque se consideró esta facción como extremadamente peligrosa, los combatientes permitieron que un periodista, Medyan Dairieh, empotrado con el IS durante varias semanas para elaborar este trabajo:

Mientras, la reacción de la ONU sigue la línea habitual: además de adoptar medidas contra los yihadistas de Irak, elevó al nivel de emergencia la crisis humanitaria de Irak dándose la circunstancia de que se decreta el máximo nivel de emergencia en cuatro zonas de manera simultánea. Estos países son, además de Irak, Sudán del Sur, Siria y República Centroafricana. En la práctica, implica que la comunidad internacional priorice recursos y financiación dada la escala, el alcance y la complejidad de una crisis de este tipo.

CODA. Por si Obama no tuviera bastante con el escenario que tiene sobre la mesa, con la fragmentación de Irak y la presencia cada vez más evidente del potencial Estado kurdo en territorios repartidos entre Turquía, Siria e Irak, el presidente de EEUU ve cómo surgen críticas hacia su actuación en esta crisis desde sus filas. Hillary Clinton, a la espera de dar el paso definitivo a la candidatura demócrata para las presidenciales de 2016, se ha desmarcado de la política exterior que contribuyó a cimentar como secretaria del Estado.

Clinton, que sigue de gira presentando su libro Decisiones difíciles, aseguró que “la falta” de apoyo de Obama hacia los rebeldes sirios propició el avance de los extremistas del Estado Islámico: “El fracaso en ayudar a construir una fuerza creíble de combate de las personas que originaron las protestas contra Asad -había islamistas, había laicos y había de todo en el medio- el hecho de no hacer eso dejó un gran vacío que ahora los yihadistas llenaron”, dijo.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en EEUU, Irak, Obama. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a EEUU vuelve a Irak

  1. Pingback: IS: El nuevo hombre del saco de una guerra televisada | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s