Rusia juega al ajedrez con Ucrania

Si alguien tiene alguna duda de quién fue el gran beneficiado de la reunión que se celebró el martes en Minsk (Bielorrusia) entre la UE y la Unión Aduanera, con presencia de Ucrania, sólo tiene que echar un vistazo a los medios digitales hoy. Tras varios avisos a la manera de “que viene el lobo”, Vladimir Putin parece dispuesto a probar las intenciones de la comunidad internacional y ya realizado una jugada maestra que, por momentos, parece la teatralización de un conflicto para dar una salida al embudo formado desde diciembre de 2013.

Cuando ya se daba por descontado el avance ucraniano en las repúblicas separatistas del este del país, distintas informaciones apuntan, desde el pasado fin de semana, a que las tropas del Gobierno de Kiev podrían estar empatanándose en su propia guerra. A la resistencia de las guerrillas separatistas del Donbass  se habría sumado la apertura de otro frente en Mariupol, en el mar de Azov, una zona estratégica para conectar con Crimea [adherida a Rusia tras la celebración de un referéndum sobre el estatus de la Península].

Este miércoles, Kiev admitió que Novoazovsk, donde se combatía desde hacía una semana, había caído en manos de los rebeldes, que estarían contando con la cobertura del Ejército ruso: “Sobre las 12.30 (hora local), dos columnas formadas por tanques y blindados que entraron en Ucrania desde las localidades de Veselo-Voznesensk y Maxímov, en la región de Rostov de la Federación de Rusia, atacaron” Novoazovsk, reza el comunicado.

Ucraniamapa

Como contamos en este mismo blog, Kiev estaría reafirmando esa tesis con la exhibición de paracaidistas rusos apresados en suelo ucraniano, en lo que Kiev considera una muestra de la interferencia de Putin en esta guerra. Fuentes de los rebeldes citados por la agencia Reuters confirma que al menos 3000 voluntarios rusos combaten al lado de las tropas separatistas, cifras que la OTAN rebaja al millar.

Hoy, el Consejo de Seguridad y Defensa ucraniano confirmó que Novoazovsk está en manos del Ejército ruso, noticia que ha servido para que Petro Poroshenko denuncie la entrada de tropas rusas en Ucrania. El presidente de Ucrania también ha pedido una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU para abordar el “deterioro” de la situación en el este del país que muchos no dudan en calificar de ‘invasión’.

Al calor de las informaciones, el embajador ruso ante la OSCE mantuvo que no hay soldados ni armamento ruso participando en las hostilidades en Ucrania: “Hemos dicho claramente que no hay participación del Ejército ruso. Nosotros no suministramos ningún equipamiento pesado allí. Las acusaciones de que columnas de blindados (rusos) están allí ya se vertieron la semana pasada y la anterior. Todo esto ha sido refutado y está siendo refutado ahora. Estas acusaciones carecen de sentido”, dijo. Moscú reafirma su argumento en que los militares no presentan distintivo alguno, por lo que en todo momento se especula con su procedencia -y su perfil como mercenarios-.

Por su parte, la UE reclamó a Rusia el “fin inmediato” de las hostilidades en la frontera ucraniana: “Repetimos nuestro llamamiento a Rusia para que ponga fin inmediato a cualquier hostilidad en la frontera, y esto obviamente incluye el flujo de armas, equipos y personal militar de Rusia hacia Ucrania”, explicitó la CE. En esta línea, el presidente de Francia, François Hollande, advirtió a Moscú de que aumentarán las sanciones “si la escalada continúa”, castigo que también está perjudicando directamente a la economía europea. Aun así, Hollande rcordó que “Rusia debe respetar la soberanía de Ucrania” y llamó a proceder  a la reforma territorial federal en las zonas rusoparlantes ucranianas. Esta cuestión, precisamente, estuvo sobre la mesa en la reunión que mantuvieron el martes Vladimir Putin y Petro Poroshenko en Minsk sin que se haya filtrado solución alguna.

Desde EEUU, la reacción más contundente, hasta el momento, es la del embajador en Kiev, Geoffrey Pyatt, que en su cuenta de Twitter escribió: “Un número cada vez mayor de tropas rusas está directamente implicado en acciones militares en territorio de Ucrania. Rusia ha enviado sistemas de defensa antiaérea de última generación al este de Ucrania”.

A la espera de confirmar la reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU para tratar este asunto, en el momento de elaboración de este post podemos afirmar que el gran vencedor de este nuevo movimiento vuelve a ser Vladimir Putin, que sabe que el tiempo corre de su lado, con el invierno europeo llamando ya a las puertas de Ucrania.

Durante estos días no han faltado referencias al conflicto del gas [con menciones a un acuerdo interino entre Moscú y Kiev que evite el desabastecimiento], a la buena vecindad en torno a la relaciones entre los países que conforman los bloques económicos [origen de la cristalización del Euromaidán] y al papel de Rusia como actor fundamental, no sólo en el patio trasero de Europa, sino en otros lugares más conflictivos. De nuevo se resalta su relación privilegiada con Assad o sus buenas relaciones con Irán, uno de los protagonistas del momento en plena ofensiva en Irak contra el Estado Islámico.

CODA. Nadie duda de que estamos en mitad de una guerra de propaganda y por el control de la información. De ahí que países como Lituania se haya apresurado a calificar de ‘invasión’ la operación que ha saltado a los medios esta semana, en un nuevo intento de refrescar el pasado reciente de las repúblicas bálticas y su inclusión en la URSS.

No hay inocentes, como tampoco lo son los medios internacionales que, al calor de la operación en Ucrania, no dudan en cargar las tintas contra Rusia. Un ejemplo salió publicado recientemente en el Frankfurter Allgemeine, que elaboró una pieza sobre la manera en la que el país que maneja con mano de hierro Vladimir Putin trata a sus militares caídos en Ucrania.

Nada nuevo bajo el sol, como bien pueden atestiguar las familias de las víctimas del submarino militar Kursk, de los niños retenidos por separatistas chechenos en Beslán o por los espectadores que sobrevivieron a la operación militar lanzada en el teatro Dubrovka, en Moscú, para aniquilar a un comando checheno.

CODA 2. Si quieren estar informados en tiempo real de lo que acontece en Rusia y sus zonas de influencia, recomiendo seguir en Twitter a   y @Cierzo_bardener.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en ONU, Rusia, Ucrania, UE. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Rusia juega al ajedrez con Ucrania

  1. Pingback: Ucrania y Rusia se citan para hablar de un alto en fuego | La última en llegar

  2. Pingback: Alto el fuego en Ucrania mientras la OTAN se redefine (I) | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s