Guerra sucia contra Guanyem y Podemos

Tras la presentación en sociedad de Podemos en las elecciones al PE, con 1.2 millones de votos y seis escaños, avanzamos los primeros movimientos desde medios y partidos catalogados de establishment (o casta, según la denominación que ha generalizado Pablo Iglesias y afines) para desacreditar a la formación, campaña que se acentuó según se hicieron públicos los primeros sondeos sobre estimación de voto, todos en la dirección de constatar la irrupción de Podemos como ficha clave en los próximos comicios locales, autonómicos y generales.

La presentación de Guanyem Barcelona, que este miércoles reunió a centenares de personas en una asamblea en el barrio de Gracia, no ha hecho sino incrementar el riesgo a que las plataformas cívicas puedan dar la sorpresa. Estas semanas leemos sobre la creación de réplicas de Guanyem [con la idea de confluir con otros grupos como Podemos, Compromís, Equo o IU] en buena parte de las principales ciudades españolas, no ha hecho sino acrecentar el temor a que las elecciones de mayo supongan una sacudida en términos electorales con consecuencias directas en la hegemonía de las fuerzas centrales del sistema (PP, PSOE, PNV y CiU) que se podrían traducir en una pérdida significativa de grandes plazas.

De ahí que las posibilidades electorales de estas plataformas ciudadanas y sus mensajes pasen a ser, junto con la consulta catalana, temas que se comentan a diario en las llamadas tertulias políticas de radio y televisión [especialmente en los medios escorados al centroderecha]; también suelen ser razón de circulación de cientos de tuits en los perfiles de Twitter de seguidores de ambas plataformas y, sobre todo, de sus detractores, un trabajo aparentemente inútil si se presta atención al tono de las conversaciones en los lugares donde se hace política de calle en España: en los bares y en los mercados.

Este ruido contrasta con el silencio con el que antes del 25 de mayo se acogieron estas alternativas políticas y convive con una escasa presencia de sus mensajes en informativos. Por supuesto, y a pesar de sus expectativas electorales, ambas formaciones apenas forman parte del argumentario de formaciones políticas que aspiran a pescar en el caladero donde están recogiendo votos (PSOE e IU especialmente). Durante las últimas semanas, tampoco parecen ocupar los mensajes centrales del PP y UPyD, que parecen haber entendido que su insistencia puede provocar el efecto contrario, como ya vivió José María Aznar con la demonización de ERC desde el año 2000.

Sin embargo, la guerra sucia continúa, bien en forma de reformas de la ley electoral municipal para impedir que estas plataformas lideren grupos de oposición que puedan desplazar a las listas del PP más votadas (pero con mayoría simple), bien con tácticas que denotan que el PP podría haber entrado en modo pánico.

Este jueves se ha conocido que un asesor del PP en el Ayuntamiento de Valencia, Luis Salom, ya en el punto de mira por su sueldo (más de 50.000 euros) gracias a la dedocracia ejecutada por la formación de Rita Barberá, registró las marcas Guanyem Valencia y Guanyem Barcelona en la web la Oficina Española de Patentes y Marcas integrada en el Ministerio de Industria. La inversión: 121 euros por cada dominio, en el que se incluye el logotipo que venía usando la plataforma en Barcelona, lo que podría dificultar la presentación de esta candidatura en las próximas municipales.

Ante el revuelo montado en Twitter, pocas horas después anunció que renunciará a registrar ambas marcas si Iglesias y Colau donan 20.000 euros a la ONG Sant Joan de Déu’ en lo que califica una “oportunidad de oro para que (ambos) ejerzan de verdad la solidaridad que dicen defender”. No es descabellado pensar en la llamada que ha llegado desde Génova para manifestar su disconformidad ante una táctica muy sucia con la que, aprovechando una torpeza por parte de Guanyem, se dificulta que participen en las elecciones adversarios políticos. Por si el PP no tiene suficientes problemas de imagen, sólo falta constatar prácticas que, normalmente, se realizan de forma discreta.

No la única táctica de guerra sucia que nos hemos encontrado hoy contra estas plataformas. En la portada de El Mundo rescatan unas palabras de Juan Carlos Monedero, número 2 y posible candidato de Podemos a la Alcaldía de Madrid, sobre las conexiones de las FSE y de narcotraficantes en Euskadi (y en el resto del país) para adormecer a la juventud en los años 80 en un ambiente de conflictividad social ante los primeros movimientos para desmontar el Estado de bienestar en el Reino Unido, algo que en España coincidió con las reconversiones industriales y el intento de asentar el sistema político bajo el fuego del terrorismo:

elmundo_750

El revuelo ha sido tal que varios sindicatos policiales ya han anunciado querellas contra Monedero por sus declaraciones mientras muchos se echan las manos a la cabeza por haber mencionado a la bestia. Esas mismas personas desconocen, quizás, que esta denuncia  – que habría servido para que ETA justificara el asesinato de camellos en Euskadi (32, según informaciones recogidas por la agencia Europa Press)- viene recogida en el llamado Informe Navajas [aquí íntegro], que fue ampliamente difundido por el periodista Pepe Rei, por el colectivo Madres contra la droga gallega y asumido, en general, por cualquiera que haya visto de cerca cómo en los barrios obreros de ciudades como Madrid, Barcelona, Bilbao o Vigo la heroína se llevó por delante a los más jóvenes de la generación del baby boom.

Por cierto, esta información se puede completar con la entrada de la Wikipedia sobre el Plan ZEN, aprobado en 1983 y que planteó una suerte de estado de excepción centrado en la juventud vasca y navarra [gracias a @eidergorostiza por ponerme sobre la pista], plan que fue declarado parcialmente inconstitucional.

No importa. Da la impresión de que, cuanta más basura viertan los medios tradicionales sobre las dos plataformas ciudadanas, más apoyo suscitarán, de manera que no es descabellado avisar de un incremento de la ferocidad de los ataques contra las caras más visibles de Guanyem y Podemos. Sobre todo si se hace de manera tan burda, confirmando, de paso, que el establishment comienza a asustarse.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Podemos, PP, Sondeos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Guerra sucia contra Guanyem y Podemos

  1. Pingback: Podemos, el asalto del cielo y el nerviosismo de Madrid | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s