Ha nacido una estrella

Y esa estrella tiene un nombre: Matteo Renzi.

El primer ministro italiano, por obra y gracia de la operación de su partido para derribar a Enrico Letta, el responsable del PD elegido ante la imposibilidad de Pier Luigi Berzani, virtual ganador de las elecciones legislativas de febrero de 2012 que supusieron el inicio del fin de Silvio Berlusconi (veremos si definitivo), para formar gobierno ha llegado para quedarse.

Renzi, que ya se había hecho con las riendas de su partido en primarias abiertas, se presentó como el responsable que llevaría a cabo el programa de reformas necesarios para que Italia deje de ser un quebradero de cabeza en la Eurozona, ya dio el primer aviso en las elecciones europeas, en las que su partido arrasó a sus competidores. El 25 de mayo, su formación obtuvo el 40.8% de los votos, casi 20 puntos más que su inmediato competidor: el M5S.

El pasado fin de semana, Renzi volvió a demostrar que la ambición que exhibió en las primarias que perdió con Bersani para ser el cabeza de lista del PD a las primeras elecciones tras el Gobierno tecnócrata de Mario Monti se mantiene impoluta. También su idilio con un electorado muy poco acostumbrado a políticos que se dirigen a ellos permanentemente, no tanto a nivel mediático como en relación a la exhortación para hacer juntos un nuevo país.

Tras semanas de insistencia, logró que la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE, reunidos para acordar el reparto de cargos tras las elecciones del 25 de marzo, aceptara que su ministra de AAEE, Federica Mogherini, fuera nombrada nueva responsable de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE para los próximos cinco años en sustitución de Catherine Ashton, la mujer que ha propiciado que Europa sea invisible en la comunidad internacional.

El mérito de Renzi es aún mayor: Mogherini, de 41 años y especialista en la relación entre religión y política en el Islam,  aunque en las semanas previas a su elección se destacaba, como fallo, su falta de experiencia. Sin embargo, su trayectoria académica podría servir para catapultar el papel de la UE ante los movimientos geopolíticos que se están registrando en todo Oriente Próximo y Medio, liderazgo que veremos si le dejan ejercer. El hecho de su nombramiento ya indica que Renzi ha hecho valer el peso que su formación obtuvo en los pasados comicios al PE, peso que le arrebató incluso a la todopoderosa CDU de Angela Merkel (que recibió el 30% de los votos).

El liderazgo exhibido por Renzi en la UE se complementa con su acción de gobierno en Italia. Este lunes, Renzi presentó una página web, Passo dopo Passo, con una cuenta atrás virtual de mil días que marcará los plazos del programa con el que pretende modernizar el país en los próximos tres años siguiendo el modelo alemán en materia laboral, según puntualizó el propio Renzi hace unas semanas, y con una reforma educativa en profundidad, anunciada esta semana pero sobre la que no se tomarán medidas hasta el próximo mes de enero:

CapturaItalia

En esta página, se podrán consultar a diario las reformas emprendidas por el Gobierno y sus efectos, con un objetivo: que los ciudadanos tengan la información disponible para revalidar en el cargo a los socialdemócratas en las elecciones de 2017, una suerte de rendición de cuentas permanente en el que la ciudadanía podrá participar con sus contribuciones.

Por el momento, los datos no le son favorables. La economía italiana entró nuevamente en recesión en el segundo trimestre de 2014 después de registrar entre abril y junio una contracción del PIB del 0.2% respecto a los tres meses anteriores. Eso, su enorme deuda pública, su tasa de desempleo (particularmente el juvenil), es lo que explica su presencia en la portada de The Economist que citamos ayer mismo.

CODA. En la reunión de los jefes de Estado y de Gobierno de Los 28 se acordó, además del nombramiento de Mogherini como nueva responsable de la diplomacia europea, la elección de Donald Tusk  como presidente del Consejo. El Grupo Popular hacía valer así su victoria en las elecciones y coloca a otro de los suyos al frente de una institución clave (recordemos la elección de Jean Claude Juncker como presidente de la CE), al tiempo que lanza un mensaje sobre el futuro de la UE. Tusk es el primer ministro de Polonia, país clave en la crisis de Ucrania.

Mariano Rajoy esperaba de la reunión despejara el camino del ministro de Economía, Luis de Guindos, como presidente del Eurogrupo, un cargo que muchos ya daban por hecho tras el apoyo público de Angela Merkel a su nombramiento pero que durante el fin de semana se enfrió. El propio Rajoy tuvo que admitir ante los medios la evidencia: “Eso no está hoy en el orden del día, primero porque no es una competencia del Consejo, eso lo elige el propio Eurogrupo, y segundo porque no ha terminado el plazo de la persona anterior. En cualquier caso, Guindos cuenta con muchos apoyos pero esto no es algo que vaya a decidirse en el día de hoy”. Luego se filtró que el gran escollo para su elección serían los Países Bajos, país que estaría dispuesto a batallar con Madrid por ese puesto.

Otra muestra más de que hay quien no parece teneridea de cómo funciona el reparto de cargos e influencia en la UE, algo que se pone aún más en evidencia cuando vemos ejemplos como el de Renzi.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Italia, Socialismo, UE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s