Botín y el agotamiento del sistema

Este miércoles falleció de un infarto Emilio Botín, presidente del Banco Santander, la primera entidad financiera española y uno de los puntales del sistema económico español y uno de los poderes fácticos que están en el punto de mira de los críticos con la tecnocracia mundial que nos gobierna. Horas después de hacerse público su fallecimiento, el consejo de administración de la entidad decidió por unanimidad que le sucediera su hija, Ana Patricia, por lo que la familia Botín sigue controlando el banco, tal y como ocurre desde 1909 (con diferentes regímenes: monarquía, II República, dictadura franquista y restauración democrática).

Botín, que se hizo cargo de la presidencia del banco en 1986, se convirtió en uno de los referentes del poder político, uno de esas manos en la sombra que ha dirigido los designios del país. Basta recordar cómo fue conocido como el “banquero del PSOE” (de Felipe González), cómo respaldó el programa económico del PP (con su apoyo a Rodrigo Rato) y cómo ungió a José Luis Rodríguez Zapatero ante las elecciones de 2004 y, de nuevo, ante los comicios de 2008. El entonces secretario general del PSOE se enfrentaba al reto de revalidar el triunfo de su formación en 2004, tras los atentados del 11-M, unos hechos que sirvieron para que el PP pusiera en marcha una campaña de deslegitimación del triunfo. Botín mostró su respaldo público a Rodríguez Zapatero frente a Mariano Rajoy y en marzo de 2008 las urnas revalidaron el triunfo socialista, mientras los ecos de la crisis económica y financiera mundial llegaban a España.

Emilio Botín deja una entidad que se centró, sobre todo, en la internacionalización de su mercado, mediante un proceso de fusiones y  de adquisiciones nacionales que convirtieron al Santander en la primera entidad bancaria de España y el decimoctavo banco por volumen de activos en 2013. Aunque no supo ver venir la crisis que llegaba en forma de hipotecas basura (con impacto directo en sus finanzas del fraude de Madoff), sí supo amoldarse a las circunstancias, con un mayor enfoque a su negocio fuera de España, cerrando 2013 con un beneficio neto de 4.370 millones de euros en 2013, un 90% más que el año anterior.

Esta situación, y su presencia como accionista en la mayor parte de los medios de comunicación españoles, explican las hagiografías que se han publicado desde el miércoles, con especial mención a el diario El País, que sigue cavando la tumba de lo que un día marcó su prestigio. Sirva como ejemplo este repaso a las portadas de los diariso de información general y económica para vislumbrar qué tipo de hilos se mueven en el Santander vía créditos para sanear cuentas en quiebra o inversiones publicitarias:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desde hace meses venimos hablando de la impresión de fin de ciclo que se respira en el país, un fin de ciclo que se centraliza en la crisis de los partidos políticos que fueron protagonistas del sistema que nació de la Transición, pero que también se puede apreciar en otros ámbitos: Ahí están los relevos institucionales (en la Jefatura del Estado) en los esfuerzos del Poder Judicial por remarcar su combate contra la corrupción (como si antes no lo hubieran hecho); ka caída libre de algunos de los prohombres que lo fueron todo en el sistema económico y financiero español, imputados en el caso Gúrtel por el presunto pago de comisiones ilegales en el PP; o el fin del mito del catalanismo conservador que representaba Jordi Pujol.

Hay quien, como Juan Carlos Monedero, atribuye estos cambios a la irrupción de Podemos como marca del movimiento 15M. Los más realistas se remontan a los signos de agotamiento del sistema político que se perciben desde, al menos, la segunda legislatura del PP en 2000, y que se han acelerado como consecuencia del impacto de la crisis económica y su reflejo en la crisis política e institucional que vivimos desde que Rodríguez Zapatero renunció a su programa electoral y a las señas de identidad del PSOE en mayo de 2010.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Podemos, PP, PSOE, Rajoy, rescate, Tecnocracia, Zapatero. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s