Precampaña: Sondeos, aliados, rivales y confluencias

Llevamos apenas medio mes de curso político y todas las formaciones políticas comienzan a enseñar sus cartas. Estos movimientos coinciden en el tiempo con la filtración de sondeos sobre intención de voto que insisten en que las próximas elecciones en el ámbito del Estado, las municipales y autonómicas de 2015, pueden ser la puntilla de un cambio de sistema político dirigido en dos direcciones: Una mayor fragmentación política y un posible cambio de la hegemonía en la izquierda al menos en algunos territorios

Filtración de sondeos: movilización y diseño de estrategias

Hace unos días se filtró el resultado de un sondeo encargado por el PP valenciano en esta CCAA que confirma lo que apuntaban otras encuestas que hemos analizado en este mismo blog: el PP ganaría las elecciones pero recibiría un severo correctivo que ya comenzó a degustar en los comicios para elegir al PE.

Según los datos conocidos, el PP ganaría los comicios con un 30% de representación, -19.3 puntos menos que en 2011 y apenas 10 puntos más que sus inmediatos competidores: Podemos y el PSPV, que lograrían el 20% de representación cada uno. El PSPV habría perdido 8 puntos en comparación con su último resultado.  UPyD sería la cuarta fuerza parlamentaria (aunque no se cita el porcentaje de apoyo) y las dos fuerzas emergentes de la izquierda en esta CCAA, Compromís y EU, quedarían por debajo del resultado obtenido en las elecciones de mayo de 2011: 7.1% y 5.9% respectivamente.

Se confirmaría, así, que Podemos, además de pescar en el caladero de votos del PSOE lo estaría haciendo también en las opciones alternativas que habían ganado protagonismo con la crisis de identidad que los socialistas viven en esta CCAA desde hace varias legislaturas. En relación al PP, se demostraría que Génova tiene un problema en uno de sus graneros de votos, donde el liderazgo de Alberto Fabra no sólo no se ha consolidado, sino que ha servido para que se pusiera de manifiesto la división interna en una CCAA quebrada, y no precisamente por obra y gracia de la herencia recibida.

Este viernes, Mariano Rajoy se reunió con Rita Barberá en La Moncloa, un encuentro del que Presidencia ofreció imágenes. Según la versión oficial, se habló de política municipal, aunque no es un secreto que el nombre de Rita Barberá suena desde hace años para liderar la candidatura del PP en la Comunidad Valenciana. Y eso a pesar de su descrédito en los últimos años por su implicación en casos de presunta corrupción.

Casi de forma simultánea, se hicieron públicas también las grandes líneas de una encuesta interna de IU que refleja lo obvio: una gran mayoría, el 86.6%, estaría de acuerdo en unirse a Podemos en las próximas elecciones municipales y autonómicas, porcentaje que baja al 70% entre los militantes de Podemos.

Un tercer sondeo, éste relativo a Andalucía, situaría a Podemos como tercera fuerza, por delante de IU (socio del Gobierno del PSOE en la Junta). Aunque los socialistas ganarían las elecciones, habría habido movimiento de fuerzas hacia la organización que lidera Pablo Iglesias y que, como en el resto del país, aún no tiene caras reconocibles vinculadas a los territorios.

Estos días se registran movimientos en los partidos periféricos: Coalición Canaria eligió a Fernando Clavijo como la persona que liderará la lista a las elecciones autonómicas, una vez que Paulino Rivero anunció la retirada de su candidatura. Por su parte, Ramón Espadaler será el próximo secretario general de Unió tras la renuncia de Josep Antoni Duran i Lleida, sorprendentemente callado. Pero también hay otros movimientos de calado en formaciones que aspiran a marcar el rumbo de la política próximamente.

El PP aparca reformas polémicas

Parece que se cumplen las proyecciones y el PP estaría dispuesto a guardar en el cajón dos de las reformas propuestas que más rechazo social han generado. Este sábado, El Mundo contó que el Ejecutivo de Rajoy estaría dispuesto a retirar su proyecto de reforma de Ley del aborto, una medida que, desde que se presentó, suscitó una fuerte respuesta a nivel nacional, internacional e incluso en las filas del PP. Si Alberto Ruiz-Gallardón fuera coherente con su palabra dada, en ese momento presentaría su dimisión inmediata e irrevocable, algo que no estamos seguros que ocurra. El titular de Justicia es un viejo conocido de la estrategia de amagar con dimitir y retirarse de la política como herramienta para lograr mejores cotas de poder. Su problema, hoy, es que su imagen está achicharrada.

No es la única iniciativa que el Ejecutivo se estaría replanteando. También está en el punto de mira su propuesta de reforma de la ley electoral en relación a la elección de alcaldes ha sido una bonita serpiente de verano de la que los quedaremos sin conocer los detalles. Hace unos días, comenzó la ronda de contactos entre Gobierno, PP y grupos políticos para negociar un paquete de propuestas de regeneración democrática.

El primer encuentro se celebró en el palacio de La Moncloa, con el PSOE, y tras la reunión se anunció que se había acordado aparcar la reforma de la ley electoral para negociar la batería de propuestas sobre regeneración, un plan q ue se quiere llevar al Congreso antes de Navidad. Según los asistentes, se había decidido que la refomra electoral se abordara en una mesa de partidos, aunque el PSOE insistió en que no hablará de este asunto antes de la próxima cita en las urnas, en mayo de 2015.

Aunque no se ha dicho claramente que el PP vaya a abandonar el proyecto, parece que estamos ante una enmienda a la totalidad que llega tras las declaraciones en torno a que Génova estaría dispuesto a aplicar su rodillo parlamentario para aprobar en solitario -quizás con el apoyo de CiU y PNV- el proyecto de ley.

Tras esta decisión no anunciada se proyecta un temor mayor a la pérdida de poder que auguran las encuestas: la imagen de un partido de gobierno manipulando en su beneficio leyes electorales, una de esas reglas básicas que recogen los informes que miden el nivel de calidad democrática de los países. Es algo que el PP no se puede permitir, sobre todo si tenemos en cuenta que ha sido apuntado por la corrupcion y que existe la idea socialmente difundida de que el presidente del Gobierno y la cúpula del PP cobró sobresueldos -aún no sabemos si declarados- de comisiones ilegales.

El PSOE decide mirar a la cara a Podemos

Durante los meses que han transcurrido desde la irrupción de Podemos, la formación sorpresa que ocupa buena parte de los discursos informativos y de opinión de los medios generalistas, el PSOE decidió centrarse en su proceso de renovación interna evitando, en todo momento, hacer mención a Podemos. Y eso a pesar de los datos que indican que la formación de Pablo Iglesias está pescando, y mucho, en el banco de votos socialistas, algo que se aprecia en los sondeos postelectorales publicados por el CIS  y GESOP en Cataluña.

La semana pasada, Ferraz decidió girar en su estrategia. Al calor de los sondeos filtrados, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, fue requerido precisamente sobre la posibilidad de que los socialistas puedan pactar con Podemos allá donde se pueda para desbancar al PP. Pedro Sánchez fue explícito en su entrevista con Gloria Lomana en A3 al señalar que su partido no pactará con “los populismos“. En una intervención en RNE fue aún más allá y calificó a Podemos de populista, por lo que parece que queda claro que en los planes socialistas se descartan confluencias con estas nuevas formaciones.

El sábado, en la celebración del Comité Federal del PSOE, Sánchez fue un paso más allá y alertó de la existencia de una “gran coalición de interesesque se está produciendo entre los extremos” y que provoca que el PP se frote las manos ante el efecto que el avance de Podemos supone para el PSOE.

Así, insistió en que no pactará con los “populismos” y lanzó un mensaje que denota el éxito de la campaña de Podemos. Sánchez abundó:  “Nosotros, ni PP ni populismos. Partido Socialista Obrero Español”; es decir, colocó en el mismo plano a PP y Podemos como adversarios, situándose él en un tercer vértice que incide en que el reparto del juego político ya no es tanto entre PP y PSOE sino que se ha abierto a tres bandas.

El secretario general de los socialistas remarcó el empeño de su partido por trabajar por las clases medias y trabajadoras, los que más han sufrido las políticas económicas del PP y precisamente los sectores que se fueron en masa a la abstención y a terceras fuerzas en 2011, muchos de los cuales recalan estas semanas en Podemos.

IU y la convergencia con Ganemos Madrid

Según publicó el viernes  eldiario.es, la Ejecutiva regional de IUCM aprobó por 15 votos a favor y una abstención una resolución que ratifica su apuesta por la iniciativa municipalista para a la que pide el apoyo de la militancia: “Convocamos a los hombres y mujeres de IU no solo a trabajar activamente por la convergencia social, política y electoral sino también a poner en valor la aportación cuantitativa y cualitativa que nuestra formación”.

El documento habla de contribución activa en “todos los procesos de encuentro o convergencia” y se cita expresamente Ganemos Madrid, la propuesta municipalista nacida al calor de la experiencia de Guanyem Barcelona y que ha tenido su eco en buena parte de las capitales de provincia.

Según explicó el coordinador general de IU en la CAM, Eddy Sánchez, se trata de converger en un programa de ideas compartido con los movimientos cívicos cristalizados en las mareas de colores contra los recortes aplicados por los distintos Gobiernos conservadores a nivel estatal y autonómico. El objetivo es situar a la ciudad de Madrid en la vanguardia de lo que puede conseguir la alterpolítica, una vez constatado que parte del éxito de las mayorías absolutas del PP en Madrid se han explicado por la fragmentación de la izquierda.

Desde hace semanas se habla de la confluencia de Podemos en esta candidatura, un proceso que ha generado no pocas suspicacias públicas en Twitter entre los partidarios de primar el objtivo (derrotar al PP en Madrid) frente a las ambiciones personales de una formación, Podemos, en plena ola ascendente. Los más críticos no olvidan que, antes de las elecciones Europeas, Podemos planteó una lista conjunta con IU, candidatura rechazada finalmente por la aspiración de Pablo Iglesias de ser número 2, justo por detrás de Willy Meyer. Tras el tsunami de las europeas y sus réplicas, Podemos va a vender muy cara su participación en proyectos de los que formen parte estructuras políticas tradicionales (como IU o, en otro sentido, Equo, que también aprobó integrarse en las estructuras de Ganemos).

UPyD explora la coalición con C’s

Sosa Wagner lanzó la piedra este mes de agosto a través de El Mundo, uno de los medios que con mayor claridad expone la necesidad de que ambas formaciones se entiendan y concurran juntos a los próximos comicios. El cabeza de lista de UPyD al PE fue llamado al orden por miembros destacados del partido pero, hace un par de fines de semana, el consejo político de UPyD aprobó los requisitos innegociables para conformar alianzas con otros partidos. Aunque no se mencionó expresamente a C’s, no se oculta que este movimiento se explica en esa clave.

Hace unos días, Albert Rivera llamó a Rosa Díez para comenzar a sentar las bases de esa coalición que parte de un supuesto: ambas formaciones se dirigen al mismo perfil de votante y ambos partidos pueden estorbarse en esa tarea si finalmente no hay acuerdo. Ya hemos escrito que, con permiso de Podemos, C’s fue otra de las sorpresas de las anteriores elecciones del PE, que constataron que la aspiración de UPyD a ser un partido bisagra se topó con un techo electoral importante. En estas elecciones se confirmó que su papel en Cataluña es irrelevante y que Albert Rivera, gracias a la promoción permanente de su canditura en La Sexta (cadena de Planeta), no sólo se está convirtiendo en alguien a tener en cuenta en Cataluña, sino que su liderazgo se proyecta en todo el territorio español (especialmente en Madrid).

El mayor obstáculo para el acuerdo, probablemente, será el entendimiento entre dos liderazgos fuertes como los de Rosa Díez y Albert Rivera, sobre todo si tenemos en cuenta que las valoraciones de la cara visible de C’s son mejores -es hombre, joven y todavía se entiende que es un recién llegado- que las de Díez.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en elecciones, IU, Pedro Sánchez, Podemos, PP, PSOE, Rajoy, recortes, Sondeos, UPyD. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Precampaña: Sondeos, aliados, rivales y confluencias

  1. Pingback: GAD3: Los datos de la batalla por Madrid | La última en llegar

  2. Pingback: El PP y las rectificaciones para recuperar el favor del votante | La última en llegar

  3. Pingback: Aborto: El PP se lanza a por el electorado de centro | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s