Socialdemocracia a cargo de hombres con camisa blanca

Hace una semana, se celebró el encuentro de la Festa dell’Unità que organizó el Partido Demócrata (PD) en Bolonia, con presencia de algunos de los líderes socialdemocrátas europeos con más proyección. En el acto intervinieron Achim Post (del SPD), Pedro Sánchez (secretario general del PSOE), Mateo Renzi (primer ministro italiano y organizador del encuentro), Manuel Valls (primer ministro del socialismo galo, en caída libre) y Diederik Samson, líder de los laboristas holandeses (el mismo partido al que pertenece el actual presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, que no se caracteriza precisamente por liderar una alternativa a las políticas que hasta el momento han dirigido las finanzas de la Eurozona).

Faltaba en el encuentro Ed Milliband, otro de los líderes europeos con más opciones de tocar gobierno en la próxima cita electoral, pero el laborismo británico tiene más que suficiente con las noticias que llegan de la campaña del referéndum por la independencia de Escocia.

Más allá de los mensajes difundidos, todos en la dirección de contraponer una propuesta alternativo desde la izquierda al discurso único que representa la derecha (y que han aplicado con alegría los gobiernos de izquierda), el cónclave de Bolonia sirvió para escenificar la llegada de nuevos líderes al socialismo europeo:

  • Todos son hombres, todos jóvenes (sólo Post pertenece a otra generación -nació en 1959-)
  • Todos son bien parecidos (como mandan los cánones televisivos)
  • Y todos han llegado al poder tras un fuerte desgaste de sus antecesores en el cargo y con sus partidos en horas bajas (algo aplicable, con matices, en el caso de Renzi).

En Bolonia, todos mostraron que, además de alabar el éxito del PD en Italia como alternativa económica y política y económica, comparten una característica común: A todos les gusta la camisa blanca para su vestimenta más informal, como confirma una de las fotografías del encuentro difundida por la agencia EFE

EFE

Hace unos días escribimos a propósito del uso de la vestimenta como arma de comunicación política. En el caso de Sánchez, la camisa blanca, como continuación de una imagen de persona no enfangado por los problemas de corrupción y/o por las decisiones impopulares adoptadas, ha sido una de sus señas de identidad desde que se dio a conocer al gran público al presentarse a las primarias para liderar el PSOE.

Tanto es así que, hace unos días, en su primera rueda de prensa en Ferraz como punto de partida al curso político, Sánchez combinó la camisa blanca, con las mangas arremangadas, con corbata roja y sin chaqueta. Una imagen que transmitía la idea de que ya estaba trabajando sin descanso pero que obviaba que esa vestimenta ya tiene copyright en una de las personas que más opciones tiene de amargarle la existencia al PSOE a corto plazo: Pablo Iglesias.

El fin de semana pasado, ocurrió algo parecido con la unanimidad en la vestimenta que exhibieron los líderes socialistas europeos, una anécdota que ni sus asesores hicieron bien su trabajo ni ellos tuvieron la capacidad para evitar una imagen que denota uniforme a pesar de ser un acto de domingo y que minimiza el impacto que se quiere conseguir. La camisa blanca, por sí solo proyecta una imagen de oficinista impoluto, con afán de desvincularse de todo lo feo que les pueda vincular a sus respectivas organizaciones políticas.

¿Realidad o ficción? Pues si recordamos cómo llegó Renzi al poder o lo que pasó recientemente en Francia con el Gobierno de Manuel Valls, convendremos que, por mucha renovación que se proyecte, estamos ante líderes de formaciones políticas más parecidas a lo que Michels escribía a propósito de la ley de hierro de la oligarquía que a las que una ciudadanía cada vez más crítica y hastiada con el centroizquierda parece desear. La coincidencia en su imagen no hace sino refrendar esa imagen de uniformidad que, en países como España, no parece conseguir el resultado que aspira.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Alemania, Francia, Italia, PSOE, Socialismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s