El PP y las rectificaciones para recuperar el favor del votante

Comenzó hace una semana, cuando El Mundo publicó, en portada, que, como era previsible, el Gobierno se plantea dejar aparcada la refomra de la Ley del aborto ante el coste electoral que su aprobación supondría para una base electoral muy descontenta con su acción política.

La información, que en el momento de elaboración de este post no había sido rectificada por nadie, pone en el punto de mira al ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, empeñado en cuerpo y alma en sacar adelante un texto que no sólo no devuelve la situación a la ley de plazos de 1985, sino que convertía el derecho a decidir de las mujeres en un unicornio. El rechazo social a la ley se manifestó en la calle, en el Parlamento, en el PE e incluso en las filas del propio partido, donde barones y voces autorizadas reclamaron consenso para sacar adelante un texto que corrige una ley anterior recurrida por el PP ante el TC:
EM

Gallardón, como hace habitualmente, puso a funcionar el off the record y trasladó su malestar ante una desautorización en toda regla y su intención de presentar la dimisión si finalmente su ley era aparcada. Recordemos que, antes del periodo vacacional, el titular de Justicia confirmó que la ley llegaría al Congreso de los Diputados para su tramitación antes de que acabara el verano (21 de septiembre).

El martes, ante una nube de periodistas que le preguntó por su futuro político, volvió a amagar con marcharse con estas palabras: “Creo que es un momento en el que mi obligación es poner esfuerzos con todas las instituciones que dependen del Ministerio de Justicia, particularmente la Abogacía del Estado, porque previsiblemente tendremos que interponer uno o más de un recurso ante el TC. En esta tarea estamos esta semana. Previsiblemente terminará la semana que viene y la próxima semana hablaré con ustedes”.

Es decir, la respuesta del Gobierno a la consulta soberanista es lo que evita que no tome una decisión inmediata ante la constatación de que Mariano Rajoy le ha dejado a los pies de los caballos pese a que el anteproyecto de Ley salió de la mesa del Consejo de ministros (por lo tanto, todos son responsables del contenido de esa norma).

Diputadas

La decisión del Gobierno y del PP de aparcar una norma apoyada por el Grupo Popular en la votación secreta celebrada en el Congreso y aplaudida por las diputadas del PP no hace sino referendar los problemas electorales que han comenzado a llegar con las encuestas sobre intención de voto. Esta decisión, fuertemente respondida por sectores católicos , que anuncian movilización y campaña para pedir que se vote al PP en las próximas elecciones, se produce después de aparcar también la elección directa de alcaldes y en plena ofensiva para recuperar el favor de sectores a los que ha maltratado con sus políticas económicas en el Gobierno central y en las CCAA que controla desde hace años.

Estos son sólo algunos ejemplos de la última semana:

  • El presidente de la CAM, Ignacio González, anunció que congelará por segundo año consecutivo los precios del transporte público, lo que afecta a los billetes de Metro o de autobús. El anuncio llegó después de que el responsable de Transporte en la CAM anunciara un aumento de la frecuencia en el suburbano de Madrid, en plena decadencia desde hace tres años.
  • El presidente de Extremadura amplió el anuncio de rebaja de impuestos efectauda hace unos meses y propuso una nueva reforma fiscal integral (IRPF, Impuesto de Sucesiones y Donaciones, Canon del Agua o reducción de tasas a la mitad a empresas que inviertan en esta región) que entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2015
  • El departamento que dirige Cristóbal Montoro, que durante meses arremetió contra los trabajadores del sector público por insolidarios ante la congelación y rebajas salariales aprobadas por el Gobierno, estudia la posibilidad de empezar a devolver la paga extra que se suprimió en 2013 y hacerlo en metálico.

Este cambio de posición, que en ningún caso se explica en otros términos que no sea el rédito electoral, denota el pánico escénico que desde hace semanas se vive en el cuartel central del PP en la sede de Génova ante el tsunami de las elecciones municipales y autonómicas. En dos semanas, ha comenzado a despejarse el futuro político en algunas de las ciudades símbolo del poder ‘popular (ahí está la reunión con Rita Barberá y la marcha de Ana Botella) y buena parte de los asuntos espinosos del programa ante la evidencia de que la recuperación económica no servirá, esta vez, para sepultar una acción de gobierno que adoleció de un relato y que confirma las grandes carencias de un Gobierno compuesto por perfiles tecnócratas.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en PP, Rajoy. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El PP y las rectificaciones para recuperar el favor del votante

  1. Pingback: Aborto: El PP se lanza a por el electorado de centro | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s