Francia: El retorno de ‘Sarko’

La política institucional francesa tiene todos los ingredientes para convertirse en una secuela de lo que en su día fue Italia (antes del gobierno tecnócrata de Monti y la irrupción de Matteo Renzi como solución a los males endémicos) y lo que, a menudo, se encuentra en los discursos de las grandes fuerzas políticas en España.

El presidente francés, François Hollande, sigue en caída libre en términos de popularidad, una caída a la que está arrastrando a su formación, que desde hace meses es tercera fuerza en los sondeos. Esa situación también impacta contra el primer ministro, en teoría sucesor natural de Hollande, que ha visto cómo, en apenas un año, su popularidad ha caído en 30 puntos,.

Según el último sondeo publicado en la prensa gala, en Journal du Dimanche, la popularidad del presidente francés se sitúa en un histórico 13% (el índice más bajo que alcanzó su predecesor fue el 28%). El primer ministro se mueve en un índice de aprobación del 36% y todo ello mientras aumenta la presión para que París acomete las reformas que la Troika sugiere para salir del estancamiento económico.

Sin embargo, el problema más grave que afronta Francia no tiene que ver sólo con su sistema productivo o la incapacidad del Ejecutivo de liderar esa posición. El país vecino afronta una parálisis de su sistema de partidos que explica perfectamente por qué las expectativas electorales del FN siguen en ascenso a pesar de su consideración de partido antisistema.

Ya hablamos de los problemas internos que vive la UMP, problemas que habrían de dilucidarse en unas primarias para elegir a la persona que tratará de ocupar el Elíseo en las elecciones de 2017 y que hasta ahora presentaba tres nombres: Alain Juppé, François Fillon y Jean-François Copé. Este fin de semana, a la terna se sumó el que todas las quinielas daban por seguro: el ex presidente Nicolás Sarkozy.

Sarkozy

Sarkozy anunció en Facebook y en su página web su disposición a disputar el liderazgo de la UMP a sus correligionarios para transformar el partido de arriba abajo. El domingo, en una entrevista a través de cadena pública France 2 su medio fetiche, la TV  , aseguró que se presenta tras oír las preocupaciones de los ciudadanos ante el rumbo de Francia, obligados a elegir entre la desesperanza de Hollande y el aislamiento que representa Le Pen. Sarkozy, en su papel de Sarko que con tanta alegría ejecutó entre 2007 y 2012 (ahí está el rescate de las enfermeras en Malí), les dijo: “No solo tengo ganas de volver, sino que no tengo elección”.

A los malpensados, que aseguran que Sarkozy busca su inmunidad por su implicación en casos de corrupción, les espetó que no tenía miedo a que su nombre estuviera en la media de decena de causas abiertas: “¿Me presta usted dos neuronas de inteligencia? Si tuviera la mínima cosa que reprocharme, si tuviera miedo, cree usted que volvería?”,

En clave europea, se alineó con las tesis de Alemania (recordemos que al de la crisis finajciera tuvo cierto predicamento el acrónico Merkozy) e insistió en la necesidad de un cambio de modelo económico y productivo para Francia: “Nuestro modelo debe refundarse completamente. Alemania no es una elección, no es una alternativa, es un hecho. Debemos caminar juntos”.

El ex presidente, que evitó posicionarse en el eje izquierda-derecha, se comprometió a recuperar  “uno a uno”a todos los votantes que han optado en los últimos comicios por el FN : “No creo que ellos crean en Marine Le Pen. Creo que están asustados, que están sufriendo. Creo que les hemos decepcionado y ahora debemos reconquistarles”.

La aparición de Sarkozy fue ya recogida por sus adversarios políticos:

  • Marine Le Pen afirmó que Sarkozy no ha cambiado en nada en su regreso a la política en Francia: “Nada ha cambiado, ni las ideas, ni la manera de presentarse” y le acusó de presentar el “argumentario vacío que conocemos desde hace 30 años”.
  • El máximo responsable del Partido Socialista (PS), Jean-Christophe Cambadélis, valoró de esta manera el regreso de Sarko a la vida pública: “He visto tres cosas en su intervención: vuelve con rencor en el corazón y revancha en la mente. Segundo, su programa es él y su balance son los demás. Y tercero, creo que ha sido candidato a la presidencia de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) durante 48 horas y que ya está en la (campaña) presidencial”.

En los próximos días habrá que seguir con atención la reacción entre sus correligionarios y el impacto de la vuelta de Sarkozy en los sondeos sobre intención de voto. Recordemos que, según los datos difundidos hace unas semanas por Le Figaro, Sarkozy pasaría  a segunda ronda y ganaría a Marine Le Pen con un 60% de los votos.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Francia, Sarkozy, UE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s