Aborto: El PP se lanza a por el electorado de centro

Ya sabemos a qué electorado dirigirá su atención el PP en el próximo ciclo electoral. La pesadilla que perseguía a los miembros del PP y del Gobierno, llamada anteproyecto Ley Orgánica de Protección del Concebido y los Derechos de la Embarazada, la contrarreforma propulsada por Alberto Ruiz-Gallardón, ha pasado a mejor vida. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, puso letra a la música que lleva días sonando y anunció la retirada del anteproyecto por la falta de consenso social que genera:

Yo como presidente del Gobierno creo que he tomado una decisión, que es la más sensata. Vamos a seguir trabajando por la cohesión. lo que no podemos es tener una ley que cuando legue otro gobierno la cambie al mediodía

Esta obviedad, de la que el Ejecutivo se ha dado cuenta ahora tras meses de fuerte movilización de grupos feministas, asociaciones médicas y partidos políticos, con su impacto a nivel internacional, se produce en mitad del impás ante la firma de la Ley de consultas que, previsiblemente, llevará al presidente de la Generalitat, Artur Mas, a convocar la consulta prevista para el próximo 9 de noviembre, y tras la rectificación de uno de los globos sonda más formidables de los conocidos en los últimos tiempos: la reforma de la ley electoral para priorizar que gobierne la lista más votada por los ciudadanos.

Horas después, poco antes del inicio del viaje de Rajoy a China, donde pasará los próximos días, el ministro de Justicia convocó a los medios de comunicación en la sede de su ministerio para anunciar su dimisión. Sobre el motivo, no quedaban dudas: Se va por la decisión de retirar el proyecto de la reforma de la Ley del aborto. De paso, Gallardón anunció que también abandona la política y sus responsabilidades en el PP después de 30 años, lo que indica, sobre todo, que su grado de enfado es mucho mayor de lo que se pudo deducir de sus palabras.  El ministro de Justicia, que hace una semana se negó a valorar su marcha apelando al trabajo en el ministerio para frenar la consulta, se va sin que desde la Generalitat se haya dado ningún paso en esa dirección, algo que sólo ahonda la tesis de su enfado ante el anuncio protagonizado por Rajoy.

El PP mantendrá, por lo tanto, la Ley de plazos aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2010, a la espera de que se pronuncie el Tribunal Constitucional. Sí ha avanzado que, como figuraba en su programa, reformará el punto de la ley que incluye que las mujeres de entre 16 y 18 años puedan decidir sobre su maternidad sin el permiso de sus padres o tutores.

Lo ocurrido no hace sino poner de manifiesto el error del PP en poner sobre la mesa este proyecto de ley, que su día defendió por una cuestión de valores, dejando un paisaje tras la batalla demoledor:

  • Rajoy ha fundido (no sabemos si de manera consciente) a uno de los ministros que más predicamento tenían entre el electorado de centro y lo ha hecho otorgándole una tarea que precisamente es de la simpatía de los sectores más ultraconservadores de las filas populares. Alberto Ruiz-Gallardón quedó completamente desautorizado ante una reforma que, no olvidemos, salió con el apoyo del Consejo de Ministros. Ante esta bofetada pública, sólo tenía como opción irse, aunque sorprende, una vez más, su anuncio antes de que se desemboquen los acontecimientos vinculados a la convocatoria de la consulta en Cataluña.
  • Así, el partido que antes defendía como una cuestión de valores la defensa del proyecto de Ministerio de Justicia, ahora se echa atrás alegando falta de consenso, dando a entender, por lo tanto, que sus valores son prescindibles por la cercanía de las elecciones.
  • Si la reforma no contentaba a amplios sectores de la sociedad, esta rectificación ha suscitado el rechazo inmediato de una parte muy importante de sus votantes. La conferencia Episcopal ya ha tachado de “electoralista” la decisión y algunos de los grupso provida más activos en los medios y en las redes sociales han tachado a Mariano Rajoy de “cobarde” y de “escupir en la cara de los españoles. La diferencia es que el malestar provocado en esta parte de la sociedad tiene un reflejo directo en votos, sobre todo si se cumple la amenaza de pedir el voto para otros partidos si finalmente el Gobierno daba este paso.
  • El PP se ha creado un problema donde no lo había: las expectativas de reformar la ley es lo que ha provocado la fuerte movilización de los grupos de presión provida que gozan del favor mediático pero que apenas tiene influencia real en la sociedad.

Era un hecho la fractura interna en las propias filas del PP ante un proyecto que situaba al PP en la derecha más conservadora de los grupos que confluyen en el Partido Popular Europeo, con los sectores más vinculados al catolicismo apoyando a Gallardón frente al alma más liberal que parece haber ganado el pulso. Parece que Génova ha decidido fijarse precisamente en ese electorado para intentar revertir la sangría de votos de plantean todas las encuestas (las menos críticas, plantean una pérdida de 10 puntos respecto a 2011, margen que se amplía a 14 en las menos positivas).

El anuncio del presidente del Gobierno, además de remarcar la importancia de la noticia, deja al descubierto que los populares tienen un problema con su electorado más centrista, al que se dirige expresamente esta rectificación. Se trata de un votante muy molesto ante el incumplimiento del programa electoral con el que Rajoy se presentó a los comicios en 2011 y que se traducía en la habitual rebaja de impuestos, reforma de las Administraciones Públicas y transparencia (antes del rosario de casos de corrupción que llega hasta la sede central del PP en Madrid). Este electorado, compuesto también de trabajadores de la Función pública y pequeño comercio, es el que, con total probabilidad, decidió mostrar su malestar en las pasadas elecciones quedándose en casa. Ya conocemos el resultado de aquella decisión, sólo disfrazada por la debacle socialista y el impulso de Podemos.

Hace unos días hablamos de las ofertas electorales del PP a ese sector de la población, al que el presidente de la Generalitat se sumó este martes con una promesa de rebaja de impuestos. Desde hoy, ya sabemos que la estrategia electoral de Génova pasa por recuperar el favor de ese electorado, al que también se alimentará con mensajes en torno a la recuperación económica y a las bondades de la convivencia en unidad ante los desafíos territoriales en la periferia del Estado.

CODA. La decisión del Gobierno pone en el foco al Tribunal Constitucional, que lleva cuatro años para estudiar el recurso del PP a la Ley de plazos en vigor. Como recordaban hace unos días Ana Cañil y Pilar Portero, ahora toca seguir la evolución de los vocales nombrados a petición del PP, con especial mención a Andrés Ollero, miembro del Opus Dei, ex diputado del PP y declarado públicamente antiabortista.

CODA 2. Este miércoles el BOE publica ya la dimisión de Alberto Ruiz-Gallardón, que será sustituido por Rafael Catalá, actual número 2 de Ana Pastor (una de las fieles de Rajoy) y que ocupó el cargo de secretario de Estado de Justicia entre 2002 y 2004. El presidente del Gobierno opta así por otro perfil tecnócrata en un Gobierno muy necesitado de ministros con peso político.

CODA 3. Una de las derivadas más interesantes de la marcha de Gallardón, una de esas patas negras del partido por su trayectoria política (fue secretario general de AP y miembro fundador del PP), son las consecuencias en la propia evolución del partido. De ahí que resulte fundamental leer este miércoles a José Antonio Zarzalejos y a Lucía Méndez y echar un vistazo a las portadas de la prensa, sobre todo dos cabeceras: La Razón, habitualmente posicionado a la sombra de Rajoy; y El País, usado en su día como plataforma mediática de Alberto Ruiz-Gallardón, especialmente cuando aspiraba a ser presidente del Gobierno:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Cataluña, PP, Rajoy, recortes. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Aborto: El PP se lanza a por el electorado de centro

  1. Pingback: Rajoy, único guardián del legado de Aznar | La última en llegar

  2. Pingback: El Gobierno de los más capaces… y de los mejor relacionados | La última en llegar

  3. Pingback: El PP insiste en tropezar con la Ley del aborto | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s