Se confirmaron los sondeos en Brasil: Neves y Rousseff, a la segunda ronda

El electorado brasileño confirmó el vuelco que registraron las últimas encuestas sobre intención de voto [que nosotros no llegamos a incluir en este post]: la presidenta del país y candidata del Partido de los Trabajadores ganó la primera vuelta de las elecciones presidenciales pero, como se esperaba, no llegó al 50% requerido. Dilma Rousseff obtuvo el 41.58% de los votos y se medirá el próximo 26 de octubre finalmente con Aécio Neves, el candidato del Partido de la Social Democracia de Brasil (PSDB).

En los últimos veinte años, las elecciones presidenciales han sido una disputa entre el PT y el PSDB. Este mantra, que se repitió este domingo a pesar de lo que apuntaban los sondeos, llevó a que los analistas sacaran una lectura inmediata del resultado: “El elector brasileño quiso votar por lo conocido. Los partidos tradicionales se impusieron”.

Se confirmó en las urnas lo que apuntaban los últimos sondeos publicados: El candidato del Partido de la Social Democracia de Brasil escaló posiciones y ganó opciones de pasar a la segunda ronda la semana pasada en sustitución de la gran favorita hasta el momento, la candidata del Partido Socialista Brasileño (PSB), que al final, con un 21.32%, se quedó en tercer lugar. Tremendo varapalo para quien comenzó la campaña de las presidenciales presentándose como la próxima presidenta de Brasil.

Estaban llamados a las urnas 142 millones de brasileños, que además de optar por quién dirigirá el país en la próxima legislatura, eligieron a los gobernadores de los 27 estados, a la tercera parte del Senado (27 escaños) y la composición de la Cámara de Diputados (513 bancas). En clave presidencial, votaron de esta manera:

  • Dilma Rousseff: 43.215.012 votos
  • Aécio Nees: 34.875.699 votos
  • Marina Silva: 22.154.364 votos

La inmediata competidora, Luciana Genro (del PSOL), apenas obtuvo 1.5 millones de votos.

Brasil

El éxito de Neves, con el 33.6% de los votos (+19 respecto a lo que recogían los sondeos este verano), apunta a una segunda ronda muy ideológica en la que, tal vez, volveremos a ver un importante sesgo de género, matizado ante la posibilidad de que la próxima presidenta del país fuera mujer. Neves pasa por ser el candidato de centro-derecha, con una trayectoria política muy distinta a la que representa Rousseffy el Partido de los Trabajadores.

El 26 de octubre veremos una contienda entre Neves y la presidenta saliente, cuyo liderazgo se puso en cuestión en las movilizaciones de junio de 2013 contra el derroche de la organización de eventos deportivos. La situación económica del país tampoco invita precisamente a la alegría (este año cerrará con un crecimiento del 0.3% del PIB).

El líder del PSDB fue gobernador del estado de Minas Gerais, el segundo más poblado del país; es descendiente de familia de políticos, nieto de Tancredo Neves (primer presidente electo tras el régimen militar), economista de formación y con una trayectoria vinculada al mundo de la noche. Salpicado por escándalos de corrupción en los años 90, sus propuestas económicas pasan por una mayor apertura al capital privado, la autonomía del Banco Central y la búsqueda de más acuerdos bilaterales con Europa y EEUU. Pese a que muchos consideren que su discurso está más próximo a la socialdemocracia, es el candidato del mismo partido que el ex presidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2002) y es el favorito de los mercados.

La segunda ronda, que se celebrará el próximo 26 de octubre, se espera reñida. A pesar de haber ganado los comicios, Rousseff ha perdido cuatro millones de votos desde 2010 y la distancia  respecto a Neves se reduce a 8 puntos. Así, en este contexto resultan fundamentales los votos conseguidos por la gran perdedora de la jornada, Marina Silva, esos 22 millones de votos que no saldrán gratis.  El PSB y Red Sustentabilidad, el grupo creado por Silva, lo dejaron claro: “Si nuestros rivales no quisieron debatir nuestro programa de gobierno, ahora van a tener que discutirlo”. El director de campaña de Silva apuntó que será difícil su apoyo en la segunda vuelta.

Más 22 millones de votos están en juego y Neves ya lanzó su primer mensaje para cortejar a ese electorado. ¿La manera? Recordando a Enrique Campos, fallecido en accidente aéreo antes de que comenzara la campaña, fallecimiento que propició el ascenso de Marina Silva: “Quiero hacer un homenaje a un amigo, a un hombre público honrado y digno que fue abatido por una tragedia en medio de esta campaña. A él, a sus ideales y a sus sueños también mi reverencia. Sabremos juntos cómo convertirlos en realidad”.

En cuanto al resultado en los otros comicios que se celebraron este domingo, los partidos cercanos a la presidenta controlarán la Cámara de Diputados y el Senado. Éste es el recuento realizado por la agencia EFE:

  • La Cámara de Diputados estará compuesta por 28 partidos, seis más que ahora. Los nueve partidos que apoyan la candidatura de Rousseff a la reelección sumaron 294 diputados, más de la mitad de los 513 escaños. El PT fue el más votado y obtuvo 70 diputados, pero perdió 16 con respecto a la actual composición de la cámara baja. El Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB)  tendrá 66 escaños y el PSDB, 54 diputados (+10).
  • En el Senado, el PMDB se mantuvo como la principal fuerza aunque perdió un escaño y se situó en 18; el PT también cedió un senador y logró 12. El Partido PSB ganó tres y pasará a contar con siete representantes, entre ellos el ex futbolista del Barça Romario de Souza Faría. Otro ex futbolista, por cierto, será una de las celebridades brasileñas con mayor proyección las próximas semanas. Se trata de Ronaldo y hará campaña por Neves.

Tras confirmarse los resultados, Rousseff apaleó a seguir con la lucha, y para que no quede ni una duda de cómo será su campaña contra Neves, apuntó: “Será la lucha de los constructores de futuro, que jamás dejarán que Brasil vuelva atrás”. No en vano, el PT arrasó tras el segundo mandato de Cardoso. Rousseff, consciente del voto de castigo recibido, dijo haber recibido el mensaje: “Entendí claramente el mensaje de hoy, el de la calle y el de las urnas… Brasil desea más avances, más proyectos y quiere verse en el que yo represento… Haré lo que sea posible para hacer esos cambios”.

Marina Silva aseguró que ella había representado el cambio y que “Brasil señaló claramente que no está de acuerdo con lo que ahí está”. Neves, por su parte, llamó a los derrotados a apoyarle en la segunda vuelta: “Todos los que puedan dar contribución son bienvenidos. El nuestro no es un proyecto de un partido sino de todos los brasileños que quieren ver al país crecer”.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Brasil, elecciones, Sondeos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s