Ébola: Santamaría ya tiene su ‘Prestige’

Se veía venir. Este viernes, la vicepresidenta del Gobierno hizo público que será ella la que se ponga al frente del comité de crisis que el Ejecutivo creará para hacer un seguimiento de la evolución del contagio de ébola en España. Además de Soraya Sáenz de Santamaría, formarán parte de este comité representantes de los ministerios de Defensa, Interior, Presidencia, Economía, Justicia y del Gabinete del presidente. Además, se integrará a un representante de la Consejería de Sanidad de Madrid, el presidente del Comité Científico del ébola y un representante del hospital Carlos III.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Santamaría aseguró que “la principal preocupación” del Gobierno ahora es “el estado de salud de Teresa Romero”, todo un gesto si atendemos a los despropósitos comunicativos que registramos desde que estalló esta crisis sanitaria, hace cinco días.

La decisión, que fue ayer una de las peticiones del PSOE en la reunión que la ministra de Sanidad mantuvo con los portavoces de los grupos parlamentarios, confirmó el descontrol en la gestión de la crisis sanitaria y supone la enésima desautorización de la titular de Sanidad, Ana Mato, que debería presentar esta misma tarde su dimisión. El motivo: No parece habitual que la titular del departamento afectado no presida el grupo de crisis formado para su seguimiento.

Sáenz de Santamaría, a la que Miguel Ángel Aguilar suele denominar en la SER “la vicepresidenta para todo”, tiene por delante la gestión de una crisis como la que, en el pasado, ayudó a José María Aznar a señalar a Mariano Rajoy como su sucesor como candidato a las elecciones de 2004. Tras el caos inicial, tras la orden de que el Prestige se alejara de la costa en pleno temporal en noviembre de 2002, Rajoy fue también la cara visible que gestionó aquel desastre del que Rodrigo Rato, el favorito en las quinielas, se desentendió por completo.

A pesar de sus errores en comunicación, mantra que arrastra desde entonces, fue capaz de liderar el relato de unos hechos que, aunque no sirvió para paliar el daño, sí ayudó a limitar la preocupación ante el desastre ecológico materializado en forma de marea negra en las costas atlánticas y cantábricas.

Pero volvamos a la actualidad. Tras el caos de estos días, alimentado por unos medios de comunicación completamente histéricos y unos usuarios de las redes sociales que se han demostrado como canales necesarios para extender bulos, el anuncio del cambio de estrategia en la gestión de la crisis se supo al mismo tiempo que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el presidente de la CAM, Ignacio González, visitaron las instalaciones del hospital Carlos III donde está ingresada la auxiliar de enfermería que padece el virus de ébola y el resto de casos en observación.

Tras la visita del centro, cinco días después del ingreso de la auxiliar de enfermería infectada, Rajoy realizó una declaración institucional que, inicialmente, iba a ser en diferido desde el palacio de la Moncloa. Finalmente, tal vez el revuelo montado desde los mismos medios de comunicación, Rajoy dirigió unas palabras a la ciudadanía en una comparecencia en la que no se aceptaron preguntas por parte de la prensa y que se resumió en la siguiente frase: “El riesgo de contagio es muy bajo. Le pedimos la colaboración para que esto acabe bien”.

Las señales de un posible cambio de rumbo en la gestión y en la política de comunicación de esta crisis llegaron después de que Ignacio González manifestara públicamente su disconformidad con las palabras de su consejero de Sanidad, Javier Rodríguez, que en el momento de elaboración de este post no había sido destituido: “El consejero no ha estado nada afortunado en sus declaraciones, en las forma de manifestarse de los últimos días. Se lo he dicho personalmente y él es consciente de que no ha estado afortunado en algunas de las declaraciones”.

Las palabras de González parecen haber sido la señal que esperaba el PSM para matizar qué entiende por responsabilidad y pedir públicamente la dimisión de Rodríguez. También el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que el miércoles cambió la pregunta que dirige habitualmente al presidente del Gobierno en la sesión de control en el Gobierno para que Rajoy pudiera hablar del ébola, solicitó al Ejecutivo que ponga fin al “desgobierno” ante esta crisis que, como este jueves hizo público el Banco Mundial, ya ha tenido impacto económico sobre España.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Comunicación Política, Gobierno. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s