Javier Rodríguez: Cuando informar es peor que no hacerlo

Tras desgranar la actuación de los medios de comunicación ante la crisis sanitaria provocada por el primer contagio en suelo español del virus del ébola, volvemos a retomar la gestión política del caso. Cuando parecía que los errores iniciales se corregían a base de declaraciones de responsables ante la ciudadanía (Rajoy y Mato este miércoles); anuncios de comparecencias; y reuniones del Gobierno con la oposición, asistimos a dos viejas prácticas: la ausencia de un portavoz oficial que centralice la información y el despropósito continuado del consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, cuyas meteduras de pata son directamente proporcionales a su exposición mediática.

Javier Rodríguez, que sustituyó a Javier Fernández-Lasquetty al frente de Sanidad tras la última victoria judicial de la ‘marea blanca’ y que hasta el miércoles estuvo completamente desaparecido, comenzó ese día su andadura como uno de los principales portavoces para trasladar a la ciudadanía información sobre el contagio de la auxiliar de enfermería ingresada en el Hospital Carlos III (junto a siete más en el momento de elaboración de este post).

Desde ese día fueron constantes sus apariciones en medios de comunicación y sus comparecencias públicas -bien en la Asamblea de Madrid, bien en forma de ‘canutazos’ periodísticos-. En todos, prevaleció un objetivo: trasladar toda la responsabilidad del contagio a la propia enferma, que a última hora de esta noche se encontraba en estado muy grave.

Éste fue el contenido de sus intervenciones (algunas de ellas recopiladas por el diario elmundo.es), que comenzó con la sugerencia de que la enferma había mentido sobre su estado de salud antes de ser ingresada:

  • “Este paciente nunca superó esa cifra. También es verdad es que a raíz de los resultados que pudo haber estado mintiendo, pero lo pongo de mi cosecha, no lo podemos demostrar, me cuesta trabajo creer que lo hiciera. Pero la realidad es que nunca tuvo esa fiebre” (rueda de prensa, matizada luego).
  • “Tan mal no debía estar para ir a la peluquería/ Ha tardado mucho en decir lo que había hecho, nos hubiera evitado un quebradero de cabeza” (en OCR)
  • “Para explicar a uno cómo quitarse o ponerse un traje no hace falta un máster / Unos tienen una mayor capacidad de aprendizaje que otros / Ha tardado días en reconocer que pudo tener un fallo al quitarse el traje. Si lo hubiese dicho ante habríamos ahorrado mucho trabajo” (El programa de Ana Rosa, T5)
  • “Si tengo que dimitir, dimitiría. No tengo ningún apego al cargo, soy médico y tengo la vida resuelta / Si de todos los asuntos médicos son responsables los políticos, cambiaríamos cada dos días la administración” (con Pepa Bueno, en la SER)
  • “He dicho que (Teresa Romero) podría haber mentido porque ha ocultado los datos, ha tardado días en reconocer que había cometido un error /(sobre la denuncia del doctor Parra de un fallo de los protocolos en el Hospital de Alcorcón): El médico que le trata puede llevar razón porque es una persona que mide dos metros y los trajes se hacen como se hacen/ Ella solamente se refiere a que tiene cansancio cuando va al médico de cabecera, como tenemos cualquiera cuando tenemos un poco de fiebre” (en Espejo Público, A3)
  • “Lo que me preocupa es que un médico que acaba de salir de tratar a una enferma con ébola, nadie tiene inconveniente de rodearle, ponerse a su lado, tocarle y ponerle unos micrófonos en la boca, eso me preocupa, porque puede haber un riesgo. Suponemos que lo habrá hecho todo bien pero eso me preocupa” (intervención en la Asamblea de Madrid)
  • “Yo no criminalizo a nadie. Yo refiero unos hechos. Serán ciertos o no, y mientras no se demuestre lo contrario, los hechos son así. Yo lamento más que nadie que haya una profesional que se pueda infectar tenga una enfermedad” (intervención en la Asamblea de Madrid ante la exigencia del PSM de que pida disculpas a la familia de la auxiliar de enfermería enferma por su acusación de mentir).
  • “Usted lo único que quiere es que sea culpable y que presente mi dimisión. Tengo que lamentar decir que no le voy a dar esa satisfacción. Yo dimitiré cuando yo lo crea oportuno si es que tengo que dimitir” (intervención en la Asamblea de Madrid ante la exigencia de dimisión).

Rodríguez, médico de profesión, está llevando la gestión de la comunicación a tal nivel que incluso el portavoz parlamentario del PP en Sanidad, Rubén Moreno, salió este jueves a censurar el tono de sus declaraciones: “Hay manifestaciones que no son apropiadas, mucho menos en este caso, y por lo tanto entiendo que como se ha planteado y en la forma en que se ha planteado es algo que está fuera de lugar”.

Como fuera de lugar está siendo la cobertura mediática de la noticia, con hitos como la publicación del fallecimiento de la auxiliar de enfermería durante la tarde del jueves en la web de la COPE, noticia rectificada a los pocos minutos. El responsable de la cuenta de la emisora de radio en Twitter desmintió que la web de la COPE hubiera publicado esa información, afirmación que rebaten tanto las capturas que realizamos nosotros como el rastro del caché en Google [cortesía de @AntonioMaestre]:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El motivo del despropósito: Los periodistas de COPE habían redactado la noticia del fallecimiento y lo habían dejado en la reserva por si el desenlace fuera finalmente ése. Por motivos desconocidos, esa información se publicó en la web de la emisora.

Horas después, la edición sevillana de ABC publicaba cómo será el protocolo cuando la paciente fallezca, dando por hecho que éste será el desenlace de la historia [cortesía de @SalidaPorLaIzq]

abcsevilla

No se nos ocurre un final mejor para el sainete en el que se ha convertido la noticia desde el punto de vista de la gestión, la política de comunicación y el trabajo de los medios de comunicación, que olvidaron en el último cajón cómo hacer periodismo.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Comunicación Política, Gobierno, Periodismo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Javier Rodríguez: Cuando informar es peor que no hacerlo

  1. Pingback: Ébola: Santamaría ya tiene su ‘Prestige’ | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s