Metroscopia: El PP se desploma en la Comunidad Valenciana

El diario El País hizo público el pasado jueves un sondeo de Metroscopia para la Comunidad Valenciana que confirma el desplome de la intención de voto del PP en esta CCAA, convertida en el símbolo de la quiebra provocada por veinte años de gobiernos ‘populares’. Igual que ocurre en otros territorios, el paisaje tras la batalla es una fuerte fragmentación del voto, particularmente en la izquierda.

El sondeo de Metroscopia, a partir de 1500 entrevistas realizadas entre los días 24 y 26 de septiembre, refleja que el PP ganaría las elecciones con el 29.9% de los votos, -19.4 puntos en relación a 2011 y con una pérdida de 23 escaños (hasta los 32). Si lo comparamos con el trabajo que Metroscopia publicó hace un año, la formación de lidera Alberto Fabra en esta CCAA habría perdido 9 escaños en sólo doce meses.

Según la estimación actual, el PSPV perdería 2.2 puntos respecto a su representación actual y se quedaría con el 25.8% de los votos y 29 escaños, -4 respecto a los 33 actuales, pero ganando 2 asientos desde la estimación de hace 12 meses. Como en otros territorios, Podemos emerge como tercera fuerza parlamentaria, con el 15.3% de los votos y 17 asientos:

CapturaMetroscopiaCVoctubre

Compromís, que hasta la irrupción de Podemos parecía una de las opciones más viables de alternativa política en la Comunidad Valenciana, sería cuarta fuerza parlamentaria con el 13% de los votos (+5.9 puntos) y 14 diputados (+8 respecto a 2011 y +1 en relación a hace un año). EUPV pasaría del 5.9% de representación a un 8.4% (hasta los 7 asientos, -7 respecto a los 14 de la última estimación de Metroscopia) mientras que UPyD ganaría medio punto (de 2.5 al 3%) y se quedaría sin representación política, un escenario que no contemplaba la anterior estimación de la empresa de cabecera de Prisa, que le otorgaba hace un año 5 asientos.

Con este repaso ya se puede apreciar a qué formaciones ha hecho daño la irrupción de Podemos en esta CCAA: EUPV y UPYD, sobre todo, y a Compromís de manera indirecta, al hacer evidente su propio techo electoral. También conviene fijarse en las dificultades para formar una mayoría parlamentaria estable, que pasan por lo que haga el PSPV.

A pesar de la doctrina a propósito de la casta, los hechos son los que siguen: La mayoría parlamentaria en Les Corts se sitúa en 50 escaños. La suma de los diputados de Podemos, Compromís y EUPV solo llega a 38, por lo que, si no quiere gobernar en solitario, esta coalición necesitaría el apoyo de PSPV. Lo mismo le sucede al PP, que bien podría intentar apelar al sentido común y pedir el apoyo de los socialistas para intentar formar gobierno, una decisión que bien podría suponer el suicidio político de la formación que lidera Ximo Puig.

Pero vayamos a los datos. Si desgranamos el resultado por provincias, se puede comprobar la pérdida del poder ‘popular’ en sus feudos principales:

  • El PP pierde a casi la mitad de su electorado en Alicante (de 20 diputados pasaría a 11) y en Valencia (de 22 a 13); no es casualidad que ambas provincias hayan sido las que más minutos han protagonizado (y protagonizan) en relación a casos de corrupción política. El PP mantendría en Castellón a 8 de los 13 diputados que mantiene en la actualidad (tal vez porque las informaciones sobre corrupción en esta provincia se han centralizado en Carlos Fabra).
  • El PSPV pierde presencia en todas las provincias: En Alicante se deja 2 escaños; en Castellón, 1, al igual que en Valencia.
  • Podemos es una fuerza potente en Alicante, con hasta 7 diputados, seguido de Valencia (6). En Castellón obtiene menor penetración (con 4 diputados).
  • Compromís gana presencia en todas las provincias, con menor incidencia en Castellón (pasa de 1 a 3). En Alicante gana tres (de 1 a 4) y en Valencia pasa de 4 a 7.
  • EUPV se mantiene en Castellón (con un diputado) y gana uno en Alicante (de 2 a 3) y en Valencia.

Estos datos se explican por las respuestas que dan los valencianos sobre el paisaje sociopolítico de la CCAA:

  • El 75% cree necesario un cambio de gobierno en la Comunidad Valenciana, porcentaje que llega al 42% entre los votantes del PP (el 53% se posiciona en contra).
  • Entre las opciones de gobierno, el 33% cita una coalición formada por PSOE, Compromís, EUPV y Podemos. El 11% opta porque en esa coalición se excluya a Podemos y el 10% apuesta por la mayoría absoluta del PP. El 9% plantea un gobierno de concentración nacional  entre PP y PSOE y el 5% apostaría por un ejecutivo que resultara de un acuerdo entre PP y UPyD.
  • El 79% define la situación de la Comunidad Valenciana como mala o muy mala, 6 puntos más que hace un año.
  • El 76% señala que la actuación del Gobierno del PP en esta CCAA es mala o muy mala, +5 puntos en relación a hace un año. En cuanto a la actuación de la oposición, el que mejor datos recibe es Compromis: el 27% define su actuación como buena o muy buena (+7 puntos respecto a 2013) y 15 puntos más que la valoración que recibe el PSPV. El 20% define así también la labor de oposición de EUPV (+2 puntos respecto a 2013). Así, la formación que mayor rechazo genera es el PSPV: el 61% define su actuación como mala o muy mala, porcentaje que cae al 44% en el caso de EUPV y al 36% en el caso de Compromís.

CapturaMetroscopiaCVoctubre3

  • En clave económica, el 75% define como mala la actuación del Consell de Fabra en relación a la crisis.
  • En cuanto a la valoración de los políticos, Monica Oltra es la dirigente con mejor dato: 5.9 puntos. Marga Sanz, de EUPV, es la otra representante política valenciana que logra el aprobado, con un 5.3. Por debajo de esa cifra se sitúan Enric Morera (4.7), Ximo Puig (4.3), Ignacio Blanco (4.2) y Manuel Llombart (4.2). Por debajo del 4 destacan Rita Barberá (3.3) y Alberto Fabra, que se queda en el 3.2 de puntuación (-0.7 puntos en relación a la valoración que recibió hace un año).

Capturametroscopiacv4

  • En clave de futuro, el 18% no menciona a ningún candidato como el mejor presidente para la Generalitat; el 19% opta por no sé/no contesto. Entre los candidatos de los partidos, se cita al cabeza de lista de Podemos, alguien del que aún se desconoce su identidad porque aún no ha sido elegido (16%), y a Monica Oltra (16%). El 9% menciona a Fabra y a Barberá y el 8% a Puig.

CapturaMetroscopiaCVoctubre5

  • El 39% opina que ningún partido defiende los intereses de los valencianos. El 14% cita al PP (-4 respecto a 2013) y a Compromís (+3 puntos); el 14% menciona al PSPV (+1); EUPV (5%) y Podemos (3%).
  • Entre los problemas de la CCAA, se cita la corrupción política en primer lugar (9.2 puntos), seguido del paro (9.1), la educación (8.3), la sanidad pública (8.3), la justicia (8.1) y las drogas (7.5 puntos).

CapturaMetroscopiaCVoctubre2

  • Así, el 57% estima que hay mucha corrupción en la Comunidad Valenciana, +16 puntos respecto al 41% que se posiciona de la misma manera cuando se pregunta por el resto del país. El 93% señala que la corrupción afecta mucho o bastante a la economía del país (+10 puntos respecto a hace un año) y a la imagen (90%, +1 punto).
  • En términos de identidad, el 63% se define tan valenciano como español y el 60% estima que Mariano Rajoy perjudica con sus políticas a la Comunidad Valenciana.

La caída electoral que afronta el PP, que ya se evidenció en el resultado que obtuvo en esta CCAA en las pasadas elecciones europeas, se explica desde varios puntos de vista:

  • La preeminencia de la corrupción como una de las señas de identidad de la vida política de esta CCAA, tal y como anticipó la novela del Premio Nacional de Narrativa Rafael Chirbes. La Comunidad Valenciana es Crematorio y, casi a diario, tenemos ejemplos de la connivencia del poder político y económico en esta CCAA durante los tiempos de vino y rosas.
  • La ruina económica de una CCAA que fue puesta como ejemplo del modelo económico que el PP quería implantar en todo el país. La quiebra de la Comunidad Valenciana, completada con las críticas de falta de financiación adecuada, ha llevado a sus representantes a aplicar un plan de recortes del gasto público que se ha centrado, sobre todo, en sanidad, educación y dependencia. Estos recortes conviven en el tiempo con las informaciones sobre dispendios y casos de corrupción que mencionábamos en el anterior apartado.
  • La incapacidad de Alberto Fabra para liderar un proyecto político similar al de sus antecesores. Fabra, que llegó tras la dimisión de Francisco Camps, se hizo cargo del partido en un momento en el que la organización se deshacía internamente por la implicación de muchos de sus dirigentes más importantes en casos de corrupción. Esa descomposición ha ido aumentando desde 2011, sobre todo por las declaraciones de Fabra a propósito de lo que opina de los imputados por corrupción y por hechos como la orden de no firmar la petición de indulto de Carlos Fabra, uno de los hombres fuertes del partido desde Castellón. Tampoco ayuda a cimentar el liderazgo de Fabra la tendencia de Génova a ignorar los actos organizados por el PP valenciano, convertido en un agente químico al que evitar a toda costa.
  • Una manera de hacer política que se ha encontrado con la contestación de colectivos que, por fin, se organizaron. Es conocido el trabajo del colectivo de víctimas del accidente del metro de Valencia, de ecologistas y de políticos que llevan años denunciando la corrupción y el derroche en proyectos faraónicos. En los últimos años hemos visto cómo la ‘marea verde’ valenciana ha salido a la calle para denunciar la situación de los centros de estudios públicos. Por s parte, el personal sanitario lleva años cuestionando el desvío de fondos públicos a centros privados, con hechos tan notables como el agujero del hospital de Alzira. A nosotros nos interesa la organización de los ex trabajadores de RTVV y cómo siguen en la calle denunciando el cierre del ente público.

El sondeo de Metroscopia, hace un año, se publicó sin recoger el efecto entre la ciudadanía del cierre de RTVV, la segunda cadena pública cerrada como consecuencia de la crisis económica (como siempre, Grecia nos lleva la delantera en este aspecto). La decisión de acabar con RTVV y, sobre todo, la forma en la que se hizo son factores que, combinados con los anteriormente reseñados, explican el desplome de un partido político al que no se ve como alternativa y al que una importante capa de la sociedad valenciana desea que pase a la oposición.

CODA. Estos días, a punto de cumplirse un año del cierre de RTVV, se pone en circulación el tráiler de un documental que recoge, precisamente, lo que se vivió aquella noche, en la que el personal que trabajaba en el ente público decidió dar el paso definitivo y denunciar públicamente las condiciones en las que se había trabajado en el ente público bajo el mandato del PP de Zaplana, Camps y Fabra [cortesía de @vicentmifsud]

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en IU, Periodismo, Podemos, PP, PSOE, Sondeos, UPyD. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Metroscopia: El PP se desploma en la Comunidad Valenciana

  1. Pingback: My Word: Podemos, pieza clave en Andalucía | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s