España, inmersa en su Tangentópolis

En diciembre de 2013 nos referimos al caso Bárcenas como la Tangentópolis del PP. Hablábamos así del proceso de corrupción generalizada que vivió Italia en los años 90 y que se llevó por delante los partidos tradicionales que nacieron en la postguerra mundial y que marcaron la vida política del país hasta que su implicación en el cobro de comisiones ilegales provocó su desaparición.

En el trasfondo, una evidencia: esos partidos ya no eran útiles para frenar el objetivo por el que se hicieron fuertes al calor de una ley electoral dirigida a conseguir que el Partido Comunista Italiano no llegara al poder. Relatos de la Guerra Fría que, tras la caída del Muro de Berlín y la desaparición de la URSS, dejó sin efecto todo el entramado de real politik montado en torno a ese evento. La consecuencia en Italia fue la desintegración de los partidos políticos tradicionales y la irrupción de Forza Italia de Silvio Berlusconi, el personaje que ha marcado la vida política del país hasta que sus problemas judiciales le han inhabilitado.

Este lunes, España vuelve a confirmar que vivimos un proceso muy parecido que salpica a todos los partidos que han marcado la política del país desde la Transición, pero sobre todo al PP, al PSOE y a CiU. Por la mañana, se puso en marcha la macrorredada en la que, en el momento de elaboración de este post, estaban implicadas 51 personas (35 de ellos detenidos y el resto como imputados) en Madrid, Murcia, Comunidad Valenciana y Castilla y León.

Entre los detenidos, seis alcaldes de la CAM (cuatro del PP, uno del PSOE -el de Parla- y un independiente) y dos piezas de caza mayor: Francisco Granados, ex número 2 del PP y el hombre que controló el PP en Madrid, y el presidente de la Diputación de León, Marcos Martínez, en el cargo desde hace cinco meses tras el asesinato de Isabel Carrasco. Según la investigación, políticos y empresarios participaron en una red  que habría defraudado 250 millones de dinero público en los dos últimos años mediante la concesión de contratos públicos a cambio de comisiones de entre 2 y el 3% (unos siete millones, a repartir entre ellos).

La noticia de la penúltima operación contra la corrupción, que llega tras la salida de Rodrigo Rato del PP  y de otros militantes por su implicación en el uso de las tarjetas opacas del PP y tras la imputación de Angel Acebes en el caso de la contabilidad b del PP, compartió estos titulares en la prensa del día, que al poco rato se quedaron viejos:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La reacción del PP ante el penúltimo caso de corrupción, que afecta al corazón del PP de Madrid, fue la esperada tras asegurar Rajoy el pasado fin de semana: “Unas pocas cosas no son 46 millones de españoles ni el conjunto de España. Yo, desde luego, no lo voy a aceptar nunca por más que a algunos les guste hacer según qué cosas.

Este lunes, ni el presidente del Gobierno (y del PP) ni la secretaria general comparecieron ante la prensa para valorar la detención de un hombre que, hasta su caída en febrero, estaba en la órbita de Génova como pieza clave contra las intenciones de Esperanza Aguirre y de su delfín, Ignacio González.  Nuevas Generaciones reaccionó a través de su cuenta de Twitter (“Estamos hartos de la corrupción, no queremos que ningún imputado forme parte de nuestras listas”) y, luego, Esteban González Pons anunció que las personas del PP implicadas en la Operación Púnica serán inmediatamente expulsados del partido y que se les pedirá que abandonen sus cargos. Lo menos presentable fue que Pons aseguró que el “rechaza cualquier tipo de corrupción” y lo hizo desde la sala de prensa de Génova, es decir, la misma sede reformada con dinero negro según las investigaciones del juez Ruz.

Horas después, Esperanza Aguirre convocó a los medios en la sede de Génova para manifestar que está avergonzada por depositar la confianza en Granados (secretario general del PP de Madrid durante ocho años, mano derecha de la propia Aguirre e incluso presidente de la comisión de investigación del tamayazo), pidió disculpas a los ciudadanos y militantes y se confesó harta por los casos de corrupción que todos los días abren los noticiarios en España, como si éste fuera un meteorito que se dirigiera contra Génova y ella no tuviera responsabilidad en la elección de los cargos inmersos en las mordidas para trabajar con la Administración Pública.

Con todos los datos sobre la mesa, merece la pena mencionar estas consideraciones:

  • A pesar de la amplitud de la operación, todo hace pensar en una nueva guerra interna en el PP de Madrid, con implicaciones en otras CCAA.
  • No deberíamos olvidar que Aguirre está en todas las quinielas como la persona que podría encabezar la lista del PP al Ayuntamiento de Madrid. Este fuego amigo no hace sino poner en duda su capacidad de elección de cargos políticos.
  • Con la decisión de comparecer ante la prensa, Aguirre tomó la delantera a Rajoy y Cospedal, que parecen seguir silbando ante los casos de corrupción que afectan a personas relevantes del funcionamiento interno del partido. Insistimos: Granados no era un donnadie. Fue el hombre que controló el PP de Madrid durante años.
  • Granados, que cayó en desgracia tras perder la pugna con Ignacio González, está en el punto de mira desde que, en febrero, se comunicó la existencia de una cuenta millonaria en Suiza cuyo origen podría proceder de estas comisiones ilegales cobradas durante años.
  • Llama la atención que, de nuevo, el porcentaje de esas comisiones ilegales (entre 2-3%) sea casi igual que la que en su día denunció Pasqual Maragall en el Parlament y que fue tapado convenientemente. El estallido del caso Pujol este verano y casos como el de este lunes vuelve a poner el foco sobre la manera en la que se ha trabajado en este país desde hace años y la duda está en saber si ésta era una práctica habitual y generalizada o no.
  • En el momento de elaboración de este post, el foco estaba puesto en los políticos que habrían cobrado presuntamente esos sobornos y no en los artífices de esa operación, es decir, las empresas que habrían pagado por trabajar en la Comunidad de Madrid.
  • Se confirma la forma en la que ha funcionado la economía y la política en Madrid, que, junto a la Comunidad Valenciana fue durante años fue el modelo de CCAA que el PP decía defender para el esto del país. Granados no es un cualquiera, por mucho que Aguirre haya esgrimido argumentos tan peregrinos como que ella, presidenta del PP de Madrid, no conocía a los alcaldes implicados en la trama.
  • La situación política podría ponerse aún más divertida si el foco lo ponemos en Parla, el Ayuntamiento desde el que salió Tomás Gómez, que este lunes se limitó a pedir la dimisión de su sucesor. Desde Ferraz, se notificó la expulsión de los cargos implicados en esta trama porque, según el secretario de Organización socialista, en el PSOE de Pedro Sánchez no cabe un corrupto.

Con estos datos sobre la mesa, seguro que no sorprende el resultado del sondeo que Sigma Dos elaboró para el programa Qué tiempo tan feliz de Tele 5:

CapturaSigmaDosoctubre2014

No hemos conseguido tener acceso a la ficha técnica y avisamos de que éste era uno de los platos fuertes del programa, que comenzó a emitirse el sábado pasado. Según los datos de Sigma Dos, la empresa que también  elabora los sondeos para El Mundo, el PP ganaría los comicios con el 28.3% de los votos (-16.3 puntos respecto a 2011)  y, por primera vez, el PSOE quedaría como tercera fuerza parlamentaria con el 23.7% de los sufragios (-5 puntos). Podemos, el gran beneficiado de la situación de descomposición política que vive el país, sería la segunda pieza el sistema bipartidista, con un increíble 24.1%.

Por su parte, IU caería al 5.2% (-1.7) y UPyD quedaría en el 3.7% (-0.9 en relación a su representación actual). Otros datos a tener en cuenta: ERC sería la primera fuerza en Cataluña con el 2.6% de los votos mientas que CIU caería al 2.5$. C’s irrumpiría con el 1.8% de los sufragios y el PNV se mantendría en torno al 1.2%.

En resumen, la única consecuencia política de la corrupción es la falta de confianza en el sistema y, por el momento, en su traducción en un aumento de la fragmentación parlamentaria por obra y gracia de la irrupción de Podemos.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en caso Bárcenas, Democracia, IU, Podemos, PP, PSOE, Rajoy, Sondeos, UPyD. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a España, inmersa en su Tangentópolis

  1. Pingback: La corrupción en el epicentro mediático y político | La última en llegar

  2. Pingback: El Gobierno da alas a la consulta del 9-N | La última en llegar

  3. Pingback: Vídeo de JSE: #PPCorruptos | La última en llegar

  4. Pingback: Aguirre, segunda víctima del ‘fuego amigo’ | La última en llegar

  5. Pingback: Aguirre mete presión a Rajoy | La última en llegar

  6. Pingback: El ‘caso Gürtel’ amenaza el año electoral del PP | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s