La corrupción en el epicentro mediático y político

“Lamento profundamente la situación creada y en nombre del PP quiero pedir disculpas a todos los españoles por haber situado en puestos de los que no eran dignos a quienes en apariencia han abusado de ellos. En segundo lugar, que no sólo comprendo el enfado perfectamente justificado de los ciudadanos, sino que comparto su indignación y su hartazgo, estas conductas resultan particularmente hirientes cuando los españoles han tenido que afrontar tantos sacrificios y hacer tantos esfuerzos para sacar a nuestro país de la crisis”

Éste fue el comunicado que leyó el presidente del Gobierno durante su primera intervención en la sesión de control en el Senado, una oportunidad histórica para el hombre que, siguiendo la táctica infantil, se niega a nombrar a los dirigentes del PP salpicados por causas poco honorables o, directamente, en casos de presunta corrupción política.

Rajoy, que confirmó una escasa cintura como líder político (insistimos, leyó el texto de petición de disculpas), apeló a los ciudadanos para que confíen en las instituciones como el dique contra la corrupción: “Yo pido a todos que confíen en ese Estado de derecho y que estén seguros de que nuestro compromiso con la limpieza de la vida pública es total”.

Su declaración, que supone la mejor muestra de la incapacidad orgánica del partido que preside para combatir la corrupción, llegó después de que el PSOE rompiera las negociaciones con el PP para acordar un pacto de regeneración democrática y ante el malestar generalizado de la ciudadanía por la constante aparición de casos de corrupción como el que comenzó este lunes y que afecta a hombres destacados como Francisco Granados o el alcalde de Parla, José María Fraile.

El presidente del Gobierno sigue así la estela que abrió en su día el Rey Juan Carlos cuando pidió disculpas públicas tras conocerse su accidente en Botsuana mientras los mercados hundían sus dientes sobre la economía española. Dos años después, Juan Carlos abdicó en su hijo, una decisión que, hasta el momento, no ha sido emulada por ninguno de los cargos públicos que adoptó la estrategia de pedir perdón público. En el caso de Rajoy, parece que el gesto que llega tarde y que abunda en la falta de credibilidad que atesora el presidente gracias al programa falso con el que ganó las elecciones generales de 2011 y ante las informaciones sobre cómo gestionó el llamado caso Bárcenas cuando El País y El Mundo comenzaron a publicar sus papeles.

Así, y para refrendar la duda más que probable de que Rajoy pueda ser de nuevo cabeza d e lista del PP en unas elecciones generales, tenemos el mejor retrato de su situación que, esta vez, viene este miércoles reseñada por Ricardo en El Mundo:

Ricardo

Génova y La Moncloa decidieron, pues, que el presidente del Gobierno saliera al paso del tsunami informativo que sólo estos días tiene a los siguientes protagonistas relacionados con la corrupción: la Operación Púnica, con las implicaciones políticas y dimisiones en Madrid, Castilla y León, Murcia y Comunidad Valenciana, con posibles ramificaciones en Galicia; Ángel Acebes (que este martes declaró en la AN a propósito de la caja b del PP que habría servido para comprar acciones de Libertad digital); Rodrigo Rato y otros militantes del PP, suspendidos de militancia por el uso de las tarjetas opacas de Caja Madrid; Oleguer Pujol por las novedades de su detención e imputación; Santiago Calatrava (que en su declaración ante la AN responsabilizó a Francisco Camps de la tardanza de los plazos y sobrecostes de la obra del Centro de convenciones de Castellón); la decisión de la Junta andaluza de publicar las actas de las “juntillas” como pedía la juez Alaya a propósito del caso de los ERE.

Éste fue el seguimiento de los informativos de televisión generalista desde el lunes,  con hechos tan notables como la cobertura de TVE, que ya no pudo eludir la putrefacción que preside la vida política española. Como es habitual, hemos destacado tanto el minuto de inicio del bloque dedicado a este asunto como la duración total del bloque, que en la mayoría de los casos concluyó el lunes con la referencia al proceso abierto por Podemos -con la victoria del modelo de partido propuesto por Pablo Iglesias, que debe estar fumándose un puro ante la campaña que el resto de formaciones está haciendo a su favor- y con el recurso a la consulta de Cataluña:

CapturaCorrupcion

A destacar el aumento de la cobertura de las noticias sobre corrupción política el martes, sobre todo en cadenas como Cuatro (que, literalmente, empleó casi todo el tiempo de sus informativos a estos asuntos) y las dos pertenecientes a Planeta (Antena 3 y La Sexta, ambas muy atentas a cuidar a los posibles protagonistas del relevo en el sistema bipartidista que podría materializarse en la próximas citas electorales).

Este bloque de información relacionada con la corrupción política debe leerse en al menos tres aspectos:

  • En la incapacidad de las organizaciones políticas de combatir estas prácticas, algo que afecta sobre todo al PP, PSOE y CiU pero también a otras formaciones que han tenido responsabilidades políticas. La situación de España comienza a parecerse, y mucho, a la que se dio en los últimos años del Gobierno de Felipe González, aunque con una salvedad: entonces el PP emergía como la fuerza política capaz de regenerar la vida política y hoy sólo Podemos se proyecta como opción, una tarea titánica para la formación si se tiene en cuenta que apenas tiene diez meses de vida.
  • En la falta de trabajo de las instituciones en ejercer su papel de vigilante,en buena medida por la presencia generalizada de los partidos en la vida política e institucional del país, algo que se percibe en una normativa muy laxa contra los delitos de cuello blanco y la ralentización del trabajo de los hipotéticos contrapesos (como el Tribunal de Cuentas). En este aspecto, merece la pena denunciar también la actitud de buena parte de los medios de comunicación, digamos que poco interesados en destapar determinadas vergüenzas en un contexto de crisis de publicidad.
  • En la actitud de los ciudadanos por cerrar los ojos para castigar la corrupción de sus representantes políticos durante los tiempos de bonanza e incluso en las citas electorales que ha habido hasta el momento (recordemos que el PP fue la primera fuerza política en las elecciones al PE, que CiU lo fue en Cataluña pese al caso Palau y que el PSOE gobierna en Andalucía a pesar de perder 10 puntos  en las ultimas elecciones autonómicas).

Mención especial merece el hecho de que apenas se esté hablando de los corruptores, es decir, empresas que durante años han pagado mordidas a cambio de contratos públicos y que, en los últimos años, han derivado su actuación hacia los contratos, como se pone de manifiesto en la Operación Púnica.

Y todo ello mientras Cáritas publicó un informe que recoge que el 65.7% de los españoles vive con carencias (con un 10.9% que sufre severa marginalidad, un 24.2% que sufre exclusión moderada y un 40.6% que aumenta su precariedad por la gestión de la crisis económica), que se complementó con el informe de Unicef que cifra en el 36.3% la tasa de pobreza infantil en España (2.7 millones de niños viven en situación de exclusión social).

En unos días se publicará el barómetro del CIS con intención de voto. Convendrá prestar atención al incremento de la percepción de la corrupción por parte de los ciudadanos, algo que ni las disculpas de Rajoy ni los cantos de sirena sobre regeneración puede paliar si tenemos en cuenta el contexto de recortes del gasto social, repagos de servicios públicos y aumento de la presión fiscal a todos los niveles.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en PP. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La corrupción en el epicentro mediático y político

  1. Pingback: Ana Mato dimite y el cerco se estrecha sobre Rajoy | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s