Rajoy descubre el problema catalán

Este miércoles podemos asistir al culmen de la política de comunicación del Gobierno de Mariano Rajoy, posiblemente el presidente del Gobierno de toda nuestra historia democrática reciente con más alergia a los medios de comunicación y a dar explicaciones ante la ciudadanía.

Lo que vivimos estos días, a propósito de la consulta alternativa, no hace sino ahondar la percepción de un líder completamente ajeno, no ya a la opinión publicada, sino a la propia realidad. No se explica de otra manera su decisión de no comparecer para dar una respuesta ante la consulta del pasado domingo y ante el hecho de que 1.8 millones de catalanes hayan pronunciado con rotundidad que no se sienten españoles y quieren emprender la aventura que, desde Madrid, se responde exclusivamente por la vía judicial.

El domingo, el ministro de Justicia organizó una declaración sobre la jornada de manera improvisada, con detalles tan curiosos como que se tuvo que fijar el micrófono con celofán. La consecuencia directa de esta improvisación es que sus palabras sólo entraron en directo en los informativos de TVE y T5.. ¿El motivo? Los distintos medios confirmaron que no había prevista ninguna comparecencia desde el Gobierno para valorar la jornada, una actitud que se mantuvo el lunes (con la única valoración del ministro de Industria, José Manuel Soria, desde México) y el martes, día en el que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, volvió a liderar la acción de comunicación del Ejecutivo para señalar que, mientras ellos estén en La Moncloa, “no habrá secesión” de ningún territorio.

Horas después, y ante las críticas que la ausencia de Rajoy estaba suscitando incluso en medios afines, la Secretaría de Estado de Comunicación anunció que el presidente del Gobierno celebraría un encuentro con la prensa este miércoles, a las 12.30 horas, en el Palacio de La Moncloa, un acto que rompe una agenda completamente ausente de actos políticos.

Así, los rivales de Rajoy tienen todos los ingredientes para poner en evidencia de nuevo su ausencia de liderazgo y su falta de altura política, algo que se plasma perfectamente con la tentación de su gabinete de optar por la vía jurídica (técnica) para resolver un conflicto que se describe perfectamente en esta viñeta:

FerranCataluña

El presidente del Gobierno hará su valoración de la consulta tres días después de celebrarse. Antes ya lo han hecho las instituciones comunitarias (para señalar que es un problema interno español) y el primer ministro británico, David Cameron, al que se mira ahora como referente ante el intento de Artur Mas de negociar con Madrid la convocatoria de un referéndum legal, el definitivo, que decida sobre el encaje de Cataluña en el conjunto del Estado. Este martes se confirmó que la Generalitat había enviado ya la carta anunciada a Rajoy para abrir una negociación que explore esa posibilidad.

Nada ocurre por casualidad y es evidenet que la anunciada valoración de Rajoy llega después de haber sucedido varios hechos notables que, juntos, explican por qué se ha tomado la decisión de que hable del asunto ahora y no desde Australia, en el marco de la Cumbre del G20:

  • Medios afines a Génova llevan desde la semana pasada denunciando con acritud que el PP haya renunciado al cometido de hacer cumplir la ley en Cataluña (para lo que se ampara en las suspensiones decretadas por el TC). El lunes, esta crítica ha subido de tono al constatarse que Mas lideró el proceso participativo.
  • Como venimos diciendo desde hace meses, Rajoy es rehén de la posición que él mismo ayudó a levantar contra el Estatut, de manera que cualquier atisbo de movimiento en la dirección contraria  a las tesis habituales del PP es respondido con revuelo desde sus filas. Estos días, destacados miembros del PP, como Cayetana Álvarez Toledo (impulsora de Libres e Iguales y muy cercana a José María Aznar) criticaron la situación de desamparo ante el silencio del Gobierno. Otros sectores anónimos demandan más firmeza a Rajoy.
  • El martes VOX (partido escindido del PP) presentó una querella contra Rajoy por “dejación de funciones” al haber permitido la consulta
  • La Fiscalía estudia querellarse contra Mas y tres consellers del Govern por su responsabilidad en la organización de la consulta, algo que, según Catalá, hacen por iniciativa propia y no por orden del Gobierno. El despropósito es tal que fue Sánchez-Camacho la que anunció esta querella, pasando por encima de la mascarada relativa a la división de poderes
  • La prensa extranjera sigue con el foco puesto en Cataluña, algo que ya se vio el día de la consulta y que continúa estos días. Mientras agencias de calificación como Fitch alertan de la fuga de capitales que supondrá la independencia catalana, medios como Bloomberg instan al Ejecutivo a permitir “un referéndum formal” tras el “éxito” del domingo

A todos estos elementos se une una evidencia: Artur Mas ha reaparecido como un líder reforzado en al menos dos sentidos. Por un lado, por el resultado de la consulta planteada como un sucedáneo del referéndum que se vislumbra en el horizonte. Por otro, por su capacidad de exposición mediática desde el fin de semana, con comparecencias ante la prensa muy largas, en las que Mas se dirigió a los medios extranjeros hablando en inglés y en francés.

Es decir, la decisión del Gobierno central de restar importancia a la consulta ha provocado un efecto bumerán y hoy la agenda mediática está copada por las valoraciones del presidente de la Generalitat y sus socios, una labor de propaganda (entendido en sentido positivo) que ha sido un éxito total dada la incomparecencia del rival.

Es posible que este martes haya sido el día en el que alguien, por fin, haya decidido en los mandos centrales del Gobierno que los conflictos políticos requieren de soluciones políticas y no apelaciones tecnocráticas a la ley como el único muro de contención de los desafíos.

CODA. Una vez más, Soraya Sáenz de Santamaría vuelve a ser la persona encargada de trasladar a la opinión pública un mensaje que debería correr a cargo del presidente del Gobierno (en este caso), como antes ocurrió en la crisis del ébola o ante los casos de corrupción. Si los líderes se construyen en tiempos de crisis, es evidente que la vicepresidenta sigue ganando enteros para liderar el futuro del partido próximamente.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Cataluña, Comunicación Política, PP, Rajoy. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Rajoy descubre el problema catalán

  1. Pingback: Síntomas de la descomposición del PP | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s