#SuOdioNuestraSonrisa

Este fue el hashtag de la campaña que este viernes inició Podemos en las redes sociales con el fin de responder a las críticas que en la última semana se han formalizado a través de los medios de comunicación tradicionales. Es posible que esta semana que cerramos sea la más complicada que afronta la formación desde que hizo su presentación en sociedad, el pasado mes de enero. Si quedaba algo de ingenuidad entre sus dirigentes, lo ocurrido estos días les ha mostrado de forma muy cruda cómo se juega en la Liga de los mayores.

Tras la borrachera de éxito que mostró el barómetro del CIS, el fin de semana acabó con el triunfo del equipo de Pablo Iglesias en el proceso interno que afronta Podemos y que, como hemos señalado en otras ocasiones, se ha subsanado con una dirección política fuerte. Nada nuevo bajo el sol salvo la evidencia de que, a pesar de las críticas a los partidos políticos como cauces de participación política, aún no tenemos una alternativa capaz de sustituir esas herramientas, y la prueba la tenemos en Podemos y en cómo poco a poco se va matizando el carácter asambleario de su proyección.

Entonces llegó el domingo y Pablo Iglesias se sometió a las preguntas de Ana Pastor en El Objetivo, el programa de La Sexta que tiene un eco importante en el seguimiento que se realiza a través de Twitter. El lunes se supo que El Objetivo hizo un récord de audiencia gracias a la presencia de Iglesias y se pudo constatar podemos estar ante el inicio de la ruptura del idilio entre los simpatizantes de Podemos y una de las cadenas que han sido utilizadas como plataforma para trasladar sus mensajes. Ana Pastor recibió críticas de simpatizantes de la formación, a la que tacharon de ser parte de la casta y de ser inusualmente crítica con el flamante secretario general.

En el fondo, igual que ocurrió en la entrevista de Iglesias concedió a la SER el lunes, se vio a un líder cansado, sin los reflejos habituales, de manera que supo colocar el mensaje habitual contra la casta pero tuvo que bregar con las propias contradicciones de Iglesias, y mucho menos con los problemas de planteamiento de formación nacida esencialmente como reacción  a un estado de opinión y a la que le queda por pulir una oferta programática a la altura de las expectativas electorales creadas.

El lunes fue el día elegido por El Mundo para comenzar a hablar del secretario político, Iñigo Errejón, por la beca que habría cobrado por parte de la Universidad de Málaga por unos trabajos que sus responsabilidades en Podemos habrían dificultado sobremanera. Errejón, que tuvo que salir a los medios a explicar el fondo y la forma de esa contratación, se encontró, desde entonces, con cuatro referencias en la primera plana de El Mundo, que este viernes puso el dedo en la llaga: Errejón habría podido incumplir la Ley de incompatibilidades al cobrar por el proyecto de investigación de la Universidad de Málaga y, al mismo tiempo, tener un sueldo por el trabajo realizado en Podemos:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La noticia, que comenzó circunscrita a El Mundo, pasó rápidamente al resto de medios de comunicación, y este viernes cobró cuerpo en forma de apertura de una investigación por parte de la Universidad de Málaga para comprobar la veracidad de la información. Hace unos días, la presidenta de la Junta, Susana Díaz, avisó de que pedirían la devolución del dinero del contrato si se confirmaba que Errejón no había trabajado en el proyecto.

El fuego contra Errejón que, insistimos, ocurrió el primer día en el que se estrenó como portavoz de Podemos, se completó con referencias a que la productora de los programas estrella de La Tuerka (los mismos que catapultaron a Iglesias) están inscritas como Asociación cultural sin ánimo de lucro y que recibieron dinero de Irán, Bolivia e IU.

El remate llegó este viernes, poco antes de que comenzara la campaña con la que titulamos este post. Tele 5 llevaba días publicitando la presencia de Pablo Iglesias en Un tiempo nuevo, el programa de actualidad política de los sábados por la noche, creado para competir con La Sexta Noche.

Con 36 horas de antelación, la cadena hizo público un comunicado en el que informaban de que Iglesias finalmente no estaría en el plató de Un tiempo tan feliz y que había ofrecido una entrevista por conexión remota en la que pudiera responder sólo a las preguntas que planteara la conductora del programa, Sandra Barneda:

Comunicado

Puesto que Podemos no desvela los motivos por los que Iglesias, declina la presencia en el programa de Tele 5, se han puesto en marcha dos teorías no incompatibles entre sí, sobre todo si se tiene en cuenta que el líder de Podemos es un habitual de Las Mañanas de Cuatro, perteneciente a Mediaset:

  • Se habla directamente de evitar la confrontación en una entrevista personal hasta que no se mitigue el efecto causado por el cara a cara con Ana Pastor en El Objetivo. Los que defienden estas tesis asumen que Iglesias no estuvo bien el domingo y que encadenar varias intervenciones flojas podrían ser un revés en términos de liderazgo.
  • Otra vía puede tener forma de aviso por parte de La Sexta. Es un hecho que la presencia de iglesias reporta buenas audiencias a los programas a los que acude y es un hecho que buena parte del éxito de La Sexta Noche tiene que ver con la cobertura a Podemos. No resulta en absoluto descabellado que la cadena, propiedad de Planeta, no haya querido ‘regalar’ a su mirlo blanco a la competencia, sobre todo si se tiene el cuenta el aviso de Mediaset a los responsables del programa: “o Pablo Iglesias mejora audiencia o cancelamos”.

La respuesta de Podemos se resume en el hashtag #SuOdioNuestraSonrisa que, de paso, proyecta una imagen distinta de la formación, a menudo acusada de una intensidad directamente proporcional a una descripción del sistema político basado exclusivamente en el derribo.

Nuestro consejo, desde aquí: Que contraten a un buen asesor político bregado en las cuitas de la política tradicional, porque la guerra acaba de empezar y no sabemos si son muy conscientes de lo que les viene encima.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Comunicación Política, Periodismo, Podemos. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a #SuOdioNuestraSonrisa

  1. icástico dijo:

    Y las más feroces críticas provienen de quienes se saltan la ley sistematicamente, los que tienen una beca para la corrupción. Es cierto, a Podemos se le acabó el paseo triunfal, acaban de descubrir que el camino conduce a la selva, por si no lo tenían claro.

  2. Pingback: La campaña contra Podemos pone a prueba a sus líderes | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s