Podemos ya tiene mito fundacional

13 de marzo de 2004. El país vive en shock ante el mayor atentado terrorista de su historia. España, acostumbrada a despertarse con acciones terroristas de ETA, se entera el 11 de marzo de que está en el punto de mira del terrorismo de corte islamista, que se traduce en acciones indiscriminadas con el objetivo de practicar el mayo daño posible. El argumento que explica la atrocidad es claro: Es la respuesta de una rama de Al Qaeda asentada en España al apoyo  de nuestro país a las políticas impulsadas por la Administración Bush tras el 11-S.

Durante la mañana de aquel jueves el recuento va marcando la dimensión de la atrocidad: 192 muertos y en 2000 heridos en los tres puntos en los que estallaron las bombas que colocaron los terroristas, que actuaron a pocos días de las elecciones generales en las que el PP iba a recibir un fuerte correctivo en las urnas por una legislatura muy dura marcada por una fuerte conflictividad social y política que se remató durante la gestión del mayor atentado sufrido en un país europeo.

Ya conocemos la historia: El Gobierno intentó dirigir la atención hacia ETA a pesar de los indicios de la autoría islamista. Esta operación se plasmó en una campaña de comunicación basada en la manipulación, con presiones al Consejo de Seguridad de la ONU, llamadas a los periodistas extranjeros que trabajaban en España y la participación de José María Aznar, que telefonéo a los directores de las principales cabeceras para señalar que la investigación se centraba en la banda terrorista.

El 13 de marzo, durante la jornada de reflexión de las elecciones, el Gobierno perdió definitivamente la batalla de la comunicación. De forma viral, comenzó a difundirse un SMS de móvil en el que se emplazaba a la ciudadanía a demandar al Gobierno la verdad sobre el atentado antes de acudir a las urnas, una campaña que el PP y medios afines siempre atribuyeron al PSOE:

“¿Aznar de rositas? ¿Lo llaman jornada de reflexión y Urdaci trabajando? Hoy 13M, a las 18h. Sede PP, c/Génova, 13. Sin partidos. Silencio por la verdad. ¡Pásalo!”.

Este domingo se despejó la duda: Pablo Iglesias, en una entrevista a Iñaki Gabilondo en La Tuerka, confirmó que el SMS que se distribuyó aquel 13 de marzo salió de un grupo de personas vinculadas a la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid, un secreto que conocían muchos de los estudiantes que durante estos años pasaron por el campus de Somosaguas:

La confesión de Iglesias se convirtió en noticia este miércoles, cuando los medios volvieron a confirmar la crisis que vive el sector en España y difundieron una frase emitida el domingo. El despropósito todavía fue mayor porque la mayoría de los medios tomó la ambigüedad que mostró el líder de Podemos como un reconocimiento de su propia autoría intelectual de la acción que llevó a miles de personas a concentrarse ante la sede del PP en Madrid y en otras ciudades españolas aquella noche. Esta interpretación llevó a que el PSOE arremetiera contra Iglesias con un significativo “no tiene abuela”, que IU recordara que muchos ciudadanos se movilizaron aquella noche y que el PP calificara de pueril el debate sobre la autoría de aquella movilización una década después.

De fondo, volvimos a ver cómo Podemos sigue teniendo la iniciativa para colocar en la agenda los temas que le interesan, con un matiz importante: Al atribuir a miembros de la formación aquella movilización, se sugierela idea de que Podemos es un sentimiento y no una formación política. El malestar ciudadano que les catapulta en las encuestas sobre intención de voto se vehicula así con una tradición anterior, de manera que la reacción el 13 de marzo de 2004 se interpreta como el inicio de un germen de oposición al establishment (en 2004, circunscrito al PP).

En la práctica, Podemos se apropia así de un símbolo que deriva de cómo la sociedad civil fue capaz de organizarse para evitar la campaña de manipulación masiva orquestada desde La Moncloa y Génova 13. Y eso a pesar de que muchos de los miembros que idearon aquel mensaje se encontraban entonces vinculados a IU y que entre los manifestantes había numerosos militantes del PSOE, que también recibieron aquel SMS.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Podemos, Terrorismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s