Aguirre mete presión a Rajoy

“No me quiero hacer de rogar para nada. Yo creo que si quienes tienen que decidir piensan  que yo puedo ser un activo para el PP en cualquiera de los puestos que piensen que puedo ser de utilidad, por supuesto yo estoy a disposición de lo que tengan que decidir quienes lo tienen que decidir”

Y ese puesto es la Alcaldía de Madrid, la joya de la Corona del poder ‘popular’, en peligro según los sondeos sobre intención de voto publicados desde hace dos años.

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, dio el martes una rueda de prensa confirmando lo que ya era un secreto a voces: que su retirada de la primera línea de la política, anunciada hace poco más de dos años, fue un movimiento táctico dirigido a evitar que le salpicara alguno de los frentes abiertos en aquel momento. A saber: la privatización de la sanidad en la CAM y las derivadas de la Operación Púnica y del caso Gürtel.

Tal y como se vislumbró en la rueda de prensa tras la detención de quien fue su mano derecha, Francisco Granados, Aguirre ha vuelto a demostrar que es un animal político, algo que quedaba fuera de toda duda si tenemos en cuenta su negativa a dejar las riendas del partido en Madrid a pesar de su paso a la empresa privada.

La lideresa descuenta así toda la exposición mediática de estos años -especialmente tras el anuncio de Ana Botella de que renunciaba a la contienda electoral para ocupar la Alcaldía de Madrid- y da por amortizados sus problemas con la justicia apareciendo como el único dirigente del PP capaz, hoy por hoy, de intentar amarrar el poder en el consistorio madrileño, en peligro por primera vez desde 1989.

Aguirre opta así por aplicar presión a Mariano Rajoy, la persona que, al final, dará el visto bueno a las distintas candidaturas de cara a las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2015, una tardanza que está poniendo de los nervios a algunos de los barones señalados: Alberto Fabra en la Comunidad Valenciana e Ignacio González como posible ticket electoral con Aguirre en Madrid.

Las palabras de Carlos Floriano, recordando que todos los miembros del partido estaban sometidos a su disciplina y que Mariano Rajoy no es una persona fácil de presionar, dibuja algunas incógnitas en torno a este movimiento que llega mientras Génova anuncia trabajos demoscópicos para decidir a los mejores candidatos:

  • Existe la posibilidad de que Aguirre y Rajoy, enemigos públicos desde que Aguirre orquestó la rebelión interna antes del Congreso de Valencia, en 2008, hubieran acordado este anuncio. Sería una forma de limar asperezas a partir de la evidencia de que sólo la ex presidenta de la CAM es la persona que puede frenar la caída electoral del PP en Madrid. No sería algo nuevo: Tras su marcha, González se sometió a las órdenes de Génova con cada vez más alegría, algo que sólo queda empañado cuando se habla de financiación autonómica.
  • Ante la posibilidad de que Rajoy se esté tomando su tiempo antes de decidir las listas electorales en las principales plazas para el PP, es posible que Aguirre haya decidido echar un pulso consciente del momento por el que pasa el partido: por un lado, totalmente hundido en las encuestas; por otro, comprobando cómo los datos macroeconómicos no calan en el imaginario ciudadano, algo especialmente grave a las puertas del ciclo electoral; y, además, inmerso en las críticas al PSOE y en el ataque pueril a Podemos con argumentos en los que se mezclan las referencias a la caca (respondidos con contundencia por parte de Pablo Iglesias, que sólo tiene que recordar la porquería en la que está inmersa Génova) con acusaciones de que los dirigentes de Podemos son pijos disfrazados de progres.

CODA. El anuncio de Aguirre llegó el mismo día que otra pata negra del PP, Sonia Castedo, decidió arrojar la toalla: Imputada en dos casos por delitos relacionados con el urbanismo, la alcaldesa de Alicante anunció, a través de su perfil de Facebook, su dimisión inmediata por motivos familiares:

Castedo

El anuncio de Castedo le garantiza a Fabra unas navidades tranquilas. Su resistencia a abandonar el cargo estaba resultando un problema en términos de credibilidad (en relación al cumplimiento del código ético de no llevar en las listas a políticos imputados) y liderazgo; desde Génova se presionaba al alcalde valenciano para que tomara una decisión respecto a la alcaldesa de Alicante, famosa por su tendencia a afrontar las crítica con tono chulesco, convenientemente difundido en los medios generalistas. Según contó Servimedia, Castedo habría pactado su dimisión con Carlos Floriano hace dos meses, una vez constatado que no le quedaba ningún apoyo.

CODA 2. Este martes también anunció su marcha de la política Javier Fernández Lasquetty, el ex consejero de Sanidad de la CAM y virtual perdedor del pulso con la marea blanca contra la privatización de los servicios sanitarios en la región. Lasquetty abandona su escaño en la Asamblea de Madrid y sus responsabilidades en el PP para Lasquetty para trabajar en una universidad en Guatemala.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en PP, Rajoy. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Aguirre mete presión a Rajoy

  1. Pingback: González continúa el pulso para ser candidato en Madrid | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s