Grecia adelanta las elecciones al 25 de enero

GreciaHoy

Firmado: @FGoria

Se acabó. Tal y como avanzamos en el post de este lunes, Grecia celebrará elecciones anticipadas el próximo 25 de enero, después de que el candidato propuesto por el primer ministro, Antonis Samarás, para presidir la República, el ex comisario Stavros Dimas, no alcanzara los 180 votos en la tercera y última votación. Finalmente, Dimas se quedó con 168 votos (132 se limitaron a señalar “presente” en su turno).

La primera reacción del primer ministro da pistas sobre el tono de la campaña: “Desgraciadamente una minoría de 132 parlamentarios, incluidos los de Syriza y los de Amanecer Dorado, están empujando a Grecia a elecciones anticipadas. Es el momento para la democracia y la responsabilidad, no las mentiras, el populismo y el terrorismo político”. La respuesta del líder de Syriza, Alexis Tsipras, tampoco recogía ambigüedad alguna: “En pocos días el gobierno de Samaras que saquearon el país va a pertenecer al pasado, al igual que los memorandos de austeridad“.

Como ocurrió en mayo de 2012 -cuando Europa se dio cuenta de que, además de las elecciones presidenciales en Francia se celebraban comicios en Grecia-, los mercados reaccionaron con caídas generalizadas ante la incertidumbre de un cambio en el sistema político en el primer país en el que rigió una tecnocracia (desde noviembre de 2011).

Tras conocerse el resultado de la votación en la cámara griega, la Bolsa de Atenas se desplomó un 11% con los bancos recibiendo un significativo -18%, aunque luego las pérdidas se moderaron al 4%, con la prima de riesgo por encima de los 800 puntos básicos +(80 en un solo día). El resto de los mercados europeos también recibieron el impacto de la noticia, con el Ibex-35 español dejándose hasta el 2% (casi 1% al cierre).

Por si acaso, y para intentar llevar tranquilidad, el ministro griego de Fianzas heleno descartó la posibilidad de impago: “No hay problemas de liquidez. Si aparecieran, emitiríamos Letras del Tesoro. Creo que necesitaremos liquidez en marzo”. Durante el mitin que supone el pistoletazo de salida de la campaña electoral, Tsipras aseguró que Atenas garantizaría los depósitos y que colaborará con la Troika, un mensaje que parece dirigido a evitar el pánico en forma de fuga masiva de depósitos.

Durante el día llegaron los primeros mensajes de aviso ante la próxima votación. Desde el BCE, después de asegurar que no se quiere interferir en el proceso democrático, se anunció que se esperará para abordar el rescate griego (está en juego el tercer tramo, con la vista puesta, como siempre, en la posibilidad de una quita a la deuda y en la intensidad del ajuste tras cinco años de dolor permanente). El FMI suspendió toda ayuda a Atenas hasta que haya nuevo Gobierno y la CE instó a los griegos a mostrar responsabilidad y compromiso con Europa y con las reformas impuestas al país a cambio de un rescate valorado en 240.000 millones de euros desde 2010: “Un fuerte compromiso con Europa y un amplio apoyo entre los votantes griegos y los líderes políticos al necesario proceso de reformas encaminadas a mejorar el crecimiento será esencial para Grecia a fin de prosperar de nuevo en la eurozona”.

Desde Alemania, uno de los países que más alentó el voto del miedo contra Syriza en 2012, han valorado lo ocurrido hoy en el Parlamento de Atenas como un asunto interno del país. Quizás todos tienen presente lo que pasó en las elecciones generales de 2012, germen de lo que hoy aventuran los sondeos: el sistema político griego saltó por los aires pero una de las piezas centrales del sistema político, ND, pudo formar gobierno con el PASOK y Dimar, cuyo líder, Thomas Psyrras, cumplió ayer con la palabra dada y no apoyó el nombramiento de Dimas.

Dos años y medio después, el paisaje tras la batalla no deja lugar a las dudas: El apoyo a las políticas impuestas por la Troika a un país que antes de la crisis suponía el 2% del PIB de la Eurozona ha supuesto un cambio en el sistema político desde un bipartidismo nada disimulado (en buena medida por el bonus de 50 diputados al partido vencedor) a un Parlamento muy fragmentado, incapaz de hacer frente a una crisis social derivada de tasa de paro de más del 25% y de la venta de un país endeudado durante los próximos 50 años.

Sea como fuere, la gestión económica y política se ha llevado por delante las aspiraciones de Dimar (a pesar de su último gesto de decencia, saliendo del Gobierno tras el cierre de la TV pública ordenada por decreto por Samarás) y del PASOK, el partido socialdemócrata que en las elecciones de 2009 consiguió el 44% de los votos (hoy apenas supera el 5% de intención de voto). Hoy Syriza ocupa la hegemonía en la izquierda de un país que parece que optará por apoyar de forma clara a partidos del espectro de la izquierda.

Además del ascenso de Syriza, los sondeos sobre intención de voto llevan meses señalando el ascenso de To Potami, liderado por el presentador de televisión Stravos Theodorakis, y del partido comunista griego (KKE), formaciones que, en función del porcentaje definitivo que obtenga la lista de Alexis Tsipras, podrían contribuir a dar estabilidad parlamentaria, sobre todo si finalmente se aplican algunas de las medidas anunciadas durante estos años, como la revisión del programa de ajuste impuesto a una sociedad devaluada y dispuesta a constituirse en la china en el zapato del actual proyecto europeo. Una suerte de avanzadilla de lo que podría llegar desde Portugal en enero y desde España en noviembre de este mismo año.

Como en mayo de 2012, es previsible que, desde ya, se active una campaña del miedo ante la posible victoria de Syriza, aunque el ciclo electoral hoy es favorable a la izquierda. Las elecciones locales y regionales celebradas en mayo confirmaron el avance de Syriza, con victorias emblemáticas como el control de Attika (la región más poblada) y con Gavriil Sakellaridis quedándose muy cerca de acceder a la Alcaldía de Atenas. En las elecciones al PE, Syriza fue la primera fuerza, por delante de ND.

CODA. Como es habitual, buena parte de medios españoles no tienen ningún disimulo en equiparar Grecia con España y a Syriza con Podemos. Y todo ello a pesar de que Syriza se fundó en 2004 (Podemos, una década después) y obviando sus diferencias ideológicas y estratégicas.

La fundamental,  a pesar de que sus líderes comparten generación y tribuna (Tsipras estuvo con Pablo Iglesias en la asamblea que confirmó su liderazgo frente a Podemos), es que Syriza no disimula que es una formación de izquierdas, muy vinculada a los movimientos sociales de nuevo cuño pero con una base extensa en el movimiento sindical tradicional.

Esta circunstancia le hace más próxima a IU que a Podemos, que también tiene muchos puntos en común con To Potami, el partido nacido al calor de las tertulias políticas y que maneja un discurso político muy cercano a la idea de “castas” y del que “se vayan todos” que falta por cristalizar en España.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en elecciones, Grecia, Sondeos, UE. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Grecia adelanta las elecciones al 25 de enero

  1. Pingback: Syriza, favorita, pese a la campaña “Grexit” | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s