Mas adelanta las elecciones. Victoria relativa de ERC

La situación política catalana ha entrado en barrena. Tras el éxito, pese a las limitaciones, de la consulta ciudadana del pasado 9 de noviembre a propósito del encaje de Cataluña en el conjunto del Estado, hemos asistido a un sainete entre CiU y ERC, los dos partidos que sustentan el Gobierno de Artur Mas, sobre los pasos que debería seguir el proceso iniciado tras la celebración de la Diada de 2012.

Este miércoles se desveló la incógnita: habrá elecciones autonómicas el próximo 27 de septiembre y tendrán carácter plebiscitario. Frente a los deseos de Mas, no habrá lista unitaria conformada por los partidos favorables a las tesis independentistas, sino una “hoja de ruta” compartida: “No hablo sólo de un punto, sino de una hoja de ruta compartida, que se incorporará a los programas electorales”, dijo Artur Mas. Éste es el éxito más evidente para ERC que se negaba, desde el principio, a formar parte de unas siglas que pudieran favorecer que CiU pudiera eludir la situación crítica en la que se encuentran sus siglas, achicharadas por la gestión de la crisis y por los casos de corrupción que salpican a notables delpartido.

El anuncio de elecciones anticipadas autonómicas, las terceras en cinco años, llegó tras la última reunión que mantuvieron el presidente de la Generalitat, Artur Mas, el líder de ERC, Oriol Junqueras, y las representantes de Ómnium Cultural y de la ANC, las dos organizaciones de la sociedad civil que más han impulsado el proceso desde 2012. Sobre la mesa, la amenaza de ERC de dejar de apoyar los presupuestos del Govern para este año,  una decisión que habría obligado a Mas a prorrogar las cuentas públicas del año pasado -realizadas en otro contexto económico-.

Tras la negativa de otras formaciones a dar oxígeno al gobierno de la Generalitat -particularmente el PSC-, Mas se encontraba entre la espada y la pared: O bien transigía a un adelanto electoral o bien debería prepararse para afrontar el resto de la legislatura en una situación de debilidad extrema, un estado que tiene su importancia en términos de ser tumbado por una moción de censura y, sobre todo, ante lo que pueda derivar de la comisión de investigación del caso Pujol en el Parlament.

El adelanto electoral, cuya campaña comenzará el 11 de septiembre, el día de la celebración de la Diada que, durante tres años, ha supuesto una manifestación masiva de la desafección de Cataluña respecto al resto del país, propicia que ambas formaciones puedan esgrimir que han ganado a los puntos:

  • ERC puede resaltar su poder para hacer que el presidente de la Generalitat convoque las eleccoines, una prerrogativa que de forma indirecta queda inferida al principal partido de la oposición. Su propuesta era celebrar elecciones el próximo mes de marzo, para intentar recuperar el impulso del proceso soberanista y certificar en las urnas lo que pronostican las encuestas. A saber: ERC podría ser la primera fuerza en el futuro Parlament con el 20% del apoyo del electorado. La formación soberanista tampoco ha ocultado cuál es su hoja de ruta: El día 28 de septiembre, si las propuestas independentistas tienen un resplado mayoritario en las urnas, se aprobará una declaración unilateral de independencia, que constituye uno de los puntos de fricción más evidentes con CiU en esta materia.
  • Mas ha ganado tiempo. Con la fecha del 27 de septiembre, recompone la unidad del frente soberanista y se garantiza unos meses de estabilidad que no es un asunto menor si se tienen en cuenta las derivadas del caso Pujol o su capacidad para defender un proyecto de país en un entorno más favorable desde el punto de vista económico. Además, consigue tres objetivos: 1) evita acudir a las urnas antes de las elecciones municipales y autonómicas de mayo que, según avanzan los sondeos, supondrán un cambio profundo en la estructura electoral del país. 2) Puesto que las elecciones genreales se celebrarán con posterioridad (noviembre o diciembre), se garantiza que la campaña electoral catalana se solape con la precampaña de las generales y que Cataluña, por lo tanto, sea un tema fuerte en la agenda de los partidos. Hay quien defiende que, además, acorta los tiempos para un cambio de inquilino enel Palacio de la Moncloa, sobre todo ante la posibilidad de soluciones alternativas a la cerrazón actual del Ejecutivo de Rajoy a tocar una coma de la CE; y 3) prolonga el idilio de la coalición que preside, totalmente maltrecha por la posición de Unió en relación al soberanismo a partir, sobre todo, de 2013.

Cataluña, desde hace años, supone la avanzadilla del cambio político que se dibuja en el resto del país, con un Parlamento muy fragmentado y con victorias electorales que apenas superan el 20% de intención de voto. Esta situación, por supuesto, jamás se había dado en Cataluña, donde los partidos mayoritarios -CiU y PSC- habían ganado con solvencia con porcentajes de voto situados entre el 30 y el 40%.

La crisis económica derivó en crisis política antes queen el conjunto del Estado -en buena medida porque el Govern fue el primero en apolicar las medidas de auteridad y recorte del gasto público que luego asumiría con alegría el Ejecutivo central- y eso tuvo efectos claros en forma de:

  • Hundimiento electoral de CiU, que se materializó en las elecciones anticipadas de 2012 y que se recogen en todos los sondeos sobre intención de voto, en los que la formación que lidera Mas ha perdido casi 10 puntos en intención de voto
  • Emergencia política de ERC, que, sin entrar en el Gobierno, sólo tenía que incrementar el recuento de votos tras haber desplazado al PSC como la fuerza alternativa en Cataluña y tras constatarse un fuerte liderazgo del proceso soberanista.
  • La crisis profunda que vive el PSC debido al debate interno sobre el derecho de los catalanes a decidir su encaje en el conjunto del estado epañol. Aunque al final, probablemente, la tercera vía propuesta sea la salida que tomarán casi todos, esta legisltura ha sido demoledora para la proyección e implantación del PSC, con los efectos que esa debilidad presneta para los interses del PSOE en el conjunto del país.
  • Una situación similar puede atribuirse a ICV, al que la equidistancia en torno a la independencia podría pasarle factura en las urnas debido a lo que se puede llamar efecto Podemos. Los últimos sondeos sitúan a Podemos en un lugar relevante en Cataluña y, como en el resto del país, podría estar pescando en el voto del descontento, lo que influye en las expectativas electorales de otras formaciones.
  • En este grupo parece no estar la CUP, que duplicaría sus resultados respecto a 2012 y que, a la espera de lo que pueda ocurrir con ERC, se reafirma como la única formación de las cuatro que firmaron la declaración para celebrar la consulta sobre la independencia que mejora sus resultados de forma evidente.
  • La irrupción de C’s, que ya dio el primer aviso en las elecciones autonómicas de 2012 y que se asienta como tercera o cuarta fuerza parlamentaria, según los  últimos sondeos.

El anuncio de convocatoria electoral fue recibida con las habituales críticas por parte de los partidos de alcance nacional. El Gobierno tiró de argumentario para señalar que Cataluña no necesita una nueva convocatoria electoral sino que se resuelvan los problemas de los ciudadanos, al tiempo que destacó la incapacidad de Mas para gobernar. Por su parte, el PSOE calificó la convocatoria de una “tragedia” que tensará aún más la situación si estos meses se dedican, como quiere ERC, a preparar las estructuras del futuro Estado independiente catalán.

CODA. La cita electoral catalana llegará tras un año muy plagado de convocatorias a las urnas en las que puede cambiar la fisionomía del país desde el punto de vista del sistema político y de partidos desde la Transición. Si además se tiene en cuenta que sobrevuela la posibilidad de que Susana Díaz decida también adelantar los comicios autonómicos en Andalucía, ya nos podemos hacer una idea del año de infarto que nos espera. Parafraseando a Alfonso Guerra, cuando concluyan todas estas citas electorales, a este país “no lo va conocer ni la madre que lo parió”

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Cataluña, elecciones, Sondeos. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Mas adelanta las elecciones. Victoria relativa de ERC

  1. Pingback: Susana Díaz se suma al año electoral | La última en llegar

  2. Pingback: CEO: CiU recupera el liderazgo en un sistema multipartidista | La última en llegar

  3. Pingback: Mas, game over | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s