Susana Díaz se suma al año electoral

Hasta el momento, teníamos dos certezas: que seremos convocados a las urnas el próximo 24 de mayo para elegir a nuestros representantes en los ayuntamientos y en las CCAA que accedieron a la autonomía por el procedimiento sencillo y que está previsto que la legislatura finalice a lo largo de otoño. Este lunes, hemos añadido otra incógnita en la ecuación: la posibilidad de un adelanto de las elecciones autonómicas andaluzas después de que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, reconociera públicamente que el gobierno de coalición formado por PSOE e IU no pasa por su mejor momento.

Tras sus declaraciones, han comenzado a barajarse como posibles fechas de los comicios, previstos para la primavera de 2016: el 22 de marzo de este año (para lo que debería realizar el anuncio de convocatoria antes del próximo día 27 de enero); el 24 de mayo (coincidiendo con los comicios autonómicos en el resto del país); o la misma fecha en la que se celebren las elecciones generales (una constante en la política andaluza, rota en 2011 ante los malos resultados que se aventuraban para el PSOE en aquella cita). La mayoría de analistas sitúan el próximo 22 de marzo la fecha más probable.

Las palabras de Díaz, en torno a la falta de estabilidad política para afrontar lo que queda de legislatura, se conocieron después de que se filtrara su embarazo de tres meses, una situación que podría alterar las quinielas en torno a su proyección nacional. Está previsto que Díaz dé a luz en julio, el mismo mes en el que el PSOE celebrará sus primarias para elegir al cabeza de lista de las elecciones generales, de manera que sólo una elección por aclamación -con retirada de facto de sus posibles adversarios o con unas primarias como las que ganó en Andalucía- podría librarle de tener que hacer campaña, agrupación por agrupación, en el caso de que se presentara a esa disputa.

Entre los argumentos para justificar el adelanto electoral figurarían:

  • El intento de frenar a Podemos tras la decisión de la formación de Pablo Iglesias de mirar a Andalucía como siguiente paso en su carrera por ser la fuerza hegemónica de la izquierda.
  • Si convocara elecciones en marzo, abriría el ciclo electoral de un año interminable y aún pillaría con el pie cambiado a Podemos, una formación que carece de una estructura básica en Andalucía y que este fin de semana se topó con un segundo error de comunicación en apenas unas semanas: Atribuir a Canal Sur un intento de censura, acusación desmentida por el propio ente andaluz y admitido como un malentendido por parte de Iñigo Errejón.
  • Así, ante los escenarios que apuntan los sondeos sobre intención de voto, podría aprovechar la debilidad organizativa de la formación, que se percibe tanto en su renuncia por disputar los comicios municipales con sus siglas como en la elección de listas con candidatos solventes, capaces de afrontar una rueda de prensa sin decir memeces susceptibles de ser aprovechadas en su contra.
  • Sus declaraciones sobre la falta de estabilidad por el acuerdo entre PSOE e IU se entendieron como una llamada de atención a su socio de gobierno, al que insta continuamente a tener en cuenta que se debe gobernar para los ciudadanos que peor lo están pasando por la crisis. La excusa para el desencuentro, el anuncio de Diego Valderas de un viaje al Sáhara Occidental para apoyar la lucha del pueblo saharui frente a Rabat.
  • En cualquier caso, a falta de conocer sondeos recientes, es más que probable que el PSOE ganara las elecciones andaluzas, sobre todo si el PP de Juan Manuel Moreno sigue en la situación en la que está en la actualidad, que se confirma en el giro argumentativo que ha dado tras conocerse el posible adelanto electoral: Moreno pidió el fin de semana pasado que se convoquen ya elecciones para frenar el desgobierno en Andalucía; este lunes se posicionó en contra de esta posibilidad para demandar estabilidad.
  • Tanto si Díaz convocara los comicios en marzo como en mayo, además de aprovechar la oportunidad de debilitar a Podemos, estaríamos ante un escenario de ejecución de una ambición personal: Estaría lista para disputar la candidatura del PSOE en las generales con el trabajo bien hecho en Andalucía, la CCAA en la que el PSOE conservaría su mayor cuota de poder en la actualidad. Y lo haría antes de que su embarazo supusiera un impedimento físico para recorrer miles de kilómetros para asistir a las decenas de actos que suponen las campañas electorales.
  • El principal argumento en su contra tendría que ver precisamente con su proyección: Sería la tercera presidenta de la Junta del PSOE que abandona el cargo nada más ganar los comicios para probar ventura en la política nacional, una experiencia que ha repetido en innumerables ocasiones que no formaba parte de su agenda en este momento.
  • La presidenta de la Junta saltaría a la arena de la política general menos de un año después de la salida de Alfredo Pérez Rubalcaba de la Secretaría General del PSOE, momento en el que muchos miraron hacia Sevilla para pedirle que diera el salto. Díaz, tras fijar sus intereses en Andalucía, tendría que explicar qué ha cambiado para que sus aspiraciones hayan variado en apenas unos meses.
  • Por todos estos motivos, casi todos dan por hecho que Díaz no esperará a hacer coincidir los comicios andaluces con las generales, por lo que optará por abrir el ciclo que podrá cambiar la estructura de partidos del país.

La decisión de la presidenta de la Junta andaluza se inserta en el ciclo electoral con el que parece que afrontaremos todo este año. La semana pasada supimos que, además, el 27 de septiembre, los ciudadanos catalanes elegirán a su próximo Parlament tras el adelanto electoral decretado por el presidente de la Generalitat, Artur Mas, tras el acuerdo con ERC y las entidades soberanistas que impulsan el proceso en torno al encaje de Cataluña en el conjunto del Estado. Estos días tenemos también elementos para plantear que el año quizás nos deparen más sorpresas.

La elección de la fecha de los comicios catalanes, apenas dos meses antes de que se cumplan cuatro años de la victoria del PP en las elecciones generales, supone un revés en términos estratégicos: La campaña coincidirá con la precampaña de las generales, por lo que los distintos dirigentes deberán multiplicar su presencia en esta CCAA (fundamental para entender las victorias y derrotas del PSOE en generales, y con cierta relevancia en los datos que finalmente obtuvo el PP), con la consecuencia más inmediata en términos de mensaje. Oiremos hablar, sobre todo, de Cataluña y del proceso político abierto durante la celebración de la Diada de 2012.

Quizás por este motivo ha comenzado a circular el rumor de que Mariano Rajoy podría romper con la imagen de hombre previsible que le acompaña desde que formó parte del dream team de José María Aznar y podría hacer coincidir las elecciones generales con las catalanas. La idea la lanzó Jesús Cacho en Voz Populi hace unos días y es contraria a las filtraciones que señalaban que Rajoy podría prolongar la legislatura para llevar las elecciones hasta el mes de enero de 2016, una posición que se basaría en dos ideas:

  • En que habría unos mejores datos de recuperación para poder vender a la ciudadanía, una estrategia que, como hemos visto, se prolongará a lo largo de este larguísimo ciclo político
  • Y porque, con total probabilidad, se viviría un tiempo de calma judicial después de que se hubiera celebrado el primer juicio sobre el caso Gürtel, con posibilidad de ver comparecer en la AN a Luis Bárcenas, ex tesorero del PP y en prisión preventiva desde el verano de 2013.

La posibilidad de un adelanto de las elecciones generales al mes de septiembre presenta luces y sombras:

  • El problema más grave tiene que ver con el efecto arrastre de las elecciones de mayo, en las que el PP podría perder alcaldías importantes como Madrid y Valencia y el gobierno de CCAA como la Comunidad Valenciana (más probable) o Madrid (cada vez más improbable, debido, en buena medida, a la labor que está realizando la hipotética oposición).
  • Nadie duda de que las urnas arrojarán datos malos para el PP, sobre todo en términos comparativos respecto a la ola azul de mayo de 2011. En función del resultado final, y de la posibilidad de mantener plazas fuertes, el PP podría afrontar el siguiente hito electoral asumiendo errores (ya ha comenzado a hacerlo), prometiendo enmienda y, sobre todo, poniendo un espejo delante de los posibles competidores (sobre todo tras la negociación de pactos de gobiernos que se aventuran muy complicados a estas alturas del partido).
  • El PP aprovecharía el impulso del argumentario del soberanismo catalán para lanzar un mensaje de unidad entre los suyos. Tras una legislatura de evidente malestar entre su base electoral, tanto en el sector más liberal como en el más conservador, Cataluña sería una estrategia que hubiera salido casi gratis y que todavía sirve de pegamento entre los suyos.
  • Génova obligaría a acudir a las urnas antes de que comenzara el periplo judicial de los casos de presenta corrupción que apuntan a la financiación ilegal del PP durante años y al cobro de sobresueldos por parte de la cúpula de partido, con hechos tan feos como el desvío de fondos destinados al refuerzo de la sede del partido en Euskadi en plena ofensiva de ETA contra los concejales ‘populares’.
  • Uno de los problemas a los que se enfrentaría un posible adelanto electoral en esa fecha tiene que ver con la propia dinámica del país, que todavía tiene la costumbre de cerrar en agosto. Los españoles volverían de vacaciones y, casi, se embarcarían en una campaña electoral para la que el PP se enfrenta a una izquierda muy movilizada frente a una base social, la suya, que se mueve entre el enfado y la apatía ante la posibilidad de acudir a las urnas. Como hemos señalado en otros post, existe una importante cantidad de votantes del PP (3-4 millones) que se habrían ido a la abstención o a fuerzas como C’s. ¿Sería suficiente el argumento catalán para conseguir que volvieran al redil? Lo dudamos.

Por cierto: Si Susana Díaz fuera finalmente la número 1 del PSOE  en las elecciones generales, los socialistas endrían un discurso armado ante el proceso soberanista, un argumento que ni Pedro Sánchez ni Miquel Iceta han logrado trasladar con éxito a la ciudadanía pero que en la figura de Díaz gana peso (sobre todo para el electorado más centrista).

Por último, sólo faltaría que Iñigo Urkullu anuncie también un adelanto electoral en Euskadi, donde está previsto que los comicios se celebren en otoño de 2016, para tener un pleno de convocatorias en todo el país. No se nos ocurre un momento de oportunidad histórica mejor para acometer una reforma de país integral que parece estar sugiriéndose por todos los flancos.

CODA. Cinco días después de la entrevista de Luis Bárcenas en el diario ABC, en la que se quejó del trato que estaba recibiendo frente a compañeros de partido como Rodrigo Rato o de otras formaciones, como Jordi Pujol, el ex tesorero del PP podría salir de prisión. La única condición: Que abone 200.000 euros de fianza, cantidad impuesta por la Sala de lo Penal de la AN. Una cantidad bastante modesta si se tiene en cuenta que se le imputa un fraude que podría ascender a 50 millones de euros, que hace un mes el juez Ruz rechazó su puesta en libertad por riesgo de fuga y que el fiscal pide para él 40 años de prisión.

Anuncios

Acerca de llegalaultima

Politóloga y periodista en activo
Esta entrada fue publicada en Andalucía, Cataluña, elecciones, Podemos, PP, PSOE, Rajoy. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Susana Díaz se suma al año electoral

  1. Pingback: El PSOE inicia el ciclo electoral jugando en el precipicio | La última en llegar

  2. Pingback: Bárcenas, la estrella de la Convención del PP | La última en llegar

  3. Pingback: 22M: Elecciones andaluzas en clave nacional | La última en llegar

  4. Pingback: Sigma Dos: Andalucía también se fragmenta | La última en llegar

  5. Pingback: La investidura de Susana Díaz como síntoma de país | La última en llegar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s